CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | El legado de Trump tardará años en purgarse de la psique estadounidense

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Después de cuatro años agotadores de tuits furiosos, mentiras, diatribas de «fuego y furia» y órdenes para que los extremistas de ultraderecha «retrocedan y esperen», ya casi se acaba. La presidencia de Donald Trump está terminando en un tumulto de división, discordia y deshonra que encapsula el pandemonio de su único mandato que culminó en incitar a una insurrección contra el Congreso y un legado que tardará años en purgarse de la psique estadounidense.

Se espera que Trump despliegue una nueva lista de indultos, incluso para criminales de cuello blanco y raperos famosos, en su último día completo en el cargo el martes que probablemente refleje el desprecio egoísta por la justicia que fue un tema dominante de su tumultuoso mandato. Y seguramente habrá más trampas políticas para la administración entrante de Joe Biden en su camino hacia la salida.

La sola experiencia de estar vivo en Estados Unidos cambiará al mediodía del miércoles cuando expire el mandato del comandante en jefe más ruidoso, perturbador y errático de la historia, quien se metió a la fuerza en todos los rincones de la vida en sus redes sociales y su afán constante por ser el centro de atención.

Millones de estadounidenses que vieron con vergüenza y alarma los ataques de Trump contra la decencia y el estado de derecho, dos veces en juicio político, finalmente podrán volver a respirar tranquilos, liberados de la sombra de su hombre fuerte. Biden será un presidente que busca unificar una nación internamente dividida en contraste con la obsesión de Trump de aumentar las fisuras sociales, raciales y culturales para cimentar su poder. El cínico uso de Trump de la raza como arma resurgió el lunes cuando su Casa Blanca eligió el feriado nacional en honor a Martin Luther King Jr. para emitir un informe de la comisión que minimiza la esclavitud e insulta al movimiento moderno de derechos civiles.

Pero esta es solo una visión de Trump. Los 74 millones de estadounidenses que votaron para recompensarlo con un segundo mandato lo vieron como un líder que expresó su enojo hacia las élites políticas, empresariales y mediáticas. Trump canalizó su creencia de que una nación cada vez más diversa y socialmente liberal amenazaba sus valores, religión, derechos de armas y herencia cultural. Su salida podría desencadenar fuerzas políticas volátiles entre una comunidad que llorará por su Casa Blanca. La continua devoción de los leales votantes de base de Trump significa que, si bien Biden puede acabar con muchas de las victorias políticas del presidente saliente, eliminar su influencia en la política puede ser imposible.

A medida que se jubila, la presidencia de Trump personificará las divisiones entre dos mitades de la población: una en gran parte conservadora y rural y la otra más liberal, suburbana y urbana. Los dos carecen cada vez más de un lenguaje cultural común y una definición de patriotismo –y, gracias a Trump y los propagandistas de los medios que sostuvieron su culto a la personalidad– incluso una versión común de la verdad.

publicidad

LEE: ANÁLISIS | La era Biden atrae después de las mentiras y la insurrección de Trump

Una larga teoría de la conspiración

La carrera política de Trump comenzó con mentiras escandalosas y una teoría de la conspiración sobre el lugar de nacimiento del expresidente Barack Obama. Está terminando, al menos por ahora, con otra aún más indignante: la falsa afirmación de que ganó unas elecciones que claramente perdió. La perpetuación de esta realidad alternativa por parte de Trump ha causado un daño catastrófico a la fe en el Gobierno, que es la base de cualquier nación en funcionamiento. Su destrucción de la tradición de transferencias pacíficas de poder de Estados Unidos amenaza con sofocar la legitimidad de Biden y prolongar la agonía de la nación en un momento de graves crisis.

Después de su última salida de la Casa Blanca el miércoles, el Marine One de Trump sobrevolará kilómetros de vallas de hierro y soldados que protegen al Capitolio de Estados Unidos de que se repita la insurrección de la turba que alistó e inspiró. No podría haber una metáfora mejor para su asalto a la democracia estadounidense.

Las celebraciones inaugurales de Biden también serán silenciadas por la pandemia nunca peor que fue alimentada por la negligencia presidencial. Casi 400.000 estadounidenses, muchos cuyas muertes podrían haberse evitado, están muertos bajo la vigilancia de Trump. Al igual que su sedición electoral, la negación de Trump sobre el covid-19 se basó en un enfoque incesante en sus propias necesidades políticas en lugar de su juramento de ejecutar fielmente el cargo de presidente que juramentó en enero de 2017.

El impulso prematuro del presidente para reabrir el país al servicio de su campaña de reelección el verano pasado ayudó a provocar una segunda ola asesina del virus. Las generaciones futuras comprenderán su desprecio por la ciencia a través de su reflexión apenas creíble sobre si ingerir desinfectante podría curar el covid-19.

El deseo de promover sus propios intereses también se reflejó en los intentos del presidente saliente de canalizar dinero y publicidad hacia su imperio mundial de bienes raíces y hoteles. Esto fue destacado por su fallido esfuerzo por albergar la cumbre del G7 en su complejo de golf Doral en Florida. En muchos sentidos, la actitud de Trump hacia la presidencia fue exactamente la inversa de la amonestación inaugural del presidente John Kennedy a sus conciudadanos: «No preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregunta qué puedes hacer tú por tu país».

MIRA: FOTOS | Los famosos que participarán en el evento de la toma de posesión de Biden y Harris

Un legado que durará más que su mandato

En términos puramente políticos, el presidente deja el cargo con algunos logros que durarán más que su mandato. Remodeló fundamentalmente la Corte Suprema y el poder judicial en líneas conservadoras. Presidió la primera reforma de la justicia penal en años. Y se las arregló para evitar verse envuelto en guerras extranjeras y reforzó la política estadounidense hacia una China cada vez más hostil, al tiempo que advertía a las naciones de la OTAN de que deben gastar más en su propia defensa. Al mismo tiempo, destrozó la reputación de Estados Unidos entre sus amigos en el extranjero, trató otra amenaza inminente, el cambio climático, con la misma negación que trajo al coronavirus y aduló a enemigos autocráticos de Estados Unidos como Vladimir Putin y Kim Jong Un.

Pero tal vez su mandato sea recordado sobre todo por su adopción de «estadounidenses olvidados» en las ciudades del medio oeste y sureñas ahuecadas por las políticas globalizadas de libre comercio. Trump identificó poderosamente a una población muy desatendida por los políticos de Washington de ambos partidos, así como a una audiencia para su política nacionalista y populista. Pero los hechos sugieren que los recortes de impuestos y las políticas económicas del presidente en la práctica hicieron más por las corporaciones y los compinches ricos que por los estadounidenses que él defendía.

Su promesa de proporcionar a los estadounidenses un plan de atención médica «hermoso» nunca se materializó. Y su política de inmigración y el muro fronterizo sur que México nunca pagó resultaron ser más exitosos como un apoyo demagógico que para abordar las causas de la inmigración indocumentada.

La propaganda postelectoral de Trump ha agregado una peligrosa capa de radicalización a las quejas de sus partidarios, millones de los cuales ahora rechazan las estructuras del gobierno estadounidense que creen que expulsaron injustamente a su líder.

En parte por esto, deja atrás un país que ahora está tan dividido como lo estuvo desde la Guerra Civil, en el que el nacionalismo blanco está en marcha y en el que grupos extremistas como QAnon se han infiltrado en un Partido Republicano destrozado. La forma en que reaccionen los votantes de Trump a su partida no solo dará forma al futuro del Partido Republicano, un partido que ha demostrado vivir con miedo a la base de Trump, sino que tendrá enormes implicaciones para la unidad estadounidense en el futuro.

Un futuro más tranquilo

La herencia de Biden es la más desafiante de cualquier nuevo presidente desde Franklin Roosevelt, quien asumió el cargo en medio de la Gran Depresión en 1933, en un momento en que el nazismo estaba construyendo su horror totalitario en Europa.

MIRA: Los periodistas se equipan con chalecos antibalas y máscaras de gas para la toma de posesión de Biden

A pesar de los ambiciosos objetivos de Biden en temas como el medio ambiente, la atención médica y la política exterior, el éxito de su presidencia probablemente se juzgará por su capacidad para sacar a Estados Unidos de la peor crisis de salud pública en 100 años y la pesadilla económica que creó. Y cada presidente enfrenta crisis que nunca podría haber anticipado.

Pero una cosa es segura: su Casa Blanca será mucho más convencional, silenciosa y estable que la de Trump. De hecho, es posible que Estados Unidos nunca vuelva a ver algo como los últimos cuatro años.