(CNN) - Un paciente no identificado en la Florida está siendo tratado después de haber sido infectado con una ameba comecerebros la semana pasada, según el Departamento de Salud de Florida. Es el cuarto caso conocido de este año de la infección por el parásito Naegleria fowleri.

"Creemos que el individuo contrajo la infección después de nadar en el agua insalubre de una propiedad privada", dijo Mara Gambineri, directora de comunicaciones del Departamento de Salud, señalando que no existe ningún riesgo para el público en general.

El parásito es casi siempre mortal. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entre 1962 y 2015 ha habido 138 casos conocidos de meningoencefalitis amebiana primaria, la infección causada por la ameba, y sólo tres de esos pacientes sobrevivieron.

Las personas se infectan al nadar en agua dulce caliente, tal como un lago o río. La ameba entra por la nariz y luego va al cerebro, donde se destruye el tejido cerebral, causando inflamación y la muerte. Los síntomas comienzan entre uno y nueve días después de la exposición e incluyen dolor de cabeza, fiebre, náuseas y vómitos.

Se puede confundir con la meningitis en un primer momento. Luego, comienzan síntomas como rigidez en el cuello, convulsiones y alucinaciones a medida que la infección se vuelve peor. Los infectados mueren entre uno y 18 días después de que comiencen los síntomas.

¿Este tratamiento podría salvar su vida?

Una droga anti parasitaria llamada miltefosina (vendido como Impavido) se ha utilizado para tratar a los pacientes e incluso, en dos casos, en 2013, salvó la vida de las víctimas.

En marzo, el fármaco fue aprobado para el tratamiento de otra infección parasitaria llamada leishmaniasis. Ahora, la compañía farmacéutica, Profounda Inc., puede proporcionarla para otros usos incluyendo el tratamiento de la meningoencefalitis amebiana primaria.

Anteriormente, se consideraba que el fármaco era de investigación y sólo se podía obtener de la CDC. Ahora, Profounda puede proporcionar el medicamento directamente a los hospitales, aunque el CDC dijo que todavía ayuda a coordinar en estos casos.

El director ejecutivo de Profounda Todd MacLaughlan dijo que está optimista acerca de la supervivencia y la recuperación del paciente en Florida, a pesar de que no podía dar detalles, citando la privacidad del paciente.

Fue contactado por un farmacéutico en el hospital donde el paciente está siendo tratado después de que un médico observara la posibilidad de que la persona se hubiera infectado con Naegleria fowleri. MacLaughlan fue capaz de llevar el tratamiento en el hospital en menos de 30 minutos para que el tratamiento pudiera comenzar incluso antes de la prueba confirmó la presencia de la ameba.

"Esto es lo más optimista, cautelosamente optimista, que he sido hasta ahora en comparación con otros casos debido a la rapidez con la que el paciente fue diagnosticado y tratado en combinación con otras drogas", dijo.

Una ameba 'comecerebros' acabó con la vida de una joven de Ohio que estaba en un viaje de su iglesia en Carolina del Norte, informaron el miércoles funcionarios de salud el pasado junio.

La joven de 18 años murió de meningoencefalitis amebiana primaria, una rara pero fatal infección cerebral causada por la ameba Naegleria fowleri, dijo Mitzi Kline, director de comunicación de Salud Pública del Condado de Franklin. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades confirmaron la presencia de la ameba en el fluido de la espina cerebral.

El único contacto de la joven con el agua "se cree que fue cuando estaba con otros en una balsa que volcó en el Centro Nacional Whitewater en Charlotte" mientras se encontraba, informó el Departamento de Salud y Servicio Humanos de Carolina del Norte.

Una persona no se enferma por consumir agua contaminada, pero si agua con la ameba Naegleria fowleri entra en el cuerpo a través de la nariz y viaja al cerebro, las consecuencias son casi siempre mortales. Esto puede resultar de realizar clavados y entrar al agua mediante un tobogán.

También han habido casos por la desinfección inapropiada del agua de una alberca o agua embotellada calentada y contaminada. Sin embargo, las infecciones ocurren generalmente por nadar durante los meses de verano en ríos y lagos en los estados del sur de Estados Unidos.