¿Beber alcohol durante el embarazo tiene ventajas?

(CNN) - No bebas alcohol si estás embarazada; ni siquiera un poco.

El sentido común parece así indicarlo. La premisa ha sido además enfatizada en numerosas ocasiones por organizaciones médicas como el American College of Obstetricians and Gynecologists. Sin embargo, los científicos siguen investigando sobre los efectos específicos que el consumo de alcohol tiene sobre los niños.

Un nuevo estudio del BMJ Group buscó identificar si el consumo moderado afecta el desarrollo neuronal del feto. Para comprobar esto, sometieron a niños de diez años a diversas pruebas de equilibrio.

Los investigadores descubrieron que aquellas madres que tomaron entre tres y siete copas de alcohol por semana durante el embarazo no tuvieron, en promedio, hijos con problemas de equilibrio a los diez años. En algunos casos incluso se observaron ciertas ventajas. Sin embargo, estas fueron apenas asociaciones y no pruebas de que el alcohol mejore el desarrollo de los niños.

Tampoco significa que esté bien tomar alcohol durante el embarazo, indicaron los expertos. No se ha establecido ninguna medida de alcohol segura para mujeres embarazadas, por lo que es mejor no arriesgarse.

Participantes

Participaron de la investigación 6915 niños, que fueron evaluados en diversas pruebas de equilibrio. La información sobre el consumo de alcohol de sus madres estaba disponible.

La mayoría de las madres (un 70%) no bebió alcohol durante el embarazo. Un 25% tomó entre una y tres copas por semana, y un 5% consumió siete o más copas por semana.

Métodos

Los expertos evaluaron a los niños en diversas formas de equilibrio, incluyendo caminar por una tabla y pararse en un pie durante 20 segundos.

Resultados

Los investigadores no hallaron evidencias de que el consumo de alcohol durante el embarazo fuera prejudicial para el equilibrio. De hecho, el mayor consumo tuvo cierta correlación con mejores resultados en algunas de las pruebas, como la de mantener el equilibrio sin moverse.

Pero, al mismo tiempo, los autores del estudio observaron que los mayores consumos totales de alcohol estuvieron asociados a “ventajas sociales”, es decir, mejores niveles socioeconómicos. Las “desventajas sociales”, en tanto, estuvieron asociadas a episodios alcohólicos y abstinencia.

Dado que la disparidad de los estatus socioeconómicos está vinculada a factores como el estrés y los seguros de salud, podría ser que estos fueran los responsables de cualquier beneficio, y no el alcohol.

Cómo interpretar

Las correlaciones de la investigación no demuestran que el alcohol haya causado alguno de los efectos observados.

El doctor Robert Sokol, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad Estatal Wayne, indicó que este estudio es similar a otros publicados en el pasado. No significa que el alcohol produzca mejores o peores resultados, sino que podría haber otros factores sobre las madres que bebieron.

“No se puede estar seguro sobre los efectos que el alcohol tendrá en cada bebé, por lo que es mejor no arriesgarse”, precisó.

“Si estuviera embarazado, no bebería”, agregó.