(CNN Español) – A todos nos encanta un día de playa en el verano, pero debemos tener mucha precaución en esta época del año en la que hay un incremento de Enterococcus faecalis, Escherichia coli y Vibrio vulnificus, algunas de las bacterias dañinas para la salud.

Así lo advierte la doctora Helena M. Solo-Gabriele, ingeniera ambiental de agua de la Universidad de Miami.

Pero, ¿cómo podemos saber qué playas contienen un alto nivel de estas bacterias?

Científicos de la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami han desarrollado un nuevo método para identificar los niveles de bacterias nocivas en las playas recreativas. Este método detecta las bacterias dañinas como las fecales: Enterococcus faecalis y Escherichia coli.

Con este modelo se recolecta información sobre las olas, las mareas, las precipitaciones y la radiación solar para identificar con mayor precisión la concentración de bacterias dañinas y su movimiento a lo largo de la costa, lo cual permite que la evaluación de las playas sea más certera y rápida que con el método que se utilizaba anteriormente.

Hoy día, se usa el muestreo directo del agua en las playas, las cuales se someten a un análisis a través de programas especializados de computación. Este muestreo requiere un análisis de laboratorio de un día para detectar el riesgo que existe en una playa contaminada para la salud de los seres humanos. Por lo tanto, se requieren de 24 a 48 horas después del muestreo para poder emitir un mandato de cierre de playa, si fuera necesario.

El método propuesto por la Universidad de Miami no detecta la temida bacteria Vibrio vulnificus. Las bacterias fecales llegan a la playa por el excremento animal, y se reproducen más rápidamente en las playas cálidas y calmadas. Por otra parte, la bacteria Vibrio vulnificus se encuentra naturalmente en las playas con aguas de altas temperaturas y tranquilas.

Si las personas ingieren cualquier de estas dos bacterias pueden presentar síntomas similares: vómitos, diarrea y dolores abdominales. Pero si la bacteria Vibrio vulnificus penetra una herida abierta, causa úlceras, ruptura de la piel y en algunos casos puede causar la muerte.

La doctora Helena M. Solo-Gabriele recomienda:

  • Tener basureros cerrados en la playa para que cuando llueva, no se contaminen.
  • Si se llevan animales a la playa, los dueños se deben encargar de sus desperdicios y no alimentar a los pájaros para que no dejen residuos.
  • Si se tiene una herida abierta, es mejor evitar las playas cálidas, pero de hacerlo, debe darse una ducha con agua limpia una vez termine su baño en la playa.

En el futuro, se espera identificar todo tipo de bacterias dañinas en el mar, para así poder disfrutar de un día de playa sin preocupaciones de tener un problema de salud o una complicación que pudiese causar la muerte.