(CNN) - El presidente de EE.UU. Barack Obama visitó el martes Baton Rouge, Louisiana, una ciudad devastada por las inundaciones, y evaluó los daños en medio de lo que se ha convertido en un juego político.

"Estamos devastados por la pérdida de vidas", dijo Obama después de ver de primera daño el daño en la capital del estado, que ha causado que más de 106.000 residentes y hogares se registren para asistencia de l Agencia Federal de Manejo de Emergencias. Más de 60.000 casas quedaron dañadas, dijeron las autoridades, y 13 personas murieron.

Las inundaciones han creado un dolor de cabeza para la Casa Blanca debido a que las críticas contra Obama que lo acusan de demorarse en visitar el estado. Estuvo la semana pasada de vacaciones en la isla Martha's Vineyard, mientras el candidato republicano Donald Trump y su fórmula vicepresidencial, Mike Pence, visitaron el estado y entregaron suministros.

"El martes es muy tarde", le dijo Trump a Fox News el fin de semana. "Tome un avión y vaya a Louisiana para ver qué está pasando, porque es un desastre".

El periódico local, The Advocate, originalmente criticó al presidente por no terminar sus vacaciones en Martha's Vineyard inmediatamente para visitar la región. Pero la junta editorial elogió su decisión de ir el martes.

"Recibimos con agrado la noticia de la visita de Barack Obama hoy para evaluar los daños, lo que debería ayudar a la recuperación en la zona del desastre como una prioridad nacional", escribió la junta editorial.

La visita de Trump fue bien recibida por las autoridades locales, y por un momento le dio a Trump la oportunidad de mostrar la madera presidencial que dice tener.

"Ayudó a arrojar luz sobre Louisiana y  la difícil situación que tenemos aquí", dijo John Bel Edwards, gobernador del estado, un demócrata.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, defendió —a bordo del Air Force One— el momento del viaje, diciendo que el "presidente está acostumbrado a la gente que intenta sumar puntos políticos incluso en situaciones en las que no deberían".

Earnest dijo que ya fueron aprobados 120 millones de dólares en ayuda y que se empezarán a dar a los residentes afectados.

Edwards, quien recibió a Obama cuando aterrizó el martes, había dicho antes que esperaba que el presidente esperara unas semanas antes de ir al estado, teniendo en cuenta la comitiva y el personal de Servicio Secreto que está en los viajes presidenciales, algo que habría comprometido los recursos mientras las autoridades hacen frente a las inundaciones.

Hillary Clinton, la rival demócrata de Trumo, dijo el lunes que también planea viajar al lugar. Su campaña dijo en un comunicado que viajará en algún momento no especificado más adelante.

"Las inundaciones de este mes en Louisiana son una crisis que exigen una respuesta nacional", dijo. "Estoy comprometida con visitar las comunidades afectadas por las inundaciones, en un momento en que la presencia de una campaña política no perturbe la respuesta (a la emergencia), para discutir cómo podemos reconstruir (el lugar) juntos".