CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

La pesadilla de Eubea, la isla de Grecia devorada por las llamas

Por Eleni Giokos

(CNN) -- A veces parece que el propio aire arde aquí en Eubea. El olor y el sabor a humo están siempre presentes; las cenizas caen del cielo como un confeti lúgubre.

Al borde de los bosques, devorados por llamas tan altas como los propios árboles, los bomberos exhaustos se mezclan con los desesperados habitantes de los pueblos. Unidos en su lucha contra este implacable y voraz enemigo, luchan por defender sus tierras, sus hogares y sus medios de vida. Para muchos, la batalla ya está perdida.

incendio Evia Grecia

Los jóvenes y voluntarios locales han apoyado a los bomberos en sus esfuerzos por combatir los incendios.

Mientras los bosques siguen ardiendo, la ira también arde a fuego lento. La admisión contrita del primer ministro Kyriakos Mitsotakis de que la respuesta de Grecia a estas llamas tuvo "debilidades" ha hecho poco para apagar la furia de los que han visto arder sus hogares.

Simplemente ha llegado demasiado tarde. "Ahora que la partida está perdida, ahora que todo el mundo viene, ¿qué hay que salvar?", se pregunta un joven.

Ocho días de llamas arrasando estos bosques vírgenes no han dejado tras de sí más que ramas ennegrecidas y suelo ceniciento. Veintidós países han enviado personal y equipos para ayudar a Grecia. En Eubea, la primera línea de este desastre creciente, encontramos a los bomberos eslovacos codo a codo con sus homólogos griegos, mientras los helicópteros y los aviones zumban por encima lanzando agua sobre el suelo humeante.

Miles de personas se han visto obligadas a huir por mar de la isla, situada a unos 160 kilómetros al norte de Atenas. Crédito:(AP Photo/Thodoris Nikolaou)

Entre estos profesionales se encontraba tal vez la imagen más impactante de esta historia: voluntarios, en su mayoría hombres jóvenes, armados con extintores o con el agua que pudieran llevar. Ennegrecidos por el hollín, con la respiración entrecortada por días de exposición al humo y las llamas, parecían desamparados.

publicidad

La lucha va de un lado a otro. Hay momentos en los que los bomberos parecen haber repelido a su enemigo y las llamas se extinguen en la tierra empapada, pero estas aparentes victorias pueden ser fugaces. Un solo piñón ardiendo, rodando por una carretera, puede provocar un nuevo incendio al otro lado. A menudo, los incendios se reavivan con el feroz y agotador calor del día. El terreno montañoso y la espesura del bosque hacen que muchos incendios sean simplemente inaccesibles, por lo que se les deja seguir su camino sin obstáculos.

Eubea está en primera línea de los devastadores incendios forestales que asolan Grecia.

Estar en medio de todo esto es desorientador. El calor abrasador, el humo asfixiante, la ferocidad de los incendios y la intensa actividad que los rodea son difíciles de asimilar. La visión de tantas personas que ven cómo sus vidas se convierten literalmente en humo es desgarradora.

"En este momento, todo el mundo está aquí, todos ustedes están aquí obteniendo estas dramáticas imágenes", me dijo uno de los voluntarios. "Pero dentro de un año, ¿dónde estarán?".

Muchos residentes se ganan la vida con la resina de los árboles, utilizada en productos industriales y agrícolas. Crédito: ANGELOS TZORTZINIS/AFP via Getty Images

Sin los bosques, muchos en estas comunidades no tendrán nada, me explicó.

Los árboles son la fuente de la resina que sustenta muchos medios de vida aquí. Pero estos bosques no son plantaciones; los árboles crecieron de forma natural en estas colinas y las comunidades crecieron a su alrededor. La simple replantación tampoco funcionará, porque solo los árboles maduros producen resina, y alcanzar esa madurez puede llevar tres décadas.

Más de 500 incendios siguen arrasando Grecia. Es posible que ardan durante muchos días más, quizá incluso semanas, pero su impacto profundo y devastador se dejará sentir durante mucho tiempo.