Así se desmantela una red de esclavas sexuales
19 enero 2013
05:19 PM ET

Así se desmantela una red de esclavas sexuales

Savannah, Georgia (CNN) – Un agente empuja una pared de color azul claro y la derriba. Detrás hay una sala improvisada hecha de poliespam y un marco de madera barata. La cama es minúscula con un fino colchón de espuma, y hay un gran espejo de pie apoyado en un lateral. El suelo está lleno de ropa tirada. Sentada en la cama hay mujer que supuestamente es víctima de una red de trata de blancas que los agentes policiales desmantelaron en una operación simultánea en cuatro estados. En ella 11 mujeres fueron liberadas y 10 presuntos proxenetas, detenidos y unos 40 incriminados, arrestados.

Al contemplar la escena en el interior de la casa de Savannah, Georgia, Brock Nicholson, agente de Inmigración y Control de Aduanas especial a cargo, asegura que nunca había visto nada igual. "Aquí es donde tenían a la víctima, donde le obligaban a tener de 25 a 30 actos sexuales diarios con fines comerciales. Un vida infernal en una caja de diez metros cuadrados", dice.

Poco antes de descubrir a la mujer – uno de las 11 esclavas sexuales rescatadas ese día – unos 120 agentes de más de 10 agencias del orden público coordinaron sus esfuerzos en una operación en 15 edificios de Georgia, Florida y Carolina del Norte y del Sur.

No es una tarea fácil si tenemos en cuenta que todos los asaltos debían realizarse exactamente a la misma hora. Sólo con llegar a una casa unos segundos antes, la operación se habría arruinado. El tiempo en que se hace una llamada o se pone un mensaje de texto entre los presuntos conspiradores y la policía podría haber perdido a sus sospechosos – y la posibilidad de desmantelar una red de tráfico sexual.

La central de operaciones en un parking
La campaña comienza a las 5 am. Aún hay luna, y más de una docena de coches y camiones han convergido en lo que normalmente sería un aparcamiento vacío en un centro comercial en Savannah.

Una horda de funcionarios con camisetas y pantalones oscuros, walkie-talkies colgando de sus cinturones y pistolas enfundadas en sus muslos, discuten la misión del día – la culminación de más de seis meses de trabajo.

El octavo piso de una oficina en el centro de Savannah vibra de actividad.Una sala de conferencias se ha convertido en el centro de operaciones. Cartulinas grandes, mapas y diagramas bajo el título: Operación Noche Oscura.

A las 5.30 los agentes se reúnen en el parking entre cierto nerviosismo. "Estamos hablando sobre los objetivos, quién se encarga de cada cosa", explica Nicholson, que tiene su base en la oficina de ICE en Atlanta. "No se puede planificar todo, pero sin duda, si lo piensas un poco, estás mejor preparado".

La reunión es rápida. En minutos, se vacía el estacionamiento y los agentes suben a sus vehículos. Su destino está a unas cuadras. Los agentes creen que en el interior de la casa a la que apuntan es el cabecilla de la operación de presunto tráfico, Joaquín Méndez Hernández, que se conoce con el apodo de "El Flaco".

A las 5:50 am, el centro de mando vuelve a la vida cuando los equipos van contactando desde su puestos con Spradlin Ryan, un agente especial adjunto de Investigaciones del ICE de Seguridad Nacional. "Aquí es donde toda la información de la operación está siendo investigada y ejecutado", dice. "Todo el mundo está encerrado y cargado y listo para ejecutar esas órdenes de detención".

Mientras tanto, la caravana de vehículos han aparcado en un complejo de apartamentos, los agentes todavía en el interior, las armas en la mano.

Comienza el asalto
Cuando el reloj da las 6, los agentes asaltan la casa golpeando la puerta y anunciándose. Momentos después entran tras romper la puerta principal de color rojo con un ariete.

En el interior, se encuentran con El Flaco y un hombre no identificado. Dos agentes detienen primer al presunto cabecilla. Luce una camiseta blanca, pantalones vaqueros y zapatillas de deporte con los cordones flojos.

Su cabello es muy corto. Agacha la cabeza. Hay una expresión hosca en su rostro. Méndez-Hernández es acusado de seis cargos relacionados con el tráfico sexual.
"No es frecuente ver a un monstruo en persona", dice Nicholson. La mujer de la habitación secreta sale acompañada por dos agentes de HSI femeninos.

Llora. Le trasladan a un hotel cercano para ser interrogada, mientras El Flaco es llevado a la cárcel.

El hombre no identificado se queda mirando al frente. Su relación con la red es desconocida. La policía lo considera un valor añadido a un día productivo ya que sólo está mostrando los primeros indicios de la madrugada. De vuelta en el centro de mando entra un aluvión de llamadas, y por el informe de la policía del mediodía, otra docena de hombres han sido detenidos y varias mujeres más han sido liberadas,la mayoría procedentes de México y Nicaragua.

Los Johns y los remolques
En otro lugar en las cercanías de Port Wentworth, Georgia, entre las casas bien cuidadas, una destaca: Escombros y un oxidado coche de los 80 aparcado en el camino de entrada en un patio lleno de hierba marrón, llaman la atención. Hay una botella de cerveza olvidada sobre una lavadora en el porche delantero.

Los policías están fuera de la casa, algunos con máscaras para proteger su identidad. Han venido a buscar a los jugadores más importantes en este anillo de trata con fines sexuales: los Johns. "Son la demanda. Ellos son la razón de que estos servicios se ofrezcan. Si no hubiera johns, no habría trata", dice el fiscal de Ed Tarver. "Queremos mantener a todos los responsables de este lugar. Queremos enjuiciar todos los que hicieron esto posible."

De la casa salen tres hombres: dos inmigrantes ilegales y un ciudadano estadounidense. A unos minutos de allí, También se allanaron dos remolques. Hay latas de cerveza Negra Modelo en el escalón de entrada, y una bolsa de comida rápida, en la barandilla del porche.

Las mujeres fueron traídas a estos remolques, y johns hacían cola para obtener servicios, dicen los agentes. ¿El precio? Las autoridades creen que unos 30 dólares por visita.

Víctimas de abusos de niñas
Para muchas de estas mujeres, es una continuación de un patrón ya conocido, explica la mujer que tendrá que ayudar a la liberada a reinsertarse. "Es posible que hayan sido violadas de niñas, crecer en un hogar donde la violencia doméstica existe. Eso es un denominador común en muchas de las víctimas que nos encontramos", explica Alia El-Sawi, del Departamento de Seguridad Nacional de asistencia especializada a las víctimas de la trata.

El-Sawi ya se ha reunido con varias mujeres que fueron rescatados de sus captores, y hay mucho trabajo por hacer, dice.

"Hay que darse cuenta de que muchas de estas mujeres están hablando con usted como un completo desconocido, y estamos esperando que nos digan su historia entera de su victimización, en la primera reunión con nosotros.Es normal que desconfíen, pero nuestro trabajo es tratar de construir esa relación, tratar de que se sientan a gusto, y espero que les ayude ", dijo. "Muchas de estas mujeres y niños que nos encontramos están traumatizadas por lo que los traficantes les han hecho. Han sido engañados, y traídos aquí bajo falsas pretensiones".

Sus emociones, El-Sawi dice, cubren toda la gama. "Tenemos algunos muy cerradas emocionalmente y casi no quieren hablar. Otras quieren desahogarse, para sacar todo. Tenemos algunas muy enojadas por lo que les ha pasado y aprovechan para contarlo todo porque muchas están hablando por primera vez", explica la agente.

Ninguna habla en público, pero los funcionarios esperan que ayuden a descubrir los lugares donde se encuentran más mujeres esclavizadas o identificando a los autores.

Las víctimas de la trata no pueden ser deportadas
Muchas víctimas de la trata en los Estados Unidos temen ser deportadas – algo que sus captores suelen utilizar para amenazarlas. Pero el Director del ICE John Morton explica que no debería ser así: "La ley permite dar a estas mujeres una visa temporal para que no haya ninguna amenaza de deportación. Pueden ayudarnos con nuestra investigación y la ley permite que se queden permanentemente en el país", dijo.

El camino hacia la recuperación de la trata es muy largo, pero El-Sawi dice hay muchas historias de éxito."Durante mucho tiempo, muchas de estas mujeres no tenían opciones. Los traficantes tenían el control total sobre ellos ", dice El-Sawi. "A sabiendas de que van a ser estabilizadas, algunas víctimas se mantienen en contacto, llaman y dicen, 'Hey, tengo una relación sana y he abierto mi propio negocio".

Cuando acaba la operación, los agentes consideran que ha sido un buen día. Diez de los 12 individuos a los que buscaban han sido detenidos. Otros tres fueron arrestados y al menos 40 hombres fueron detenidos.

"Estoy muy emocionado acerca de esto porque pensamos que era una escala más pequeña. Después descubrimos que era una red mucho más grande de lo que cualquiera de nosotros podría haber imaginado", Tarver dijo. "Y tener la oportunidad de cerrar una operación de esta magnitud nos da una enorme sensación de logro".