CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Nuevo audio de llamada telefónica de 2019 revela cómo Giuliani presionó a Ucrania para investigar las conspiraciones infundadas sobre Biden

Por Matthew Chance, Marshall Cohen

(CNN) — Un audio nunca antes escuchado, obtenido en exclusiva por CNN, muestra cómo el asesor de toda la vida del expresidente Donald Trump, Rudy Giuliani, presionó y coaccionó sin tregua al gobierno de Ucrania en 2019 para que investigara conspiraciones infundadas sobre el entonces candidato Joe Biden.

El audio es de una llamada telefónica de julio de 2019 entre Giuliani, el diplomático de Estados Unidos Kurt Volker y Andriy Yermak, un alto asesor del presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky. La llamada fue un precursor de la infame llamada de Trump con Zelensky, y ambas conversaciones se convirtieron más tarde en una parte central del primer juicio político a Trump, donde se le acusó de solicitar ayuda de Ucrania para su campaña.

Durante la llamada de aproximadamente 40 minutos, Giuliani le dijo repetidamente a Yermak que Zelensky debería anunciar públicamente las investigaciones sobre la posible corrupción de Biden en Ucrania, y sobre las afirmaciones de que Ucrania se entrometió en las elecciones de 2016 para perjudicar a Trump. (Estas afirmaciones independientes son falsas).

«Todo lo que necesitamos del presidente [Zelensky] es decir, voy a poner a un fiscal honesto a cargo, va a investigar y desenterrar la evidencia, que actualmente existe y si hay alguna otra evidencia sobre la intervención de las elecciones de 2016, y luego lo de Biden tiene que salir», dijo Giuliani, según el audio. «… Alguien en Ucrania tiene que tomar eso en serio».

El nuevo audio demuestra cómo Giuliani persuadió agresivamente a los ucranianos para que cumplieran las órdenes de Trump. Y socava la repetida afirmación de Trump de que «no hubo quid pro quo» en el que Zelensky pudiera asegurarse el apoyo del gobierno de Estados Unidos si hacía favores políticos a Trump.

Trump a Sondland: No quiero nada de Ucrania 5:59

La llamada fue una de las primeras salvas en la búsqueda de varios años por parte de Trump y sus aliados para dañar a Biden y subvertir el proceso electoral de 2020, solicitando la intromisión extranjera, mintiendo sobre el fraude electoral, intentando anular los resultados e incitando la mortal incursión del 6 de enero en el Capitolio.

publicidad

Hay una investigación criminal en curso sobre Giuliani y sus tratos con Ucrania, que incluye si violó las leyes de cabildeo mientras coordinaba con exfuncionarios que le dieron información sucia sobre los Biden. La investigación federal se intensificó cuando el FBI registró la casa y la oficina de Giuliani a finales de abril. No está claro si la llamada con Yermak forma parte de la investigación. Giuliani niega haber cometido algún delito.

Investigan a Giuliani: allanan su apartamento y oficina 3:30

Una transcripción parcial de la llamada entre Giuliani y Yermak fue publicada por primera vez por BuzzFeed News en abril, y la revista Time fue la primera en publicar algunos extractos clave de la llamada en febrero.

Una y otra vez, Giuliani insistió en las investigaciones, según la grabación de audio. Giuliani llegó a decir que la relación diplomática entre Estados Unidos y Ucrania mejoraría si Zelensky iniciaba las investigaciones. Giuliani y Volker sugirieron durante la llamada que un anuncio público podría allanar el camino para la tan deseada visita de Zelensky a EE.UU., o para reuniones en persona con Giuliani.

«Eso aclararía mucho las cosas», dijo Giuliani, según la grabación. «Y creo que haría posible que yo viniera y haría posible, creo, que yo hablara con el presidente (Trump) para ver qué puedo hacer para asegurarme de que cualquier malentendido se deje de lado… Como que creo que esto puede ser algo bueno para tener una relación mucho mejor».

La grabación ofrece una perspectiva de primera mano a uno de los momentos más significativos de la presidencia de Trump. De vez en cuando se oye a los ucranianos revolviendo papeles, y el teléfono que se marca durante la llamada suena un par de veces durante la conversación, pero Yermak permanece en la línea con Giuliani.

Giuliani no ha respondido a las peticiones de comentarios de CNN sobre la nueva grabación de audio. En el pasado, ha dicho que no hizo nada malo en Ucrania y que simplemente perseguía los mejores intereses de su cliente. Giuliani también condenó el juicio político de Trump por el asunto de Ucrania y dijo que la conducta de Trump era constitucional y adecuada.

Convencer y presionar

La llamada fue un gran momento para el intento de Giuliani de dañar la candidatura de Biden.

El exalcalde de Nueva York había pasado meses reuniéndose con ucranianos para encontrar trapos sucios sobre la familia Biden, y para corroborar las conspiraciones de la derecha de que las fuerzas anti-Trump en Ucrania socavaron su campaña de 2016. Giuliani se reunió con funcionarios que no eran considerados de confianza por los diplomáticos de EE.UU. en Ucrania, incluyendo a Volker, pero le dijeron a Giuliani lo que quería oír.

Zelensky, que fue comediante y actor antes de entrar en política, tomó posesión como presidente de Ucrania en mayo de 2019. Giuliani parecía ansioso por conectar con el nuevo presidente y su equipo.

Varias semanas después, Volker medió una llamada entre Giuliani y Yermak, que es un viejo amigo y asesor de Zelensky. Esta fue la primera oportunidad que tuvo Giuliani de exponer su argumento sobre la investigación de Biden al círculo íntimo de Zelensky, que estaba desesperado por conocer al equipo de Trump y por consolidar el apoyo militar de EE.UU. en la actual guerra de Ucrania contra los representantes rusos en el este.

La llamada comenzó con Giuliani explicando varias enrevesadas teorías conspirativas de la derecha sobre las gestiones diplomáticas de Biden en Ucrania y la supuesta intromisión de este país en las elecciones de 2016.

Giuliani impulsó muchas de estas teorías incluso después de que Volker le advirtiera que los funcionarios de Ucrania que le estaban proporcionando información no eran dignos de confianza, y dijo que las acusaciones de corrupción contra Biden «simplemente no eran creíbles», según el testimonio de Volker en la investigación de juicio político de la Cámara.

«Recibí información de un investigador fiable, investigador internacional, de que hubo cierta actividad en Ucrania durante las elecciones de 2016», dijo Giuliani a Yermak durante la llamada, impulsando la falsa afirmación de que los funcionarios de la embajada de Estados Unidos trataron de «sacar trapos sucios sobre el entonces candidato Trump y Paul Manafort.»

«Otro estaba involucrado con (George) Soros […] Soros aparentemente está detrás de mucho de esto», dijo Giuliani, refiriéndose al multimillonario filántropo liberal que es objeto de muchas conspiraciones del Partido Republicano.

Giuliani también sacó a relucir la falsa afirmación de que Biden actuó de forma corrupta como vicepresidente cuando instó al predecesor de Zelensky, Petro Poroshenko, a despedir al principal fiscal del país en 2016. (Múltiples testigos en la investigación del juicio político declararon que Biden simplemente seguía la política bipartidista de Estados Unidos, y que el fiscal de Ucrania tenía que irse porque era corrupto).

«A mí, como abogado, me suena a soborno», dijo Giuliani. «Un soborno es ofrecer algo de valor a cambio de una acción oficial. Así, ofreció a Poroshenko una garantía de préstamo de US$1.200 millones, fundamental para el éxito de Poroshenko como presidente, a cambio de deshacerse de un fiscal general».

A lo largo de la conversación, Giuliani hizo algunos comentarios, como que no estaba seguro de que las acusaciones de corrupción contra Biden fueran ciertas y que lo único que quiere es que se sepa «la verdad». Giuliani también le dijo a Yermak: «No le estoy diciendo (a Zelensky) lo que tiene que decir», a pesar de que dijo claramente en varias ocasiones que Zelensky debía anunciar las investigaciones específicas que quería Trump.

Uno de los ucranianos que estaba escuchando la llamada telefónica, el ex asesor de Zelensky Igor Novikov, dijo a CNN el mes pasado que las maniobras de Giuliani amenazaban la ya frágil situación de seguridad nacional de Ucrania.

«Somos un país que libra una guerra activa con Rusia desde hace muchos años», dijo. «Así que cualquier cosa que tenga que ver con el intercambio de favores dentro de nuestra relación bilateral a cambio de tratar de involucrarnos en la política interna de Estados Unidos es simplemente incorrecto, en muchos niveles, moral, ética y probablemente incluso legalmente».

«Sería bueno para todos nosotros»

Durante la llamada, Yermak escuchó pacientemente y trató de desviar la conversación hacia asuntos diplomáticos oficiales, como la concertación de fechas para que Zelensky realizara su primera visita oficial a Estados Unidos. Pero también dio señales a los estadounidenses en la línea de que trabajaría para hacer avanzar las «investigaciones».

«Estoy absolutamente seguro de que tan pronto como se confirmen las fechas de la próxima visita del presidente Zelensky a Estados Unidos, estoy dispuesto a asumir personalmente el control de la preparación», dijo Yermak. «Y por supuesto, estaré listo para venir, y podremos (estar) sentados personalmente, y discutir en detalle todas las cuestiones, toda esta investigación que usted enumeró en nuestra conversación».

El tono de los estadounidenses cambió: a Giuliani y a Volker les gustó lo que estaban escuchando. Y Volker mencionó que Trump tenía previsto hablar pronto con Zelensky y felicitarle por su importante victoria parlamentaria.

Al final de la llamada, a Yermak le pareció claro lo que tenía que pasar para caerle bien a Trump.

«Estoy seguro de que Zelensky lo dirá», dijo Yermak, refiriéndose a las peticiones de Giuliani y Volker de que Zelensky mencionara las investigaciones durante su próxima llamada con Trump.

«Bien», dijo Volker.

«Créeme, Andriy, eso sería bueno para todos nosotros», respondió Giuliani. «Eso lo haría avanzar muy rápido. Y te puedo asegurar que, por lo que a mí respecta, creo que deberían hablar esta semana».

Volker dijo: «Yo también presionaré en ese sentido», refiriéndose a conseguir que Trump llame a Zelensky.

Trump se comunicó con Zelensky tres días después, el 25 de julio de 2019. Según una transcripción aproximada publicada por la Casa Blanca, Trump planteó a Zelensky algunas de las mismas teorías sin fundamento que Giuliani mencionó a Yermak. Trump dijo: «Me gustaría que nos hicieras un favor» e investigaras las acusaciones.

Su conducta durante esa ahora infame llamada telefónica con Zelensky dio lugar a una denuncia de un funcionario de inteligencia estadounidense que afirmó que Trump abusó de sus poderes y solicitó a Ucrania ayuda extranjera en las elecciones de 2020. La trama se desató en pocos meses y Trump fue sometido a un juicio político por la Cámara de Representantes. Luego resultaría absuelto tras un juicio en el Senado.