Qatar, próximo organizador del Mundial, acusado de alentar la esclavitud
4 mayo 2013
09:35 AM ET

Qatar, próximo organizador del Mundial, acusado de alentar la esclavitud

(CNN) – Zahir Belounis ha pasado la mayor parte de los últimos dos años sin salario, y sin ninguna perspectiva de regresar a casa, pero el futbolista francés de origen argelino ahora se enfrenta a su futuro inmediato sin la más básica de las materias primas: la comida.
"Voy a empezar una huelga de hambre", explicó el delantero de 33 años de edad. "Comienzo la próxima semana. Ellos me tratan como a un perro, pero voy a luchar. Moriré aquí en Qatar", dijo en una entrevista con CNN la semana pasada.

Belounis, que había jugado en la divisiones inferiores del fútbol francés, ahora juega para el equipo qatarí de primera división El Jaish, el club del ejército.
O por lo menos, según él, debería ser.
A pesar de tener un contrato hasta 2015, denuncia que ha sido relegado, amenazado, movido a otros clubes contra su voluntad, que no cobra su sueldo, y que, finalmente, le ha sido prohibida la salida del país, dejándole a él, a su mujer y a sus dos hijas, atrapados en Qatar.

La huelga de hambre, dice Belounis, es su última carta.

"Voy a dejar la comida y sentarme allí [en frente de la oficina de Qatar Football Association] y mostrar algunos documentos hasta que algunas personas importantes me escuchen", dijo.

"Tengo suficientes pruebas. Yo no hablo mal de Qatar. Pero hay gente aquí que no es honesta. Tengo dos hijas de las que cuidar. A nadie le importa que haya estado sin sueldo durante 23 meses".

Belounis es sin duda uno de los casos más relevantes de los que están apareciendo acerca de los derechos de los trabajadores en Qatar: el Ministerio de Trabajo recibió miles de quejas al respecto el año pasado.

Cuando CNN contactó con la Qatar Stars League y la Asociación de Fútbol de Qatar, presentando las acusaciones de Belounis el QFA dijo: "Todas las partes están analizando en profundidad el asunto, y se están planeando acciones por difamación". Además, rechazaron responder a ninguna de las quejas planteadas por Belounis.

El sistema de la Kafala
Desde que Qatar fue elegida para organizar el Mundial de fútbol en 2022, el pequeño emirato de menos de dos millones de personas, y apenas 300.000 ciudadanos, situado junto a Arabia Saudí y Bahréin, se ha presentado al mundo con un autorretrato brillante y luminosos de sí mismo.

Su familia real, encabezada por el Emir Hamad bin Khalifa Al Thani, es una de los más ricos del mundo gracias al descubrimiento y explotación de uno de los mayores yacimientos de gas natural de la tierra a finales de 1990.

Pero también han derrochado dinero en el fútbol europeo. La Fundación Qatar, financiado por el dinero procedente del gas, patrocina al FC Barcelona. Otro club español, el Málaga, llegó a los cuartos de final de la UEFA Champions League de este año, en gran parte gracias a una enorme inyección de fondos de Qatar. Y la Autoridad de Inversiones de Qatar, uno de los mayores fondos soberanos del mundo, compró el club Paris Saint-Germain,

Sin embargo, según Belounis, así como varios grupos de derechos humanos, varios jugadores y miles de trabajadores empleados en la construcción de las infraestructuras para la Copa Mundial, han sido objeto de abusos, privados de sus salarios y atrapados en un sistema del que no pueden escapar.

El llamado sistema kafala llamado – que vincula a los empleados a un empleador específico – según Human Rights Watch y la Confederación Sindical Internacional ha abierto la puerta al abuso sistemático y ha terminado por crear de facto una forma de esclavitud para más de un millón de inmigrantes que trabajan y viven dentro de sus fronteras.

"Qatar ha tenido bastante éxito dibujando una imagen progresista, cuando, de hecho, el sistema [de trabajo] es de explotación", afirma Nicholas McGeehan de Human Rights Watch.

"Siempre se repite la misma historia. El sistema de kafala, la confiscación de pasaportes, el cobro ilegal de honorarios exorbitados por parte de los agentes, la incapacidad de los trabajadores para acceder a los tribunales para obtener reparación...". Qatar tiene un sistema de salida de visados para que no se pueda abandonar el país sin la autorización del patrocinador. "Los trabajadores se encuentran atrapados en el país. Suelen sufrir impago de salarios, y son muy vulnerables", agregó.

El sistema ha llevado a una organización sindical internacional a pedir a la FIFA que retire a Qatar como organizadora de la Copa Mundial de 2022 por el tratamiento de los trabajadores migrantes.

La gran mayoría de los obreros que están edificando las construcciones para el Mundial proceden de la India, Bangladesh y Pakistán, y trabajan largas horas por poco dinero en la industria de la construcción donde las temperaturas pueden alcanzar los 50 grados en el verano.

"Me sorprendí al ver a esta explotación en el fútbol", explica Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional. "A finales de 2010 se realizó una evaluación sobre los derechos básicos de los trabajadores. La región del Golfo se destacó como un farolillo rojo. Ocupaban el último puesto de los derechos de los trabajadores. Eran fundamentalmente estados esclavistas", explica Burrow.

Estos esclavos son los que están construyendo el multimillonario proyecto de la Copa Mundial: la infraestructura de transporte, los hoteles y 12 estadios. "Se negaron a darnos libertad de asociación. Fui allí a los campos de trabajo de Qatar cada semana para reunirme con los trabajadores. Las condiciones en los campos eran miserables. Ningún espacio personal, las instalaciones de cocina eran inseguras... El sistema legal no funciona, sus contratos son arrancados a su antojo. Si en dos años [desde la adjudicación de la Copa Mundial de 2022], Qatar no ha hecho lo fundamental, no tienen ningún compromiso con los derechos humanos."

El Comité Supremo de Qatar 2022, dijo en una declaración a CNN: "La seguridad, la seguridad , la salud y la dignidad de los trabajadores – ya sean profesionales o trabajadores de la construcción – es de suma importancia. Nuestro compromiso es cambiar las condiciones de trabajo con el fin de asegurar un legado duradero de la mejora del bienestar de los trabajadores. Somos conscientes de que esto no se puede hacer durante la noche. Pero la Copa Mundial de la FIFA 2022 está actuando como un catalizador para mejorar en este sentido."

Apuntan a la Carta de Bienestar Trabajadores Migrantes que el gobierno promulgó en octubre pasado, que obliga a todos los contratistas de la Copa del Mundo 2022 y subcontratistas a rendir cuentas respecto a estrictas normas de seguridad y salud, condiciones de vida seguras y saludables y la igualdad de trato. También hay una promesa de "garantizar que los salarios se pagan a los trabajadores a tiempo".

"Siempre hemos reconocido que el actual estado de bienestar de los trabajadores necesita mejorar", continua el comunicado. "Desde el principio hemos señalado que el poder del fútbol como un gran catalizador para mejorar tangiblemente las condiciones de trabajo en Qatar y la región en general. Hemos abierto un diálogo con Human Rights Watch y la CSI en las últimas etapas de 2012, comprometiéndonos a trabajar juntos en el desarrollo del contrato de nuestros trabajadores".

La Fundación de Qatar anunció la semana pasada que iba a hacer cumplir las normas obligatorias para garantizar el bienestar de los trabajadores migrantes "ayudar a aplicar los requisitos mínimos en relación con la contratación, condiciones de vida y de trabajo, así como el tratamiento general de los empleados ocupados en la construcción y otros proyectos".

En una declaración a CNN, la FIFA sostiene que la "Copa Mundial en el Medio Oriente ofrece una gran oportunidad para la región para descubrir el poder del fútbol como plataforma para el cambio social positivo. FIFA confirma el respeto de los derechos humanos y la aplicación de normas internacionales de comportamiento como principio y parte de todas nuestras actividades ". El órgano rector del fútbol mundial señaló también que había mantenido reuniones tanto con la CSI y Human Rights Watch. "La FIFA continuará como parte de nuestra estrategia de responsabilidad social para hacer frente a las oportunidades de aumentar los efectos positivos y reducir los impactos negativos de la Copa Mundial de la FIFA hacia el 2022."

El gobierno de Qatar ha dado a entender que está dispuesto a desechar el sistema de kafala del patrocinio. "Será reemplazado por un contrato firmado por las dos partes", Hussain Al Mulla, subsecretario del Ministerio de Trabajo, dijo al diario local árabe Al Arab en 2012. Pero, como Human Rights Watch señala, no se ha establecido ningún calendario.

Después de repetidos intentos de CNN para buscar respuestas del Ministerio de Trabajo, los funcionarios de Qatar se negaron a responder.

Pero no eran sólo los trabajadores de la construcción los que estaban atrapados por el sistema. Madriguera de la CSI dijo que se sorprendió al descubrir que varios futbolistas habían caído sobre la misma suerte.

Belounis dice que sus problemas comenzaron después de que él se convirtiera en el capitán de El Jaish, un club de segunda división. Él llevó al equipo a la promoción y fue llamado a la selección de Qatar para el Mundial Militar de 2011 en Brasil. Se le dio un pasaporte, aunque temporalmente, para que pudiera competir. El equipo terminó en cuarto lugar, sólo perdiendo ante Brasil en el tercer lugar de playoffs gracias a un gol en la prórroga.

Cuando regresó a casa su pasaporte de Qatar se le retiró, le dijeron que sobraba en El Jaish y le informaron de que tenía que jugar cedido en un equipo diferente. "No quería irme, pero estuve de acuerdo, después de que me prometieran que recibiría mi salario según mi contrato". Por un tiempo , su nuevo club le pagó una pequeña parte de lo que le debían. "Pero yo no he visto ni un euro de El Jaish", se quejó.

Ahora él no tiene dinero y está sobreviviendo de las limosnas enviadas a su familia en París – una ironía dado lo mucho que la familia real de Qatar ha bombeado a PSG – además de ser apoyados por la comunidad francesa en Doha.

Él juega para el club y no tiene ninguna posibilidad de jugar para cualquier otro equipo en qatar. "Me levanto, me ocupo de mi hija, trato de quedarme como un hombre frente a mi familia", dijo."Mi mujer se deprime. He tratado de ser fuerte, pero es muy difícil. Puedo ir al gimnasio y entrenar por mi cuenta."

"El club me dijo: 'Le pagaremos, pero tiene que firmar este documento que dice que no le debemos nada. Yo dije: "Deme primero el cheque." Ellos dijeron: cuando firme el contrato", y le negaron el permiso para abandonar el país a menos que recurriera a la corte judicial".

Un jugador que se las arregló para salir del país fue el francés nacido internacional marroquí Abdeslam Ouaddou.Había jugado al más alto nivel en Francia por Nancy y en el Fulham inglés. Pero cuando Ouaddou, que representó a Marruecos más de 50 veces, fue liberado por Nancy en 2010, fue abordado por el recién ascendido club de Qatar Lekhwiya, el equipo de propiedad del príncipe heredero jeque Tamim bin Hamad Al Thani. "No tuve muchas oportunidades", admite Ouaddou, de 34 años, de su tiempo después de ser liberado.

"Ellos estaban buscando un jugador experimentado. Había jugado en Inglaterra, Francia, Grecia, en la [UEFA] Liga de Campeones. Ellos eran ambiciosos y querían ganar la Liga de Campeones asiática". Él firmó un lucrativo contrato. "Hicimos un buen trabajo en mi primer año, terminando en primer lugar," dijo. "Yo era el capitán. El primer año fue genial. Estábamos ganando todos los partidos. Y cuando usted está ganando no tiene problemas. Es hermoso", agregó.
Cuando Lekhwiya ganó el título, fue Ouaddou que fue nombrado capitán.

Ouaddou supuso que estaría preparando para un asalto a la Liga de Campeones asiática en su próxima temporada. Pero en su lugar, se le dijo que se mudaría a Qatar Sports Club. Cuando un oficial del club le dijo que primero pensó que era una broma. "Y entonces vi su cara," dijo Ouaddou. "Él dijo: 'Viene del Príncipe y todo lo que viene del príncipe no está sujeto a discusión."

Cuando se anunció el contrato de dos años de Ouaddou vio una cara diferente de la realidad del país. "Estoy más que satisfecho de haber ampliado mi estancia en el Qatar Stars League y pasar a otro gran club", dijo a la web oficial de la Asociación de Fútbol de Qatar, en agosto de 2011. Pero Ouaddou afirma que nada podría estar más lejos de la verdad.

"Le dije que no quería cambiar de club, que no quería jugar en Qatar Sports Club", dijo. "Me di cuenta que no podía oponerse a la voluntad del príncipe heredero."
Cuando regresó a Qatar después de sus vacaciones de verano en Francia se le dijo que ya no era necesario. Le dejaron d epagar y se le excluyó de una gira de pretemporada de España. Le apartaron del equipo hasta tal punto que ni siquiera le dieron un dorsal. Ouaddou reclamó a la FIFA. "Lo hice tras cinco meses sin salario. Tuve que pagar la escuela y alimentar a mis hijos y comprar ropa. Decidí romper el contrato y abandonar el país", dijo.

"Cuando me pidieron mi permiso de salida de mi primer club, mi patrocinador en Lekhwiya, un oficial del club me dijo: 'No le daremos un visado de salida hasta que se resuelva su queja sobre Qatar ante FIFA".

No fue sino hasta que amenazó con llevar su caso a un grupo de derechos humanos, que finalmente le dieron el permiso para salir. Le dijeron: "Vamos a dejar que te vayas del país, pero su queja ante la FIFA tomará unos cuatro a seis años para obtener su dinero porque tenemos mucha influencia y somos muy poderosa en la FIFA", recordó.

"Cuando se trabaja en Qatar se pertenece a alguien. No eres libre. Eres un esclavo. Por supuesto que no es la misma situación que la de los empleados de la construcción, pero es la misma metodología", explicó.

Cuando se le preguntó por estas declaraciones a la Asociación de Fútbol de Qatar, se negó a responder a las acusaciones concretas.

Ouaddou está de vuelta en Francia, entrenando con su antiguo club Nancy y en espera del resultado de la investigación de la FIFA.
"Podemos confirmar que la FIFA ha abierto un procedimiento sobre el caso se hace referencia. No podemos comentar más que las investigaciones están en curso." dijo la FIFA en un comunicado, agregando que había recibido la reclamación de Ouaddou en octubre.

Todo el mundo está pendiente de las decisiones adoptadas por la FIFA en el caso de Ouaddou.Mientras, Belounis sigue atrapado sin una solución. "Mi vida ahora es un desastre", dijo. "¿Quién me puede ayudar?" Ouaddou ha logrado salir, pero la batalla continúa y la experiencia ha dejado un sabor amargo. "Un país que no respeta los seres humanos no se merece el derecho a organizar la mejor competición del mundo", aseguró.

Temas:
Secciones: Deportes • Fútbol • Francia • Mundo • Noticias • Qatar