(CNN Español) -  El presidente Barack Obama participó en el funeral este viernes del reverendo Clementa Pinckney, una de las víctimas de la masacre en la iglesia de Charleston la semana pasada. El mandatario lo llamó un "hombre de Dios que vivió por la fe".

Al finalizar su discurso, Obama cantó 'Amazing Grace', el tradicional himno cristiano.

"Estamos aquí hoy para recordar a un hombre de Dios que vivió por la fe", dijo Obama. "Un hombre que creía en cosas que no se ven. Un hombre que creía que había mejores días por delante, en la distancia. Un hombre de servicio que perseveró a sabiendas de que no recibiría todas esas cosas que le prometieron, porque creía que sus esfuerzos proporcionarían una mejor vida para los que siguieron ".

La vida y legado de Pinckney

El reverendo Clementa Pinckney murió el miércoles haciendo lo que siempre había sentido, era correcto para él.

Estaba predicando la Palabra cuando él y otras ocho personas fueron asesinados a tiros en la masacre.

Pinckney, de 41 años, respondió al llamado a predicar hace casi 30 años, a la edad de 13 años, de acuerdo con una biografía publicada en el sitio web de la iglesia.

Él fue un triunfador toda su vida. Fue nombrado pastor por primera vez cuando tenía 18 años. Se graduó magna cum laude de Allen University y fue presidente del cuerpo estudiantil.

La revista Ebony lo incluyó como uno de los "mejores estudiantes universitarios en Estados Unidos".

En 1996, a los 23 años, fue elegido miembro de la Cámara de Representantes de Carolina del Sur, la persona negra más joven en ser elegida.

Cuatro años más tarde, fue elegido para el Senado estatal.

Pinckney impulsó una legislación para para que la policía usara cámaras corporales, ya que creía que esto protegería a las personas, dijo su primo, el senador estatal Kent Williams.

Cuando estaba en la Legislatura, el reconocimiento nacional de sus logros continuó. El columnista del Washington Post, David Broder, dijo que Pinckney era "alguien que levantaba el espíritu político por sorprendentemente no volverse cínico en torno a la política".

El representante de Estados Unidos Mark Sanford, exgobernador de Carolina del Sur, fue parte de quienes le rindieron tributo el jueves.

"Él era un ser humano extraordinario", le dijo Sanford a "New Day", de CNN. "Tenía una voz grave y profunda —la voz de un locutor de radio, si te parece— y abordaba la vida con el mismo nivel de seriedad".

Williams lo llamó "un hombre de carácter". "Era un hombre temeroso de Dios. Era un hombre de familia".

Williams añadió lo siguiente: "Él tenía una pasión por ayudar a los pobres, por ayudar a mejorar la calidad de vida de toda la humanidad. Pero sobre todo de los más pequeños de entre nosotros".

A Pinckney le sobrevive su esposa, Jennifer, y dos hijas, Eliana y Malana.