CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Poblaciones de tiburones y rayas han caído un 70% y se acercan a un «punto de no retorno», advierte un estudio

Por Jessie Yeung

(CNN) — Algunas especies de tiburones y rayas podrían desaparecer de nuestros mares por completo luego de que se registrara una fuerte caída en su número por la sobrepesca en los últimos 50 años.

Un estudio publicado el miércoles en la revista Nature encontró que las poblaciones de tiburones y rayas disminuyeron en un 71,1% entre 1970 y 2018.

«Sabiendo que esta es una cifra global, los hallazgos son contundentes», dijo Nick Dulvy, biólogo de la Universidad Simon Fraser y coautor del estudio. «Si no hacemos nada, será demasiado tarde. Es mucho peor que (la situación de) otras poblaciones de animales que hemos estado observando», agregó.

De las 31 especies de tiburones y rayas oceánicas, 24 están ahora en peligro de extinción. Varias están clasificadas como en peligro crítico, la categoría de amenaza más alta.

El papel de la sobrepesca

«Es una tasa de disminución increíble, más pronunciada que la mayoría de las disminuciones de elefantes y rinocerontes, y esos animales son icónicos en el impulso de los esfuerzos de conservación en la tierra», dijo Dulvey.

En el estudio, los investigadores utilizaron dos indicadores principales de biodiversidad para trazar el ritmo de cambio de las poblaciones de especies a lo largo de las décadas.  Uno de ellos es el índice de la Lista Roja, una lista que mide el riesgo de extinción, y el otro es el índice Planeta Vivo, un conjunto de datos que mide los cambios en la abundancia de las poblaciones.

publicidad

Sus resultados revelaron «una disminución mundial alarmante y continua en las poblaciones de tiburones oceánicos en el ecosistema más grande del mundo durante el último medio siglo, lo que resultó en un aumento sin precedentes en el riesgo de extinción de estas especies».

Factores como las perturbaciones humanas y el cambio climático ejercen presión sobre estas especies. No obstante, la sobrepesca es, con mucho, la mayor amenaza, y la presión relativa de la pesca (que tiene en cuenta las poblaciones) se ha multiplicado por 18 desde 1970, según el estudio.

Las aletas de los tiburones

Los tiburones en particular se pescan por su carne, aletas, branquias y aceite de hígado. Fueron tan cazados durante el pico de sobrepesca a principios de la década del 2000 que murieron cada año entre 63 y 273 millones de tiburones, encontró el estudio.

En Asia, la aleta de tiburón es un ingrediente preciado para la sopa de aleta de tiburón. Esta es vista desde hace mucho como un símbolo de estatus en las cenas y banquetes chinos. Un estudio de 2018 publicado en la revista Marine Policy encontró que en Hong Kong, el «centro de comercio de tiburones más grande del mundo», las importaciones de aletas de tiburón se han duplicado desde 1960.

Los tiburones también son particularmente vulnerables a la sobreexplotación debido a las tasas bajas de crecimiento de la población y los tiempos de desarrollo largos. En algunas especies de tiburones pueden pasar varios años, incluso décadas, entre el nacimiento de un espécimen y el de su primera cría. Las rayas también se han enfrentado a una rápida merma y extinción local debido a la sobrepesca en sus hábitats históricos.

¿Qué deben hacer los países frente a la disminución de las poblaciones de tiburones?

tiburones-rayas

Hay algunos signos alentadores para especies específicas. El tiburón blanco, cuya población sufrió una caída en el siglo XX, ahora muestra signos de recuperación en varias regiones gracias a las prohibiciones y políticas gubernamentales, según el informe. Los tiburones martillo también están reconstruyendo sus poblaciones en el Atlántico noroeste, debido a las estrictas cuotas en los territorios marinos de Estados Unidos.

Sin embargo, la amenaza de la sobrepesca supera con creces cualquier regulación comercial o gestión sostenible de la pesca, advirtieron los investigadores.

Solo unos pocos países han impuesto límites de captura específicos para los tiburones oceánicos. E incluso una menor cantidad ha podido reconstruir poblaciones destrozadas por la sobrepesca en el siglo pasado. A pesar de que los gobiernos firman tratados internacionales, su implementación débil no ha logrado restringir de manera efectiva el comercio o retener estas especies, según el informe.

«Podemos ver las consecuencias alarmantes de la sobrepesca en el océano a través de la disminución drástica de algunos de sus habitantes más emblemáticos», dijo Nathan Pacoureau, autor principal del artículo.

«Es algo que los responsables de la formulación de políticas no pueden seguir ignorando. Los países deben trabajar hacia nuevas protecciones internacionales para los tiburones y rayas, pero pueden comenzar de inmediato cumpliendo las obligaciones ya acordadas a nivel internacional», agregó.

El estudio instó a una reforma inmediata para «prevenir el colapso de la población de tiburones» y las consecuencias potencialmente desastrosas para sus sistemas ecológicos.

Específicamente, los investigadores pidieron a los gobiernos que adopten límites de captura de tiburones oceánicos que puedan sostener la pesca sostenible. También que definan prohibiciones de retención de tiburones o rayas. Estas son acciones cruciales para salvar estas poblaciones en disminución «antes de que la reducción llegue a un punto sin retorno», afirmaron.