(CNNMoney) - Los planes de Donald Trump ponen a la economía estadounidense bajo riesgo de caer en la recesión, mientras que los de Hillary Clinton representarían un impacto positivo, aunque modesto, señala un análisis.

Oxford Economics, una firma de previsión económica, comparó los planes de ambos candidatos y los estudió. Su conclusión es que Clinton sería mejor para la economía.

Si Trump pusiera en marcha todos sus planes, independientemente de lo complicado que resultaría, la economía perdería un billón de dólares y 4 millones de empleos para inicios del 2021.

Con Clinton, cerca de 200.000 empleos nuevos serían creados para el 2021 si ella implementa todos sus planes, en comparación con un panorama en el cual nada cambia. El crecimiento económicos, que promedió 1% este año, sería modesto si todas sus propuestas son promulgadas.

El principal asesor en políticas de Trump, Peter Navarro, desdeñó los señalamientos de Oxford, calificándolos como resultado de un análisis "ridículo".

"Esta es una pieza de propaganda estrecha y miope que ignora los tremendos beneficios al crecimiento del plan económico de Trump," dijo Navarro a CNNMoney.

Oxford expresó que no tiene inclinaciones políticas y que sus modelos económicos no representan tendencias de ese tipo y son muy apreciados. Indicó que el análisis fue elaborado por un grupo de economistas.

Esta es la forma como Trump y Clinton se comparan en el contexto económico, de acuerdo con Oxford Economics:

Comercio

Trump: Ha amenazado con aranceles contra México y China, lo cual provocaría represalias de parte de estos países, preparando el terreno para una guerra comercial, dijo Oxford.

Las empresas estadounidenses que venden en China y México, el segundo y tercer socio comercial de Estados Unidos, serían afectadas negativamente,

Navarro afirma que China y México no podrían responder con aranceles porque no podrían vender sus bienes en Estados Unidos. Ambas naciones exportan más a Estados Unidos, que lo que Estados Unidos exporta hacia ellas.

Clinton: A pesar de su oposición al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, su posición respecto al comercio está en su mayor parte de acuerdo con las políticas del gobierno de Barack Obama. Sus políticas comerciales no tendrían un impacto demasiado diferente, estima Oxford.

Impuestos

Trump: El jueves, Trump dijo que reduciría el número de tipos impositivos de siete a tres. Ello representaría un impulso inicial a la economía, según Oxford, pero eventualmente tendrían que ser seguidos por reducciones a los gastos del gobierno.

Si los gastos del gobierno no son reducidos al mismo ritmo que los recortes fiscales, los planes hacendarios de Trump se ponen camino a afectar la economía porque incrementarían el déficit fiscal.

De hecho, otras propuestas de Trump incrementarían el gasto del gobierno, ya fuera en infraestructura o en la construcción de un muro en la frontera con México.

Navarro expresó que los recortes de Trump serían acompañados por un incremento en el crecimiento económico, haciendo a un lado la necesidad de reducir el gasto del gobierno.

El estímulo generado por impuestos más bajos agregaría billones de dólares a la economía durante los siguientes 10 años, indicó.

Asimismo, reiteró que México pagaría por el muro, no los contribuyentes estadounidenses.

Clinton: Sus planes para incrementar los impuestos afectarían el crecimiento, pero serían contrarrestados por los gastos en nuevos caminos, puentes y autopistas.

"El impacto positivo del incremento en el gasto del gobierno contrarrestaría la desacelaración causada por el aumento en los impuestos", dijo Greg Daco, jefe de economistas para Estados Unidos en Oxford.

Oxford también asentó que si Clinton implementa su propuesta de un incremento a 15 dólares al salario mínimo, esto reduciría el empleo en general.

Sin la reforma al salario mínimo, Clinton incrementaría en 800.000 el número de empleos. Pero con la reforma al salario mínimo, solamente se agregarían 200.000, porque los empleadores reducirían las contrataciones y las horas de trabajo, según las previsiones de Oxford.

Inmigración

Trump: Su promesa de deportar a 11 millones de indocumentados afectaría a la economía estadounidense, estimó Oxford.

El grupo considera que Trump solamente podría en realidad deportar a 600,000 indocumentados cada año. Pero deportar a tantas personas reduciría la fuerza laboral y también el gasto del consumidor, que es el motor de la mayor parte del crecimiento económico estadounidense.

Clinton: Su plan de inmigración, que le proporcionaría un sendero hacia la ciudadanía a los indocumentados, tendría un efecto positivo al incrementar la fuerza laboral en momentos en que se está reduciendo, debido a que muchos miembros de la generación Baby Boomers se están retirando.

Los economistas señalan que los trabajadores legales tienden a ser más productivos que los indocumentados. Actualmente, la productividad en Estados Unidos se encuentra a la baja y está afectando el crecimiento económico. El incremento en el número de ciudadanos ayudaría a la economía.

Confianza pública

Trump: Los estadounidenses de todas las tendencias le tienen aversión a la incertidumbre. Ya sea en cuanto a decidir la compra de una casa, un negocio o invertir, los estadounidenses quieren conocer el terreno antes de abrir sus carteras.

Oxford afirma que Trump basaría su presidencia en un sistema de "prueba y error", en el cual él implementaría una reforma y luego cambiaría sus políticas radicalmente en seis o 12 meses.

"Los negocios se van a retirar, las inversiones se retirarán porque no sabrán cuál será el panorama político en 6 o 12 meses", dijo Daco.

Navarro expresó que el plan económico de Trump es claro: Menores impuestos, menores reglamentos y acuerdos comerciales que puedan beneficiar a los estadounidenses.

Clinton: Se espera que continuará con muchas de las políticas del gobierno de Obama. Las posibilidades de que la oposición controle el Congreso también podrían trabar el gobierno,y eso le daría a los empresarios e inversionistas un panorama más claro, señala Oxford.