(CNN Español) – El escalofriante crimen de una niña de 7 años, que fue violada y asesinada el pasado domingo en Bogotá, está dando sus primeros pasos en la justicia. En la madrugada de este martes se expidió la orden de captura contra el presunto agresor: Rafael Uribe Noguera, un arquitecto de 38 años, quien ya está en custodia de las autoridades y fue trasladado a un complejo judicial para continuar con el caso.

Mientras estaba internado en un centro de atención médica, donde recibía tratamiento por sobredosis de cocaína, Uribe Noguera fue notificado de la detención y de los cuatro delitos que enfrentará en el proceso penal que se avecina: feminicidio agravado, acceso carnal violento, tortura y secuestro simple. De ser hallado culpable enfrentaría hasta 60 años de prisión.

La víctima es Yuliana Andrea Samboní, una niña indígena que murió violada y estrangulada a muerte. Según la necropsia que realizó el Instituto de Medicina Legal, la menor falleció por asfixia y en su cuerpo se encontraron “abundantes evidencias que demuestran que fue objeto de abuso sexual”. Yuliana había sido secuestrada el domingo en una zona marginal de la capital de Colombia y fue encontrada en el apartamento de Uribe Noguera.

Así fue el momento del traslado:

El padre de la menor, Jubencio Samboní, le relató a los medios de comunicación que su familia llegó a Bogota proveniente de la región de Cauca, al suroeste del país, para “buscar un mejor vivir, trabajar y sacarlas adelante a las niñas, pero lastimosamente tocó llevarla muerta”. Entre las pruebas que ha reunido la Fiscalía están videos de cámaras de vigilancia que muestran a Uribe Noguera ingresando al edificio Equus 66 con la niña, ubicado cerca del lugar del rapto.

El fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, dijo en un comunicado que “la escena del crimen fue manipulada”. También sostuvo que los fiscales del caso tienen la instrucción de judicializar “a los terceros que están intentando obstruir” la acción de la justicia.

LEE. La violencia contra las mujeres en América Latina: el desolador panorama

El presunto violador y asesino salió de la clínica en la tarde de este martes altamente escoltado por fuerzas policiales de Colombia, afuera un grupo de manifestantes exigía justicia. La indignación en el país se tomó las redes sociales y las calles. En la capital bogotana se realizó una protesta en el Parque de Lourdes, cerca de la zona del apartamento donde fue encontrado el cuerpo el cadáver de la menor y el nombre de la menor ha sido la tendencia número uno desde la noche del lunes en redes sociales con diversos hashtags.

Por su parte, en un comunicado ONU Mujeres y la Unicef expresaron “su profundo dolor e indignación, por el rapto, tortura, abuso sexual y asesinato de la niña Yuliana Andrea Samboní”. Además, reportaron que las cifras de violencia basado en género en Colombia siguen siendo “alarmantes”: cada día, entre 2 y 3 mujeres son víctimas de homicidio y más de 40.000 mujeres han reportado agresión sexual. De ellas 6.000 son niñas. Sin mencionar que cada día a 16 niñas en promedio se les practicaron exámenes médicos legales por presunto delito sexual.

Las organizaciones aseguraron que el caso de Yuliana “es una grave expresión de violencia feminicida y de vulneración de derechos humanos” y exigieron que no quede impune “para que las niñas y mujeres puedan vivir una vida libre de violencias en Colombia”. También agregaron que este tipo de conductas por parte del agresor o agresores reflejan un profundo desprecio “por las mujeres y las niñas” y por su condición socioeconómica y “el alto grado de indefensión de la víctima”.

Con información de Asdrúbal García