CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | El juicio político complica los esfuerzos de Biden de unir al país

Por Maeve Reston

(CNN) — El presidente Joe Biden pasó su primera semana en el cargo tratando de convencer a la nación de que se vean a sí mismos no como demócratas o republicanos, sino como estadounidenses unidos para derrotar la pandemia. Luego, el viernes por la noche, el juicio político del expresidente Donald Trump obtuvo una fecha formal en el calendario, lo que complica todos los objetivos bipartidistas en la agenda del nuevo presidente.

Después de cuatro agotadores años de Trump que dejaron a este país profundamente dividido y la democracia colgando de un hilo, la nación respiró más tranquila cuando Trump se trasladó el miércoles a Mar-a-Lago, y su mordaz virulencia silenciada por una suspensión permanente en Twitter. El juicio del próximo mes traerá al expresidente marginado de nuevo al centro del escenario, dándole otra oportunidad de afirmar que es una víctima en una interminable caza de brujas partidista y dándole una plataforma para reunir a sus partidarios en un momento en que sería difícil tener esa oportunidad.

Biden está atrapado en esa encrucijada mientras la nación vuelve a participar en el tipo de procedimiento más polarizador que existe en Washington. Ha insistido en que Trump debe rendir cuentas por el intento de insurrección en el Capitolio el 6 de enero, pero ha sido notablemente frío con la perspectiva de un juicio político mientras intenta romper el legado de Trump con más de dos docenas de decretos en sus primeros tres días en el cargo, al mismo tiempo que usan los teléfonos para construir un consenso legislativo más amplio.

El juicio que se avecina, que tiene el potencial de inflamar las divisiones partidistas tan rápido como Biden estaba tratando de aplastarlas, no ofrece ninguna ventaja visible para un presidente que fue elegido con su promesa de unir a las partes en conflicto de Washington y forjar un compromiso en un Capitolio que ha sido definido por la contienda.

Las esperanzas de que Biden pudiera traer un tono diferente a Washington —que fueron tan brillantes el día de la toma de posesión–, se complicaron con el anuncio del líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de que la Cámara entregaría el cargo de juicio político a Trump de «incitación a insurrección» al Senado el lunes por la noche. Los senadores prestarán juramento para el juicio al día siguiente, según el calendario esbozado por Schumer, y los argumentos del juicio comenzarán el 9 de febrero.

La demora en el inicio del juicio será útil para Biden porque hasta ahora solo dos de los designados a su gabinete han sido aprobados por el Senado, un ritmo mucho más lento que sus predecesores. Biden subrayó ese punto el viernes cuando se le preguntó si estaba a favor del cronograma del líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, para un juicio político a mediados de febrero. «Cuanto más tiempo tengamos para ponernos en marcha y enfrentar estas crisis, mejor», respondió Biden al final de un evento en la Casa Blanca sobre acciones ejecutivas en la economía.

publicidad

Es poco probable que el Senado condene a Trump

Biden ha sido cauteloso sobre si cree que tiene algún sentido celebrar un juicio político en el Senado para un presidente que ya dejó el cargo, respondiendo prácticamente todas las preguntas afirmando que dejará el momento y la mecánica de un juicio a los líderes del Senado.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, cerró enérgicamente las preguntas sobre las opiniones más sustantivas de Biden acerca del juicio político, y si se debería prohibir a Trump ocupar un cargo federal en el futuro, al señalar que el presidente expulsó a Trump de la Casa Blanca a través del proceso electoral.

«Corrió contra él porque pensó que no era apto para servir, y ya no está aquí porque el presidente Biden lo golpeó», dijo Psaki durante la rueda de prensa de la Casa Blanca el viernes. «Dejaremos los pasos, los pasos de responsabilidad, para que los determine el Congreso».

La cuestión de la inutilidad de un juicio político en este momento es aún más importante dado que parece cada vez más improbable que el Senado condene a Trump, según un informe de Manu Raju, Ted Barrett y Jeremy Herb de CNN. Condenar a Trump requeriría que 17 senadores republicanos votaran con los 50 demócratas en el Senado, una tarea difícil en cualquier asunto legislativo, y mucho menos en uno tan tenso como este.

Aunque existe un desacuerdo entre los republicanos de base sobre cómo se debería castigar a Trump por su papel en los disturbios, con la convicción sobre la posibilidad de que Trump no pueda ocupar un cargo federal en el futuro, muchos republicanos ahora también se preguntan si es constitucional juzgar a un presidente que ya ha dejado el cargo.

El argumento sobre la constitucionalidad sirve como un truco útil para los senadores republicanos que desconfían de los instintos castigadores de Trump, lo que les permite evitar alienar a sus votantes de base, mientras que potencialmente los saca del apuro con electores más moderados que estaban enojados por el papel de Trump en los disturbios del Capitolio, sembrados por la tormenta de mentiras que contó sobre los resultados de las elecciones de noviembre.

«No sé cuál será la votación, pero creo que la posibilidad de dos tercios es nula», dijo a CNN el senador John Cornyn, republicano de Texas.

‘Los estadounidenses están pasando hambre’

Castañeda: Con Biden se ampliará la agenda México-EE.UU. 1:29

Con casi todas sus otras acciones esta semana, Biden señaló que trata de llevar a los estadounidenses más allá de la era Trump, no solo en política sino también en tono. Al tomar juramento a sus nuevos empleados, Biden les dijo que si los escuchaba faltarse el respeto o hablar mal de otro colega, los despediría en el acto, subrayando que cree que todos merecen ser tratados con la dignidad y la decencia que se ha «perdido en grande durante los últimos cuatro años». Aparte de ese comentario, cuando se le dio la oportunidad de atacar a Trump, generalmente lo evitó, describiendo la carta que el expresidente le dejó, por ejemplo, como «generosa«.

Biden alienó a algunos republicanos esta semana al tratar de deshacer algunas de las políticas más controvertidas de Trump a través de acciones ejecutivas: detener la construcción del muro en la frontera entre Estados Unidos y México, cancelar el oleoducto Keystone XL, reincorporarse al acuerdo climático de París y rescindir la prohibición de viajes de Trump de países predominantemente musulmanes.

Pero el nuevo presidente también puso gran énfasis en las acciones que podrían obtener el apoyo de ambas partes: medidas para acelerar la distribución de vacunas como invocar la Ley de Producción de Defensa para producir más suministros como agujas o jeringas especializadas que podrían extraer más vacuna de cada vial; planes para acelerar la reapertura de escuelas; una extensión de las moratorias sobre desalojos y ejecuciones hipotecarias; y políticas destinadas a frenar la inseguridad alimentaria en medio de la pandemia, que ha sido motivo de preocupación tanto para demócratas como para republicanos.

Señalando el camino por delante mientras describía algunas de las acciones ejecutivas centradas en la economía tomadas el viernes, Biden subrayó que existían limitaciones sobre lo que podía hacer solo con el trazo de su pluma, e hizo otro llamado urgente a los miembros del Congreso para venir a la mesa de negociaciones sobre su paquete de ayuda para el coronavirus de 1,9 billones de dólares.

Con el Senado de Estados Unidos dividido 50-50, Schumer y McConnell todavía discuten sobre un acuerdo de poder compartido en el Senado que determinará el número de escaños que cada partido controla en las comisiones de la cámara. Las conversaciones se han estancado por el señalamiento de McConnell de que Schumer mantiene el obstruccionismo.

Si bien Biden ya enfrenta una resistencia significativa entre los republicanos sobre el costo del paquete, el director del Consejo Económico Nacional, Brian Deese, advirtió que los estadounidenses pueden caer en una crisis médica y un «agujero económico» aún más profundos sin él.

Biden señaló que otros 900.000 estadounidenses se han unido a las filas de los desempleados, según datos económicos de esta semana, mientras que muchas familias todavía se ven obligadas a conducir hasta los bancos de alimentos solo para alimentar a sus hijos. En un argumento a favor de su paquete legislativo en sintonía con las preocupaciones republicanas, dijo que hay un «creciente consenso económico de que debemos actuar con decisión y audacia para hacer crecer la economía», y que es «una inversión fiscal inteligente» que ayudará a Estados Unidos a retener su ventaja competitiva en todo el mundo. (Señaló en un momento que el exasesor económico de Trump, Kevin Hassett, se ha pronunciado a favor de la propuesta que ha esbozado).

«Esto casi no tiene una parte partidista», dijo Biden lastimosamente.

«No creo que la gente de este país solo quiera quedarse quieta y ver a sus amigos y vecinos, compañeros de trabajo, compatriotas estadounidenses pasar hambre, perder sus hogares o perder su sentido de dignidad, esperanza y respeto», afirmó el viernes. «No creo que los demócratas o los republicanos pasen hambre y pierdan sus empleos; creo que los estadounidenses pasan hambre y pierden sus empleos».

«Tenemos las herramientas para solucionarlo».

No obstante, Biden todavía tiene mucho que persuadir mientras intenta recabar la voluntad política para otra legislación bipartidista que utilice esas herramientas. A medida que se acerca, hay indicios de que los dos bandos se retiran a sus rincones familiares, con el juicio político como el mayor obstáculo en el camino del nuevo presidente.