(CNNMoney) – La moneda venezolana continúa colapsando.

Tan solo en noviembre, el bolívar se devaluó en un 55%.

Este es el último síntoma de la extrema crisis económica, política y humanitaria. El alto precio o la escasez de alimentos, productos básicos y medicina, ha plagado a los venezolanos por años, pero empeoraron en 2016. De acuerdo al Fondo Monetario Internacional, se espera que la inflación en Venezuela sea de 1.660%. El país ha estado en recesión durante tres años.

El 1 de noviembre un dólar equivalía a 1.567 bolívares, y un mes después, un dólar vale 3.480 bolívares, de acuerdo a la popular página DolarToday.com, que monitorea la tasa no oficial.

“Es una moneda que se está hundiendo”, dice Russ Dallen, socio director de Caracas Capital Markets, una firma de inversiones con base en Miami. “Nadie quiere tener algo que va a valer 50% menos en un mes”.

LEE: 4 razones por las que Venezuela se volvió la peor economía del mundo

Hay algunos factores que están contribuyendo con esta caída.

El Gobierno se ha visto obligado a inyectar efectivo en su sistema porque el papel moneda en circulación no es suficiente para pagar por los servicios.

Hace unas semanas, el Gobierno incrementó en un mes la cantidad de moneda en circulación en un 100%. Pero desde ese entonces, la tasa ha acelerado: a mitad de noviembre, la cantidad de bolívares en circulación incrementó en 130% en comparación con cifras del 2015, de acuerdo al Banco Central de Venezuela.

Pero el valor del bolívar se ha precipitado tan drásticamente que los venezolanos están tratando de cambiar su moneda por dólares, que se considera como una moneda más valiosa y estable. Esto ha llevado a una escasez de dólares, incrementando también el valor del dólar frente al bolivar.

Esto es lo que hay detrás de la caída libre del bolívar:

1. En las últimas semanas el precio de la comida se fue a las nubes luego que el gobierno dejara de regular los precios de algunos productos debido a la escasez. Muchos comerciantes dejaron de vender alimentos porque estaban perdiendo dinero debido a la regulación de precios del gobierno. Sin esta norma, ahora los venezolanos están encontrando productos en los anaqueles, pero los precios son tan altos que solamente una parte de la población pueden comprarlos.

2. Recientemente, el presidente Nicolás Maduro aumentó el salario mínimo en un 40%.

3. Venezuela reabrió su frontera con Colombia, permitiendo que venezolanos viajen al país vecino, cambie la moneda y compre productos básicos y medicinas. Esto también incrementó la demanda de dólares lo que diminuyó la circulación de bolívares.

4. Finalmente, el gobierno redujo los requerimientos de efectivo en bancos en Venezuela, los que ayudó a incrementar el número de efectivo en circulación.

El gobierno de Venezuela necesita dinero ya que los precios del petróleo siguen siendo bajos. El país tiene retrasos en los pagos de algunas deudas lo que podría llevarlos a una suspensión de pagos a mediados de diciembre. El petróleo es la única fuente importante de ingresos de Venezuela.

En este contexto, no hay una luz al final del túnel para el país latinoamericano.

“Es una moneda sin valor”, dice Siobhan Morden, directora de estrategia de renta fija de América Latina de Nombra Holdings. “De 1.000, a 2.000, a 3.000, es increíble. Está en caída libre”.