CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los expertos están divididos sobre si Estados Unidos podría ver otro repunte de covid-19

Por Christina Maxouris

(CNN) — Más de un millón de pasajeros han viajado a través de los aeropuertos de Estados Unidos diariamente durante al menos 10 días seguidos, según datos de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés), en un momento en que los expertos dicen que los casos de una variante peligrosa están aumentando en todo el país.

Solo el viernes, el país registró más de 1,4 millones de pasajeros en los aeropuertos de todo el país, lo cual es un récord durante la pandemia.

«Lo que estamos haciendo es esencialmente difundir la variante B.1,1.7 por todo el país», dijo a CNN el domingo el Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de la Facultad de Medicina de Baylor.

La propagación de variantes, en combinación con el porcentaje aún pequeño de estadounidenses completamente vacunados, es la razón por la que los expertos han enfatizado que los líderes estatales no deberían levantar las restricciones contra el covid-19 por el momento, y los estadounidenses deberían duplicar las medidas de seguridad para evitar otra oleada del virus.

Pero aunque al menos una docena de gobernadores han suavizado las restricciones este mes y los casos en EE.UU. ya no están experimentando las fuertes caídas registradas a principios de este año, un experto dice que es poco probable que el país vea otro repunte de covid-19.

Eso se debe a que la cantidad de infecciones previas y las vacunas en Estados Unidos han comenzado a formar «un respaldo suficiente» para evitar otro repunte, dijo el Dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), al programa «Face the Nation» de CBS en Domingo.

publicidad

«Creo que lo que se podría ver es una meseta durante un período de tiempo antes de que continuemos en un declive descendente, en gran parte porque la B.1,1.7 se está volviendo más frecuente, en gran parte porque estamos retrocediendo demasiado rápido, con respecto a quitarnos las máscaras y levantar la mitigación”, dijo.

Otros expertos han dicho que la meseta de los casos que informa Estados Unidos podría servir como predictor de otro aumento repentino. La Dra. Leana Wen, médica de emergencias, le dijo a CNN la semana pasada que cree que Estados Unidos podría estar en la cúspide de otro repunte.

Otros dicen que es difícil predecir lo que sucederá.

«Es muy difícil de decir», dijo Hotez a CNN. «Estamos en una carrera, a eso se reduce todo. Hemos administrado una sola dosis (de la vacuna contra el covid-19) a aproximadamente una cuarta parte de la población de Estados Unidos … y podría pasar cualquier cosa en este momento».

«Por eso es muy importante que los gobernadores mantengan el rumbo e implementen el uso de mascarillas y el distanciamiento social», agregó.

Los vacacionistas preocupan a las autoridades

Algunos viajeros han aterrizado en destinos populares de vacaciones de primavera como Florida, donde los funcionarios locales dicen que los vacacionistas son más de los que pueden controlar.

El sábado, el alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, declaró el estado de emergencia y estableció un toque de queda, y le dijo a CNN que llegaban demasiadas personas «sin la intención de seguir las reglas, y el resultado ha sido un nivel de caos y desorden que es un poco más de lo que podemos soportar».

Florida es el estado del país que ha reportado hasta ahora el mayor número de casos de la variante B.1,1.7, que según los expertos es altamente contagiosa y potencialmente más mortal, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

«Ojalá la gente al menos usara mascarilla», dijo el domingo a CNN la doctora de emergencias, la Dra. Megan Ranney, refiriéndose a la multitud en las vacaciones de primavera. «Anticipo que muy pocos de esos adultos jóvenes habrán sido vacunados y verlos reunirse en esa multitud, incluso en exteriores, me da miedo de que vayan a traer esa variante B.1,1.7 de regreso a su estado de origen y la propaguen».

Otros expertos han expresado la misma preocupación, advirtiendo que todos los vacacionistas que regresan podrían ayudar a impulsar los aumentos repentinos de covid-19 en otras partes del país, especialmente ahora que las cifras de vacunación siguen siendo tan bajas.

Los CDC actualmente continúa recomendando a los estadounidenses que no viajen. Y a principios de este mes, la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, advirtió que cada vez que aumentan los viajes, tiende a producirse un aumento en las infecciones, citando el 4 de julio, el Día del Trabajo y la temporada de vacaciones de invierno.

«Estamos muy preocupados por las variantes transmisibles. Muchas de ellas han pasado por nuestros corredores de viaje, por lo que estamos siendo más cautelosos en este momento con los viajes», le había dicho Walensky a CNN.

La vacilación ante la vacuna es ‘preocupante’, dice gobernador

Hasta ahora, más de 81,4 millones de estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el covid-19, según datos de los CDC. Eso es aproximadamente el 24,5% de la población de Estados Unidos.

Más de 44 millones, aproximadamente el 13,3% de la población, se han vacunado por completo, según muestran los datos.

Si bien el número sigue aumentando y los líderes de todo el país emplean más métodos para acelerar la vacunación, como abrir más centros de vacunación masiva y ampliar los requisitos de elegibilidad, los desafíos aún se encuentran en la forma de lograr que el país adquiera la inmunidad colectiva.

Esos desafíos incluyen la vacilación ante las vacunas y las divisiones políticas. Una encuesta reciente de CNN realizada por SSRS muestra que, si bien el 92% de los demócratas dicen que han recibido una dosis de la vacuna o planean recibir una, esa cifra cae al 50% entre los republicanos.

Cuando se le preguntó por qué creía que había escepticismo entre los republicanos, el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a CNN que pensaba que era una «resistencia natural al gobierno y escepticismo ante este».

«La vacilación es preocupante no solo aquí, sino en todo el país, y espero que como país lleguemos al 50% de la tasa de vacunación de la población. Pero vamos a tener más dificultades para pasar del 50% al 70%. Y se trata de superar el escepticismo, se trata de educación … pero también de confianza”, dijo.

A medida que más estadounidenses vean que otros reciben la vacuna, el gobernador dijo que espera que aumente la tasa de aceptación de las vacunas.

En Missouri, el gobernador Mike Parson dijo a finales de la semana pasada que, si bien alienta a todos a vacunarse, «todavía habrá una cierta cantidad de personas que no se vacunarán y tienen todo el derecho a hacerlo».

«Tenemos que hacer un mejor trabajo para asegurarnos de que todos comprendan la importancia de la vacuna y, sin embargo, mantener el respeto hacia las personas que no quieren vacunarse, y será un desafío ver cuántas personas podemos hacer que se vacunen, pero haremos todo lo que podamos».

Nuevos datos sobre la vacuna de AstraZeneca

Mientras tanto, se espera que AstraZeneca solicite en las próximas semanas la autorización de uso de emergencia para su vacuna contra el covid-19 en EE.UU.

La vacuna mostró un 79% de eficacia contra enfermedades sintomáticas y un 100% de eficacia contra enfermedades graves y hospitalizaciones en un nuevo ensayo clínico con sede en EE.UU., dijo la compañía el lunes.

Los hallazgos del nuevo ensayo de fase 3, que incluyó a más de 32.000 participantes, podrían aumentar la confianza en la vacuna, que fue desarrollada originalmente por la Universidad de Oxford.

Muchos países europeos detuvieron su aplicación debido a preocupaciones por una pequeña cantidad de coágulos sanguíneos, yendo en contra de los consejos de las agencias médicas internacionales, mientras el continente se enfrenta a una tercera ola de infecciones alimentadas por variantes del virus.

El ensayo mostró que la vacuna fue bien tolerada y no identificó problemas de seguridad, dijo la compañía. Un comité independiente «no encontró un mayor riesgo de trombosis o eventos caracterizados por trombosis entre los 21.583 participantes que recibieron al menos una dosis de la vacuna», según AstraZeneca.

Los nuevos datos provienen de un ensayo clínico de fase 3 realizado en EE. UU., Chile y Perú. AstraZeneca dice que planea enviar los hallazgos a una revista científica para su revisión por pares.

Chuck Johnston, Niamh Kennedy, Carma Hassan, Deanna Hackney y Lauren Mascarenhas de CNN contribuyeron a este informe.