(CNN) - El presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., Paul Ryan, dijo este lunes que no defenderá al candidato Donald Trump y utilizará los 29 días previos a las elecciones en Estados Unidos para mantener el poder del Partido Republicano en el Congreso.

La medida —muy inusual en la historia política de EE.UU.— puso al descubierto las divisiones aparentemente insolubles que ahora imperan en el Partido Republicano un mes antes de la elección presidencial. El apoyo hacia trump entre el establecimiento republicano, ya débil por desacuerdos en políticas y tono, ha caído a nuevos niveles bajos.

“El presidente se enfocará el siguiente mes en mantener la mayoría partidaria en el Congreso”, dijo la vocera de Ryan, AshLee Strong, en un comunicado.

En una reunión de emergencia este lunes, Ryan dijo a los integrantes de su partido que “todos necesitan hacer lo mejor para ustedes y su distrito”, dijo un asistente al evento.

En un mensaje de Twitter, Trump dijo que Ryan debería concentrarse en otros temas como el presupuesto, los empleos y la inmigración ilegal y no “gastar su tiempo peleando con el candidato republicano”.

“Ryan pondrá toda su energía en asegurarse de que Hillary Clinton no tenga un cheque en blanco con un Congreso controlado por los demócratas”, dijo la fuente, en un reconocimiento implícito de que Trump no podría llegar a la Casa Blanca.

Los comentarios de Ryan se dan luego de el artículo que publicó el Washington Post el viernes en la que Trump se jactaba de intentar relaciones sexuales con una mujer casada y de poder manosear a mujeres. Trump se disculpó por esos comentarios en el debate del domingo, pero dijo que se trataba de una charla de hombres, mientras dirigía sus ataques al expresidente Bill Clinton.

Ryan dejó claro que podría dejar de dar un apoyo proactivo al candidato de su partido. Una fuente dijo que Ryan podría hacer campaña en 17 estados y 42 ciudades este mes.

Paul Ryan dijo: "Estoy enfermo por lo que he oído hoy. Las mujeres tienen que ser defendidas y respetadas, no objetivizadas. Espero que el señor Trump trate esta situación con la seriedad que se merece y trabaje para demostrarle al país que tiene un mayor respeto por las mujeres que lo que este video sugiere. Mientras tanto, él ya no estará asistiendo a los eventos de mañana en Wisconsin".

El portavoz de la campaña de Trump, Jason Miller, tuiteó que luego de que la noticia se dio a conocer, “nada ha cambiado. El señor Trump siempre ha sido impulsado por un movimiento de base, no por Washington”.

Una fuente de la campaña de Trump le dijo a CNN que se les ha dicho a miembros del Congreso desde el principio que mantengan sus curules en esa institución así signifique abandonar a Trump, pues la campaña quiere la mayoría republicana en enero, cuando el nuevo presidente tome posesión en la Casa Blanca.

Los comentarios de Trump revelados por el Washington Post generaron una condena general de los líderes del Partido Republicano.

El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, dijo: "Ninguna mujer debería ser descrita nunca en esos términos o referida en ese manera. Nunca".

El exaspirante y senador republicano Marco Rubio condenó las declaraciones: "Los comentarios de Donald son vulgares, escandalosos e imposibles de justificar. Nadie debería hablar de una mujer en esos términos, incluso en privado".

El también exaspirante y exgobernador de Florida Jeb Bush dijo en Twitter que "como abuelo de dos niñas preciosas, creo que ninguna disculpa puede excusar los comentarios reprensibles de Donald Trump que degradan a las mujeres".

A su vez, el excandidato republicano John McCain dijo que "no hay excusas para los comentarios ofensivos y degradantes de Donald Trump. Ninguna mujer debe ser víctima de este tipo de comportamiento inapropiado. Sólo él tiene la responsabilidad de su conducta y solo él debe sufrir las consecuencias".