(Dan Kitwood - WPA Pool /Getty Images)

(CNN) – David Cameron y su esposa, Samantha, se beneficiaron de acciones que tenían en una compañía basada en Panamá creada por su padre, dijo el primer ministro británico a ITV News, afiliada de CNN, en una entrevista exclusiva.

Cameron, quien dijo a ITV que no tiene nada que ocultar, dijo que él y su esposa tenían 5.000 acciones de Blairmore Investment Trust, que se vendieron en enero de 2010 por alrededor de 30.000 libras (unos 42.200 dólares al cambio actual).

"Pagué (en Reino Unido) el impuesto sobre los dividendos. Hubo un beneficio, pero fue menor que el mínimo no imponible sobre las ganancias de capital, por lo que no pagué impuestos sobre las ganancias de capital", dijo a la cadena británica.

Según los informes del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, el padre de Cameron, Ian Cameron –ya fallecido-, utilizó los servicios de la firma de abogados Mossack Fonseca para evitar que Blairmore Holdings Inc. pagara impuestos del Reino Unido.

Cuando se le preguntó el lunes sobre los informes, el primer ministro dijo: "Yo no poseo acciones, no hay fideicomisos offshore, no hay fondos en el extranjero, nada de eso".

El ICIJ analizó documentos que muestran que la firma Mossack Fonseca ayudó a establecer empresas fantasma secretas y cuentas offshore a ricos y poderosos de todo el mundo.

Conocidos como los documentos de Panamá, los más de 11 millones de documentos contienen referencias a 12 líderes mundiales actuales o anteriores, así como otros 128 políticos y funcionarios públicos.

Cameron se convirtió en primer ministro en mayo de 2010 después de que él y su esposa vendieran sus participaciones.

Le dijo a ITV: "Quiero ser lo más claro posible sobre el pasado, el presente, el futuro, porque francamente no tengo nada que ocultar".

¿Cómo se obtuvieron los documentos?

Una fuente anónima le dio los documentos al periódico Suddeutsche Zeitung de Alemania, y el periódico los compartió con el consorcio de periodistas. Otras organizaciones de medios que reportaron sobre los documentos incluyen a la BBC, el periódico The Guardian y McClatchy.

CNN no ha podido verificar de manera independiente los reportes y está buscando comentarios de las figuras más prominentes que mencionan.