CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Demócratas exigen a la administración de Biden modificar el sistema de albergues para menores inmigrantes

Por Priscilla Alvarez

(CNN) –– Más de 60 legisladores demócratas pidieron este martes a la administración de Biden poner fin a la dependencia de los albergues que atienden a los menores inmigrantes no acompañados, de acuerdo con una carta compartida con CNN.

Algunos demócratas han criticado el uso de estas instalaciones que carecen de licencia estatal y que han sido objeto de escrutinio anteriormente. El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) a menudo recurrirá al uso de estas instalaciones cuando la red de refugios que supervisa no sea suficiente para albergar a un número creciente de menores migrantes en la frontera.

La representante demócrata del estado de Washington, Pramila Jayapal, lideró a los legisladores con el respaldo de organizaciones locales, estatales y nacionales para enfatizar la necesidad de un procesamiento seguro para los menores migrantes que cruzan solos la frontera entre Estados Unidos y México y, a su vez, exigir cambios.

“En muchos casos han huido a Estados Unidos en busca de ayuda humanitaria por violencia extrema, abuso sexual y otros peligros en sus países de origen. El bienestar de los menores no acompañados, y a menudo sus vidas, dependen del trato que reciben del gobierno de Estados Unidos”, dice la carta.

La carta está dirigida a los secretarios del HSS y al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) así como a los jefes de las agencias federales pertinentes. Entre los legisladores firmantes están los representantes Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, Ilhan Omar de Minnesota, Ayanna Pressley de Massachusetts, Rashida Tlaib de Michigan y Veronica Escobar y Joaquin Castro de Texas.

En las últimas semanas, la administración de Biden ha dependido de albergues emergentes, incluido uno ubicado en Carrizo Springs, en Texas, esto para poder atender a la gran cantidad de menores no acompañados que llegan a la frontera sur de EE.UU.

publicidad

Aumenta el número de menores migrantes

En marzo, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) detuvo a un número récord de menores no acompañados con 18.890 en marzo ––casi el doble que en febrero–– según los últimos datos de la agencia. Se espera que este número aumente.

Si bien, aunque los legisladores reconocen en su carta los desafíos que enfrenta la administración de Biden, enfatizan la importancia de reformar el sistema que se ha visto sometido a tensiones durante este año.

«En términos generales, ahora es el momento para que la administración emprenda una reforma sistemática fronteriza para la recepción y albergue de menores no acompañados, una reforma que eliminaría cualquier necesidad de albergues en un futuro”, afirma la carta, la cual describe una serie de políticas que deberían adoptarse, si es que aún no lo han hecho.

Cambios al sistema de albergues

Las políticas mencionadas en la carta incluyen limitar la duración de la estadía de un menor en un albergue a 20 días para garantizar que el menor tenga acceso a visitas en persona y a proveedores de servicios legales, así como la creación de una Oficina del Defensor del Pueblo, “que pueda actuar como garante”, además de las visitas periódicas de seguimiento presenciales.

La administración de Biden está gastando al menos US$ 62 millones a la semana para atender a los menores migrantes no acompañados que están bajo la custodia de HHS, de acuerdo con datos del gobierno.

El costo diario por cada menor es más del doble que el del programa de refugios ya establecido por el departamento –– aproximadamente US$ 775 por día, en comparación con los casi US$ 290 diarios –– según las cifras compartidas con CNN. El HHS indicó que la necesidad de crear albergues y contratar personal durante un periodo corto, están entre las razones por las que los refugios temporales son más costosos.