¿Un asteroide y un meteorito el mismo día? Una entre un millón de posibilidades
16 febrero 2013
03:19 PM ET

¿Un asteroide y un meteorito el mismo día? Una entre un millón de posibilidades

Nota del editor: Meg Urry es el Israel Munson profesor de física y astronomía y presidenta del departamento de física de la Universidad de Yale, donde es el director del Centro Yale para la Astronomía y la Astrofísica.
Por Meg Urry
(CNN) - El viernes fue un día muy raro, astronómicamente hablando. Mientras los científicos se preparaban para ser testigos de la máxima aproximación a la Tierra de asteroide jamás registrado, un meteorito de gran tamaño explotó sobre Rusia, causando miles de heridos y grandes daños a los edificios.

El asteroide, llamado DA14, llegó a 17.000 millas de la Tierra, tan cerca como un satélite de telecomunicaciones en órbita geoestacionaria. DA14 es un poco más pequeño que YU55, el asteroide que pasó cerca de la Tierra en noviembre de 2011, pero DA14 estuvo 10 veces más cerca.

Estos dos eventos raros se produjeron el mismo día, pero segçun los científicos ha sido pura casualidad. ¿Cómo pudo ocurrir?

En primer lugar, algunos hechos. Los meteoros son cuerpos rocosos que penetran en la atmósfera de la Tierra. Algunos son residuos que hayan quedado tras la formación de planetas como la Tierra, mientras que otros son los restos de cometas y asteroides destrozados.Cuando su órbita se cruza en la órbita de la Tierra, estas rocas pueden impactar sobre la Tierra.

En realidad, esto sucede todo el tiempo, aunque por lo general los impactos ocurren en regiones no pobladas ya que la mayor parte de la Tierra está deshabitada. De hecho, la mayoría de los meteoritos caen en el océano simplemente porque el agua cubre dos terceras partes del planeta.

Así que la mayoría de los impactos de meteoritos ocurren sin testigos. Si uno aterrizara en Nueva York o Moscú, la gente definitivamente se daría cuenta. Afortunadamente, las probabilidades están en contra de golpear una región densamente poblada.

El meteorito que cayó el viernes cerca de Chelyabinsk, Rusia, era bastante grande, quizás 15 metros de ancho. En 1908, un meteoro un poco más grande – tal vez tres veces más grande en diámetro, o 27 veces más grande en masa – aplastó a miles de kilómetros cuadrados de bosque cerca de Tunguska, Rusia, y derribó unos 80 millones de árboles.

Científicos de la NASA estiman que los meteoros más grande que el viernes podrían golpear la Tierra cada década o dos, mientras que los eventos como el de Tunguska se estima que ocurren una vez cada 1.000 años.

Los asteroides son cuerpos grandes, irregulares y rocosos que orbitan alrededor del Sol entre Marte y Júpiter. Muchos han impactado la Tierra en sus millones de años de historia -, ya que han llegado a la Luna, Marte y otros planetas – dejando cráteres al caer.
Un asteroide 300 veces más grande que el DA14 (y 30 millones de veces su volumen, y mucho más raro) fue el responsable de la extinción planetaria de los dinosaurios hace 65 millones de años, permitiendo que los mamíferos ponerse a la altura que ocupan hoy en día.

Los astrónomos de la NASA calculan que hay cerca de 5.000 meteoritos conocidos que pueden afectar a la Tierra con un tamaño de alrededor de 30 metros o más grandes – es decir, más grande que el meteorito de Chelyabinsk. Los más pequeños son más débiles y por lo tanto más difíciles de encontrar.

Tiene sentido que los pequeños asteroides lleguen a la Tierra con más frecuencia y más cerca. Eso es porque en la naturaleza, las cosas pequeñas son más comunes que las cosas grandes. Por lo tanto asteroides como YU55 son más raros que DA14, que a su vez es más raro que el meteoro Chelyabinsk. Debido a que hay más DA14s llenado el espacio interplanetario que YU55s.

Ahora vamos a hablar de coincidencia. Los matemáticos enmarcar la cuestión en términos de probabilidad – es decir, la probabilidad de que algo va a suceder. Una cosa rara es poco probable, por lo que decimos que tiene una baja probabilidad de ocurrencia.

Dos eventos raros que ocurren en aproximadamente el mismo tiempo es mucho más probable. Por ejemplo, la probabilidad de que su cumpleaños sea una fecha determinada – por ejemplo, 1 de enero – es de 1/365. Es decir, de cada 365 lectores de este artículo, más o menos uno tendrá un cumpleaños el 1 de enero.

Ahora, la probabilidad de que el cumpleaños del siguiente lector es también el 1 de enero es 1/365 veces 1/365, o aproximadamente 1 de cada 130.000. Si mucha gente lee el artículo, tal coincidencia puede pasar. Por supuesto, es mucho más probable que dos no consecutivos lectores tendrán un cumpleaños el 1 de enero. Y es muy probable que muchos lectores tienen el mismo cumpleaños que otros lectores. (De hecho, en cualquier grupo de 23 o más personas, hay más de un 50% de probabilidades de que dos compartan cumpleaños, pero calculando que la probabilidad es más complicado.)

Volviendo al meteoro y al asteroide. Que ambos eventos ocurrieran en el mismo día nos hace pensar que podrían estar conectados. Ese instinto viene de hacer un cálculo: si es improbable, creo que no puede ser una coincidencia.

Pero los hechos no apoyan esta conclusión. En primer lugar, en el tiempo entre los dos eventos, la Tierra se movió cerca de 300.000 kilómetros, es decir, el asteroide y el meteorito se encontraban en lugares completamente diferentes. Además, viajaron en direcciones completamente diferentes, por lo que no podçian tener relación.

Así que no hay manera de que el meteoro y el asteroide estén relacionados entre sí. Es una coincidencia que los dos hechos ocurrieron el mismo día. Sin embargo, esto parece contradice nuestro instinto que no dice dos cosas muy raras no pueden ocurrir al mismo tiempo.

Para convencernos de que esto es así debemos repensar el cálculo de probabilidades. Si asteroides tan grandes como DA14 pasan cerca de la Tierra una vez cada década o dos, y los meteoritoss de mayor tamaño que el que impactó Chelyabinsk caen una vez cada 100 años (recordemos que uno similar que causó el evento de Tunguska en 1908), la probabilidad de que dos acontecimientos así ocurran en el mismo día es en realidad muy pequeña: 1 de cada 3.650 días 1 veces en 36.500 días, o alrededor de 1 en 100 millones.

Pero piense de nuevo: La Tierra tiene cerca de 4,5 mil millones de años – que son 1.600.000.000.000 días. Así que la posibilidad de que estos dos acontecimientos ocurran en un día en algún momento de la historia de la Tierra es más grande de lo que pensábamos – ya que debería haber pasado unas 12.000 veces.

Por supuesto, durante la mayor parte de esa historia de 4,5 mil millones de años, la tierra no estaba poblada por vida inteligente – los seres humanos que se dieron cuenta de que los dos eventos sucedían en el mismo día.

Entonces, ¿cuál es la probabilidad de que los golpes de meteoritos y asteroides pasen cerca de la Tierra en el mismo día en que alguien podría grabarlo en video? Eso ha sido posible durante los últimos 50 años, o cerca de cinco años, sólo si tenemos que hacerlo en un teléfono inteligente o una cámara digital. Eso es 1.825 días, lo que significa la posibilidad de que alguien esté filmando el evento es sólo una de cada 70.000 – y eso es si la gente cubriera la Tierra. Dada la baja densidad de población de la Tierra, debemos corregir este número a la baja por un factor geográfico.

También es poco probable que este acontecimiento ocurriera a menos de 3.000 millas de dónde ocurrió el impacto de Tunguska.

¿Qué pensar? Nuestro cálculo aproximado dice que el impacto de un meteorito grande en el mismo día como el más cercano pasaje del asteroide DA14 es realmente improbable. Pero fue así. Algo en nuestros supuestos podría ser erróneo. Por ejemplo, la frecuencia de impactos de meteoritos podría ser mucho más grande y nuestras estimaciones demasiado bajas porque de la mayor parte de ellos ni siquiera nos damos cuenta.


Secciones: Ciencia y Espacio • Mundo • Rusia