Pedro Sánchez, tras la conferencia en la que anunció su renuncia como diputado (JAVIER SORIANO/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - A pocas horas de que el conservador Mariano Rajoy sea investido como presidente del gobierno en España, Pedro Sánchez, exdirigente del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) anunció la mañana de este sábado que renunciaba a su acta de diputado.

Sánchez está en contra de la decisión que tomó su partido de abstenerse para permitir el gobierno del Partido Popular de Rajoy en la segunda votación de investidura que se llevará a cabo la tarde de este sábado. Pero con esta decisión, no rompe la disciplina de partido, lo que muchos ven como un movimiento para poder presentarse a las futuras primarias del partido.

"Con mi renuncia al acta no dejo la política, vuelvo a empezar en ella como un militante de base más. Mantengo mi no firme y claro. No iré contra mi partido, ni iré contra nuestro compromiso electoral. Dejo el escaño porque no renuncio a mis ideas y quiero al PSOE", dijo el exdirigente socialista.

Pedro Sánchez dimitió como líder del PSOE el pasado 1 de octubre, tras una revuelta interna de los críticos, para quienes el entonces dirigente se empecinó en su postura del "no" a Rajoy. Esa postura, dijeron, inevitablemente llevaría a unas terceras elecciones que podrían dejar al partido en una situación peor a la del resultado electoral del 26 de junio, en el que los socialistas obtuvieron solo 85 escaños, pero se mantuvieron como segunda fuerza en el Parlamento.

En una reunión de la ejecutiva socialista, los críticos fueron mayoría y rechazaron su propuesta de llevar a cabo elecciones primarias en su partido y un congreso extraordinario para que fuesen los militantes socialistas los que decidieran la postura del partido: el no a Rajoy o la abstención.

Pedro Sánchez fue también el primer líder político en fracasar en un debate de investidura en la historia de España. Tras las elecciones del 20 de diciembre -y luego de que Rajoy diera un paso al lado al ver que no tenía suficientes apoyos en el Congreso para su investidura-, el rey Felipe VI le encargó a Sánchez formar gobierno, pero el secretario general del PSOE fracasó y eso obligó a la repetición de elecciones el 26 de junio.

El PSOE llega así a la formación del nuevo gobierno fracturado y liderado por una gestora, a quien Sánchez apremió para convocar de manera urgente un comité federal para elegir un nuevo secretario general. En su declaración, dejó entrever su intención de presentarse a las primarias.

"El lunes cojo mi coche para recorrer de nuevo todos los rincones de España y escuchar", dijo Sánchez, quien también pidió perdón por los "errores que haya podido cometer".

"Quien quiera trabajar por recuperar un PSOE unido y fraternal, quien quiera un PSOE donde la militancia decida, me tendrá a su lado. Hoy renuncio formalmente a mi acta de diputado en el Congreso, pero no a la política", concluyó.