(CNN) – Neblina, agua y luz son algunos de los elementos efímeros del artista danés-islandés Olafur Eliasson.

Balanceándose en la línea entre artista y diseñador, Eliasson es conocido por sus instalaciones de arte a gran escala, como los icebergs derretidos, un río bajo techo hecho por el hombre, y una cascada que cae desde las nubes. Estas obras son tan visualmente hermosas como estimulantes intelectualmente hablando, algo común –según Eliasson– del arte escandinavo.

Enter uncertainty – Fog assembly @chateauversailles

A video posted by Studio Olafur Eliasson (@studioolafureliasson) on

“En la historia del arte escandinavo hay un balance interesante entre la forma y el contenido, lo que dices y cómo lo dices”, comenta.

Perspectiva internacional

Aunque nació y creció en Copenhague, el arte de Eliasson tiene una presencia internacional. Su familia es de Islandia, estudió en Berlín, y sus obras han sido exhibidas alrededor del mundo.

Su más reciente proyecto, una exhibición en el Palacio de Versalles que incluye una cascada suspendida en el aire, mostró cómo algunas de las ideas del artistas han roto barreras tal como él lo ha hecho.

#waterfall #versailles

A video posted by Studio Olafur Eliasson (@studioolafureliasson) on

“La historia de Versalles es precisamente la de darle poder al pueblo, (una que) Escandinavia piensa que es una idea muy escandinava”, dice. “Eso fue realmente en donde se articuló la idea de unidad y libertad, así que en este espacio estudie lo que significaba el poder descentralizado”.