Jack, de 7 años, rompió su alcancía, juntó 20 dólares y se fue a la mezquita personalmente a dar su donación a un miembro del consejo del Centro Islámico.

(CNN) - Después de los devastadores ataques en París, algunos musulmanes han sido amenazados e incluso atacados.

Pero un pequeño niño se negó a ser únicamente un espectador después de que una mezquita en su pueblo natal fuera profanada.

El Centro Islámico de Pflugerville, una mezquita en un centro comercial en los suburbios de Austin, Texas, fue destrozada el lunes. De camino a las oraciones matutinas, los miembros de la comunidad de la mezquita encontraron heces embarradas en la banqueta y hojas del Corán –el libro sagrado islámico– rasgadas y dispersas afuera del centro.

"Es repugnante, es asqueroso", dijo Laura Swanson, quien vive en Pflugerville. "No importa lo que tú creas, lo que yo crea, lo que él crea o lo que cualquiera crea, todas las creencias son importantes".

Cuando Jack, su hijo de 7 años, se enteró de lo que le sucedió a la mezquita local, él quería ayudar en todo lo que pudiera.

Él vació su alcancía, juntó 20 dólares y se fue a la mezquita personalmente a dar su donación a Faisal Naeem, un miembro del consejo del Centro Islámico.

"En el auto íbamos platicando acerca de cómo alguien había embadurnado popó en su iglesia, que eso era algo realmente terrible; conversamos acerca del propósito de las iglesias y cómo las iglesias de todas las personas son importantes", dijo Swanson.

Ella quiere que este incidente se convierta en un momento que le deje una enseñanza a Jack.

"Creo que es muy bueno involucrar a los niños y hacerles saber lo que en realidad es importante".

Naeem dijo que la donación de Jack significó muchísimo para él en lo personal.

"Son 20 dólares, pero el hecho de que Jack haya reunido sus centavos, vale 20 millones de dólares para mí y para nuestra comunidad", dijo Naeem.

Él tiene un hijo de la misma edad que Jack.

"Esto me da esperanza, porque significa que no se trata de estar uno contra el otro", dijo Naeem.

Los oficiales locales dijeron que están investigando el vandalismo como un crimen de odio.