Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, en el F8 Summit de San Francisco, California, el 25 de abril de 2015. (Crédito: Josh Edelson/AFP/Getty Images)

(CNNMoney) - Paul Ceglia, un fugitivo que afirma ser el dueño del 50% de Facebook, no puede apelar un fallo judicial es su contra.

Un tribunal federal de apelaciones dijo que el intento de Ceglia, de 41 años de edad, de retomar su caso contra Mark Zuckerberg y Facebook, el cual ha durado varios años, "no tenía fundamento".

La extraña batalla legal de Ceglia contra Facebook comenzó en 2010, cuando Ceglia presentó una demanda en Nueva York en la que afirmaba que él le había pagado a Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, para crear un sitio web similar a lo que Facebook se convirtió, y que habían acordado repartirse la compañía 50-50.

Ceglia afirmaba estar en posesión de un acuerdo de "Prestación de servicios", con fecha de abril de 2003, en el que Ceglia acordaba pagarle a Zuckerberg por el trabajo de desarrollo de un sitio llamado StreetFax, el cual ya no existe. Ceglia afirmó que el acuerdo también cubría el trabajo realizado en un sitio incipiente llamado "the Face Book" y presentó un contrato para respaldar su afirmación.

Un tribunal dictaminó que Ceglia había falsificado esos documentos, y el caso fue desestimado. El contrato real, descubierto en uno de los discos duros de Ceglia, no incluía nada relacionado con Facebook, argumentaron los fiscales.

En 2012, Ceglia fue arrestado después de que un jurado federal lo acusara de dos cargos de fraude: un delito de fraude por correo y un delito de fraude por medios electrónicos, cada uno de los cuales conlleva una sentencia máxima de 20 años en prisión. Según lo establecido, el juicio iba a dar inicio el 4 de mayo. Estaba previsto que Zuckerberg testificara en su contra.

Pero Ceglia se deshizo de su pulsera de seguridad el mes pasado y desapareció. Actualmente se desconoce su paradero, al igual que el de su esposa y sus dos hijos. Los fiscales dicen que Ceglia preparó un aparato que simulaba movimientos y lo incorporó a la pulsera electrónica para permanecer inadvertido.

A pesar de su situación de fugitivo y de la gran cantidad de evidencia que hay en su contra, Ceglia buscó retomar sus argumentos en contra de Zuckerberg y Facebook.

El lunes, el Segundo Tribunal de Circuito de Apelaciones de EE.UU. en Nueva York emitió un fallo mordaz, en el que se refería a Ceglia como "un individuo que en repetidas ocasiones ha demostrado un total desprecio hacia nuestro sistema judicial". Incluso sin considerar el hecho de que él ha intentado escapar de la justicia, la corte dijo que mantendría el fallo del tribunal inferior.

El tribunal de apelaciones acordó con el tribunal inferior que Ceglia evidentemente había adulterado el contrato de prestación de servicios y señaló que "la abrumadora evidencia forense muestra... discrepancias en la antigüedad de la tinta, el tipo de letra, el formato, el tóner de la impresión, el papel y la escritura a mano".

"Sin duda, muchas de las irregularidades de las que se sospecha, mencionadas por los expertos, son evidentes a simple vista, incluso para quienes no cuentan con capacitación al respecto", indicó el tribunal de apelaciones.

También dijo que la afirmación de Ceglia en relación a que no recordaba que tenía el 50% de Facebook en propiedad "va en contra del sentido común". Cuando se le preguntó por qué había esperado para sacar el caso a la luz hasta 2012, siete años después de la creación de Facebook, Ceglia dijo que se le había olvidado.

Resultó que la demanda de Ceglia coincidió con el estreno de la película "La red social", y esto es algo que el tribunal de apelaciones calificó de ser "conveniente".

Facebook aplaudió la decisión del tribunal.

"Desde el primer día, hemos dicho que este caso es un fraude y luego de revisar la evidencia, el tribunal de apelaciones estuvo de acuerdo", dijo la vocera de Facebook, Vanessa Chan. "Nos agrada ver que la verdad haya prevalecido".

A pesar de la naturaleza frívola de la demanda, ésta ha atormentado a Facebook durante años. Cuando Ceglia inicialmente presentó sus cargos a mediados de 2010, un tribunal estatal del condado de Allegany en Nueva York congeló brevemente los activos de la compañía, mientras los abogados de Facebook luchaban por esclarecer las afirmaciones de Ceglia y los acuerdos de Zuckerberg antes de Facebook.

Desde entonces, las mentiras de Ceglia han salido a la luz, y él ha cambiado de equipo de abogados como cambiar de papel de baño.

Antes de la demanda de Facebook, Ceglia había tenido varios roces con la ley, entre ellos una condena por el delito de posesión de 400 gramos de un compuesto que está presente en cierta clase de hongos alucinógenos. En 2009, Ceglia fue declarado culpable del delito de fraude en relación con una compañía de perdigones de madera de la que era propietario.