Por Alexandra Jaffe, CNN

(CNN) — La asistente sénior de un legislador republicano renunció tras regañar a las hijas del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por vestir como si "se merecieran un sitio en un bar" y escribió en una publicación en Facebook que "intentaran mostrar algo de clase".

Elizabeth Lauten, directora de comunicación del asambleísta por el estado de Tennessee, Steve Fincher, confirmó a CNN que planeaba renunciar el lunes.

La publicación de la portavoz se ha vuelto viral y ha atraído duras críticas, además de que ha suscitado llamados a que la separen de su cargo.

Lauten, antigua miembro del equipo de comunicación del Comité Nacional Republicano, escribió el discurso contra las hijas del presidente en una publicación en Facebook el Día de Acción de Gracias.

En la publicación las regañó por la ropa que llevaban y por la expresión de aburrimiento que mostraron durante la ceremonia de indulto del pavo que se llevó a cabo el 26 de noviembre; arremetió contra el presidente y la primera dama por no "respetar sus cargos".

"Queridas Shasha y Malia: entiendo que ambas están en esos horribles años adolescentes, pero son parte de la familia presidencial, traten de mostrar algo de clase. Al menos respeten el rol que les corresponde", escribió Lauten.

"Bueno, ni su madre ni su padre respetan mucho sus cargos ni al país en todo caso", agregó. "Así que imagino que se están quedando cortos en cuanto a ser un 'buen ejemplo a seguir'".

Aunque ni Sasha ni Malia Obama (de 13 y 16 años, respectivamente) mostraban mucho entusiasmo por haber acompañado a su padre a la ceremonia de indulto al pavo del miércoles, muchos medios de comunicación se mostraron divertidos por sus muecas típicamente adolescentes.

Sin embargo, Lauten dio unos consejos a las hijas del presidente y les imploró en la publicación en Facebook: "lleguen más allá… estén a la altura de la ocasión" y "actúen como si les importara estar en la Casa Blanca".

"Vistan como si merecieran respeto, no un sitio en un bar. Y definitivamente no hagan muecas durante los eventos públicos televisados", concluyó.

The Root, un sitio de noticias afroestadounidenses, tuiteó la publicación y pronto cobró impulso en las redes sociales, lo que suscitó duras críticas en la red. Uno de los detractores de Lauten publicó una petición en el sitio Change.org (una popular herramienta progresista de organización) en la que pidió que separaran a Lauten de su cargo.

Unas horas después de que la publicación se volvió viral, Lauten regresó a Facebook para publicar una disculpa, en la que reconoció que "juzgó rápidamente a las dos jovencitas de una forma en la que no me hubiera gustado que me juzgaran cuando era adolescente".

"Tras rezar muchas horas, tras hablar con mis padres y releer mis palabras en la red puedo ver con más claridad lo hirientes que fueron mis palabras. Por favor sepan que esos sentimientos realmente no tienen cabida en mi corazón", escribió.

Lauten también prometió que "aprendería y crecería… tras esta experiencia".

Ni Lauten, ni su superior (Jessica Carter), ni Fincher respondieron a las solicitudes de comentarios que se les hicieron llegar vía correo electrónico.