5 cosas que no sabías sobre la épica estafa de Bernard Madoff

Por Aaron Smith, CNNMoney

(CNNMoney) - Esta semana se celebra el quinto aniversario del arresto de Bernard Madoff, autor intelectual del esquema Ponzi mejor conocido de la historia.

Fue arrestado el 11 de diciembre de 2008 por engañar a miles de inversionistas por miles de millones de dólares. Se declaró culpable tres meses después de las acusaciones de fraude y fue sentenciado a 150 años en prisión federal.

Actualmente se encuentra cumpliendo su condena en la prisión de seguridad media Complejo Correcional Federal en Carolina del Norte y según está programado, será puesto en libertad el 14 de noviembre de 2139.

El escándalo ocasionado por Madoff ha sido noticia durante años, pero todavía hay muchas cosas que la gente no sabe acerca del esquema Ponzi más grande de la historia.

1. Sólo una fracción de las miles de víctimas de Madoff han recuperado todo su dinero.

Irving Picard, el fiduciario designado por el tribunal en el caso de Madoff, ha recuperado más de 9.500 millones de dólares de los 20.000 millones en activos robados.

Aproximadamente la mitad de esa cantidad, casi 4.900 millones de dólares, ha sido distribuida a las víctimas de Madoff. Además, la Corporación para la Protección de los Inversionistas en valores ha proporcionado 800 millones de dólares en seguros para las víctimas.

Los inversores estafados han presentado 16.519 denuncias a Picard. Hasta ahora, 1.107 han sido completamente reembolsados. Otras 1.410 cuentas tienen derecho a indemnización y han sido parcialmente reembolsadas.

La mayoría de las denuncias, casi 11.000, fueron rechazadas porque eran de "terceros" inversores: Habían invertido con otras compañías financieras que a su vez invirtieron con Madoff. Pero los terceros inversores también tendrán un poco de alivio. El mes pasado, el Departamento de Justicia creó un fondo de 2.350 millones de dólares para ellos.

2. Incluso ahora, nadie sabe cuándo empezó la operación de Madoff.

Nadie ha podido probar cuándo Madoff comenzó a robarle a los inversionistas. El mismo Madoff ha hecho afirmaciones contradictorias respecto a cuándo inició el crimen. Hace unos meses, le dijo a CNNMoney en una entrevista que todo comenzó en 1987, pero después dijo que el plan empezó en 1992. Algunos informes dicen que el crimen épico de Madoff podría haber comenzado tan pronto como en los años sesenta, cuando empezó a trabajar en Wall Street.

El ex gerente de cuentas de Madoff, Frank DiPascali, Jr., dijo en el testimonio de la corte que fechorías financieras habían estado ocurriendo "desde mucho tiempo atrás". Él empezó a trabajar en la empresa en 1975.

3. Madoff en realidad no robó 65.000 millones de dólares.

A menudo se hace referencia a su operación fraudulenta como un crimen de 65.000 millones de dólares. De hecho, en realidad robó 20.000 millones de dólares en fondos principales que fueron invertidos con él. Sin embargo, su empresa generó estados de cuenta diciéndole a los inversionistas que habían ganado devoluciones que les daban un valor total de 65.000 millones de dólares. Así que según las personas que le habían confiado a Madoff sus ahorros de toda la vida, en realidad perdieron 65.000 millones de dólares. Es sólo que dos tercios de ese dinero fue una ficción de la imaginación de Bernie.

4. Los abogados se han embolsado más o menos 800 millones de dólares al arreglar el desastre ocasionado por Madoff.

Picard y su compañía tienen la tarea de rastrear los bienes robados de Madoff, y redistribuirlos a las víctimas. Ésta es una enorme tarea internacional, gran parte de la cual ha sido externalizada a otras firmas de abogados. Los abogados han recibido más o menos 823,6 millones de dólares en honorarios y gastos desde el arresto de Madoff en 2008. La gran mayoría (468,1 millones de dólares) la recibió Baker Hostetler.

5. La vida en prisión no es tan mala, dijo Madoff. Pero aún así, no puede dormir.

En una entrevista con CNNMoney en mayo, el autor del fraude, de 75 años de edad, dijo que tenía un trabajo en el que ganaba 40 dólares al mes limpiando teléfonos y computadoras por "unas cuantas horas al día". Cree que sus compañeros en prisión lo respetan y que pasa gran parte de su tiempo leyendo periódicos y novelas.

Se despierta temprano, a las 4:30 a.m, no porque tenga que hacerlo, sino porque no puede dormir. Lo persigue, dijo, el recuerdo del suicidio de su hijo mayor, Mark, quien se ahorcó el 11 de diciembre de 2010, para el segundo aniversario del arresto de su padre.

"Soy el responsable de la muerte de mi hijo Mark, y eso es muy, muy difícil", afirmó. "Yo vivo con eso".