CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

Bukele ordena reforzar presencia de policías y soldados y tras 24 horas dice que ha logrado reducir alza en la violencia

Por Merlin Delcid

(CNN Español) -- En El Salvador, el presidente Nayib Bukele dijo este jueves que el refuerzo de la presencia de policías y soldados por el repunte de asesinatos está dando resultado.

"Después de casi 24 horas de haber lanzado el despliegue nacional, podemos anunciar que hemos contenido el alza de violencia de los últimos días", escribió el mandatario en sus redes sociales.

Sin dar mayores detalles, Bukele indicó que se han realizado múltiples capturas y se han "encontrado maletas con grandes cantidades de dinero, dinero que no usualmente portan estas estructuras delictivas". "No ha sido fácil y no será fácil de ahora en adelante".

Bukele ordenó en la noche de este miércoles a la Policía Nacional Civil y a la Fuerza Armada reforzar su presencia en las calles del país debido a un repunte de homicidios en las últimas 48 horas.

De acuerdo con las autoridades, se registraron 12 asesinatos este martes y 22 el miércoles. Mientras que, hasta el pasado 7 de noviembre, según la policía, el promedio diario de homicidios era de 3,6.

publicidad

Según cifras del gobierno, desde la llegada de Bukele a la presidencia, en junio de 2019, hubo una reducción de la violencia. En mayo de ese año, el mes previo a su desembarco, el promedio de asesinatos era de 9,2.

El gobierno de El Salvador atribuye la reducción de la violencia a los resultados del denominado plan de control territorial y rechaza que se deba a una posible tregua con las pandillas.

Sin embargo, la fiscalía abrió en 2020 una investigación para determinar si la actual administración tenía un pacto con las pandillas para disminuir los asesinatos a cambio de beneficios en las prisiones, tal y como ocurrió durante la presidencia de Mauricio Funes en 2012.