CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Informe clasificado que apoya la teoría inicial de fuga de laboratorio resurge como punto focal para los legisladores que investigan los orígenes del covid-19

Por Katie Bo Williams, Natasha Bertrand

(CNN) — Un informe clasificado, editado el año pasado, que advierte que la pandemia de covid-19 podría haberse filtrado de un laboratorio en Wuhan ha resurgido como un punto focal con legisladores tratando de reactivar la búsqueda de respuestas.

El informe, que fue emitido por investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, respaldado por el Gobierno en mayo de 2020, encontró que era posible que el nuevo coronavirus escapara de un laboratorio en Wuhan, según cuatro personas familiarizadas con el documento, en un momento en que esa línea de investigación se consideró políticamente tabú.

No está claro cuán influyentes fueron los hallazgos del documento para avanzar en la comprensión del Gobierno sobre los orígenes del virus ni si el documento influyó en un debate latente sobre si el tipo de investigación que se está realizando sobre los coronavirus en el laboratorio podría haber contribuido a la creación del covid-19. El informe también encontró que el virus podría haberse desarrollado naturalmente –haciéndose eco de lo que la comunidad de inteligencia ahora dice que cree– y múltiples fuentes familiarizadas con el documento le restaron importancia.

Pero el informe ha adquirido un nuevo poder político en el Capitolio, a medida que la posibilidad de que la pandemia surgiera de la investigación realizada en el Instituto de Virología de Wuhan ha ganado legitimidad generalizada en los últimos meses.

El documento ha estado discretamente disponible para legisladores clave en el Capitolio desde el año pasado, según dos fuentes del Congreso. Pero algunos republicanos en el Capitolio están expresando su frustración por no haber tenido acceso al documento antes. Los miembros republicanos de la Comisión de Energía y Comercio han presionado al Departamento de Energía en las últimas semanas para obtener más información sobre el informe, que se clasifica como «confidencial».

«Creo que muchos de nosotros pensamos que varias comisiones de supervisión probablemente deberían haberse enterado [del informe] un poco antes», dijo el representante Morgan Griffith, un republicano de Virginia, que forma parte de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

publicidad

Los republicanos del panel han estado realizando su propia investigación sobre los orígenes del covid-19 y también han solicitado documentos adicionales al Instituto Nacional de Salud, el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado.

«[Livermore] es uno de los lugares de donde queremos obtener respuestas porque creemos que tienen una pieza más grande del rompecabezas de lo que pensamos originalmente en marzo», dijo Griffith.

Sinclair Broadcast Group fue el primero en informar sobre la existencia del documento.

Un año después de su primera publicación, el informe ahora importa no tanto por lo que revela, sino porque ofreció algún apoyo temprano para la teoría de que el virus se filtró de un laboratorio en Wuhan en un momento en que, al menos públicamente, la comunidad de inteligencia afirmaba que creía que el virus no era «creado por el hombre» y probablemente se originó de forma natural.

Mientras tanto, dos exfuncionarios cercanos a las investigaciones de la administración Trump sobre los orígenes de la pandemia dicen que el informe de Livermore no fue descubierto por los legisladores que investigaban el asunto hasta meses después de su producción, haciendo crecer el espectro de lo que algunos exfuncionarios han llamado «Estado profundo» de burócratas de carrera que entierran de manera inapropiada información que validaba las actividades políticas de la administración de Trump.

Aún así, otros funcionarios del Congreso familiarizados con el informe, incluso aquellos que apoyan una investigación sobre la teoría de la fuga de laboratorio, dicen que los republicanos de la Comisión de Energía están promocionando sus hallazgos ahora como una estratagema puramente política destinada a validar a Trump, cuya defensa de la teoría de la fuga de laboratorio dicen que politizó la búsqueda de los orígenes del covid-19.

Un funcionario de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes dijo que el panel ya había revisado el documento como parte de su investigación y otros dos miembros del personal del Congreso dijeron que los legisladores de al menos otras dos comisiones habían tenido acceso previamente a la información del documento y fueron informados sobre sus hallazgos el año pasado. No está claro si los legisladores de la Comisión de Energía y Comercio estaban entre los que conocían la existencia del informe.

Varias fuentes advirtieron a CNN que el documento no ofrece ninguna «prueba irrefutable» que pruebe una teoría sobre la otra. El informe llega en gran medida a la misma conclusión que la comunidad de inteligencia ha revelado públicamente en las últimas semanas, según varias personas familiarizadas con ello. Es decir, que la teoría zoonótica de los orígenes del virus y la teoría de las fugas de laboratorio son plausibles. Pero ofrece alguna evidencia circunstancial que respalda la teoría de la fuga de laboratorio, validando lo que entonces se consideraba una noción marginal.

Los republicanos están presionando a la administración para que desclasifique más información que el Gobierno de EE.UU. ya tiene y que podría ayudar a los científicos y expertos en salud pública a acercarse a una respuesta.

El Departamento de Energía, que supervisa Livermore y los demás Laboratorios Nacionales, informó al personal de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara la semana pasada sobre el informe, según dos personas familiarizadas con la sesión clasificada, y el panel ahora está presionando para que se brinde información más completa a todos miembros.

The Labs, una colección de 17 instalaciones de investigación científica de élite, jugará un papel clave en la revisión de inteligencia de 90 días sobre los orígenes del covid que el presidente Joe Biden anunció públicamente el mes pasado, dijo un funcionario de la Casa Blanca a CNN.

Una narrativa en evolución

El impacto geopolítico de la pandemia del covid-19 2:44

El interés del Congreso en el informe de Livermore se produce cuando la administración Biden y la comunidad científica han dicho públicamente que existe una posibilidad legítima de que el nuevo coronavirus haya escapado de un laboratorio en Wuhan, dejando a los republicanos, que han avanzado durante mucho tiempo esa teoría, sintiéndose reivindicados.

Durante gran parte de 2020, seguir la teoría de las fugas de laboratorio fue tratado públicamente como xenófobo y, gracias en parte a una carta abierta firmada por 27 científicos y publicada en una influyente revista médica en febrero de 2020, científicamente errónea.

Pero en los últimos meses, ha surgido inteligencia clasificada de que tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan, que estaban realizando el tipo de investigación controvertida que algunos científicos ahora creen que puede haber llevado a la pandemia, se enfermaron en el otoño de 2019, antes de que se supiera que el brote había comenzado.

También se hizo público que la carta abierta, cuyos firmantes escribieron en ese momento que «condenan enérgicamente las teorías de conspiración que sugieren que el covid-19 no tiene un origen natural», no solo fue firmada sino organizada por un científico involucrado en la financiación del tipo de investigación en el Instituto de Virología de Wuhan que otros científicos ahora creen que podría haber generado el SARS-Cov-2.

Varios de los científicos involucrados han dicho desde entonces que creen que la investigación sobre los orígenes de la pandemia debería incluir la posibilidad de una fuga de laboratorio y, cada vez más, la comunidad académica ha comenzado a ofrecer publicaciones que presentan evidencia que respalda esa teoría.

Varias fuentes del Congreso lamentaron el grado en que la teoría de la fuga de laboratorio fue absorbida por la política de la época, y algunos argumentaron que el apoyo público de Trump a esa hipótesis en realidad dificultaba su investigación como una línea de investigación seria. En ese momento, los críticos argumentaron que Trump estaba impulsando la teoría como una forma de desviar la culpa del aumento del número de muertos en su manejo de la pandemia y ponerla en China, manchando instantáneamente la objetividad de cualquier esfuerzo por probar esa hipótesis. Su lenguaje xenófobo en torno al virus, llamándolo «gripe kung», estigmatizó aún más la investigación.

Pero los exfuncionarios de la administración Trump ahora dicen que su interés en esa teoría se ha justificado como serio, en lugar de motivado políticamente, y que sus esfuerzos para investigar el asunto fueron obstaculizados por las agencias de salud pública, así como por la comunidad de inteligencia.

Investigaciones internas

Biden da plazo para conocer el origen del covid-19 0:56

El exsecretario de Estado Mike Pompeo, quien defendió públicamente la hipótesis de la fuga de laboratorio mientras estaba en el cargo, le dijo el jueves a Laura Ingraham, de Fox News, que los Institutos Nacionales de Salud «estaban tratando de reprimir» los esfuerzos del Departamento de Estado para investigar al Instituto de Wuhan de Virología.

«Fue un buen trabajo del equipo del Departamento de Estado. Superamos mucha burocracia interna», dijo Pompeo.

«Había personas en toda la comunidad [de inteligencia] que simplemente no querían hablar de esto, que querían concentrarse en otras cosas», dijo Pompeo más adelante en la entrevista.

En abril de 2020, un mes antes de la producción del informe de Livermore, la comunidad de inteligencia emitió una declaración poco común diciendo que si bien continuaría investigando los orígenes del virus, «coincide con el amplio consenso científico de que el virus de covid-19 fue no hecho por el hombre o modificado genéticamente».

A partir de la primavera de 2020, dos pequeños grupos de funcionarios de la administración Trump estaban realizando investigaciones paralelas sobre los orígenes del virus: uno en el Departamento de Estado y otro en la dirección del Consejo de Seguridad Nacional responsable de la biodefensa.

Los funcionarios involucrados en ambas revisiones ahora dicen que sus esfuerzos por probar la validez de la teoría de la fuga de laboratorio enfrentaron el rechazo de la comunidad de inteligencia.

«Estábamos haciendo preguntas muy directas», dijo un exfuncionario de Trump, quien dijo que sus esfuerzos fueron «desestimados».

En ese momento, algunos críticos consideraron internamente el esfuerzo del Departamento de Estado como un esfuerzo politizado para seleccionar los hechos a fin de probar una teoría favorita para el presidente, informó anteriormente CNN.

Los funcionarios involucrados en los esfuerzos paralelos insisten en que no estaban predispuestos a un resultado u otro.

«No estábamos poniéndonos nuestros sombreros de papel de aluminio y saltando y diciendo: ‘¡Esto debe ser una fuga de laboratorio!'», dijo Anthony Ruggiero, director sénior de Biodefensa del Consejo de Seguridad Nacional bajo la administración Trump. «Decíamos: ‘¿Qué pasa con estas cosas de aquí?'»

Los legisladores republicanos que investigan el asunto, incluida la búsqueda de más información sobre el informe de Livermore, también insisten en que su interés está en la verdad, no en una conclusión predeterminada.

«Si nos lleva a un murciélago, ¡está bien! Personalmente creo que es más probable que sea un accidente de laboratorio», dijo Griffith.

«No creo que ninguna agencia tenga una imagen lo suficientemente buena como para contar la historia. Ese es nuestro trabajo: juntar todas esas piezas, entonces creo que el pueblo estadounidense tiene una idea bastante clara de lo que está sucediendo».

Zachary Cohen, de CNN, contribuyó a este informe.