(CNN) — Un adolescente de 15 años, quien sobrevivió a un vuelo de California hacia Hawái, al viajar en el hueco de la rueda del tren de aterrizaje de un avión, dijo que intentaba llegar a Somalia para ver a su madre, informó un oficial a CNN este martes.

El adolescente, que aún no es identificado, pasó más de seis horas en tierra firme antes de que el jet con destino a Hawai despegara, informaron oficiales gubernamentales.

Lee: 8 historias de polizones que sobrevivieron de milagro en el tren de aterrizaje de un avión 

El menor brincó una cerca en el aeropuerto de San José, California, antes de la 1 a.m. (local), varias horas antes de que el vuelo 45 de la aerolínea Hawaiian Airlines despegara a las 7:55, según el oficial.

El oficial, quien habló de forma anónima, no sabe en qué momento el adolescente brincó al tren de aterrizaje, pero dijo que el avión estuvo en el aeropuerto desde la 1 a.m.

Los investigadores dicen que no creen que el adolescente supiera hacia dónde se dirigía el avión y que solo se dirigió a la nave más cercana.

Las autoridades dicen que el adolescente bajó de la rueda del Boeing 767 una hora después de que aterrizó en el aeropuerto de la isla de Maui. Actualmente se encuentra en custodia de trabajadores de servicio social, dijo Kayla Rosenfeld, vocera del Departamento de Servicios Humanos.

El adolescente dijo a las autoridades que es originario de Santa Clara, California, y que escapó de su casa el domingo, según el agente especial Tom Simon del FBI.

El menor le dijo a los investigadores que se metió en el hueco de la rueda del avión y perdió el conocimiento cuando el avión despegó.

Si su historia es cierta —el FBI la investiga—, viajó en un compartimiento estrecho durante casi cinco horas, a altitudes que llegaron a 38,000 pies (unos 11,400 metros) sin oxígeno y en temperaturas bajo cero.

Desde 1947, se sabe de 105 personas que han intentado viajar dentro de las ruedas de 94 aviones en todo el mundo, según el Instituto Médico de la Administración Federal de Aviación.

De ellos 25 personas sobrevivieron, incluido un niño de 9 años, una tasa de supervivencia de 24%. Uno de los vuelos fue a una altura de casi 12,000 metros.

Las condiciones los ponen en un estado de virtual "hibernación".