(CNNMoney) - El Ford Mustang y yo somos casi de la misma edad. Esto me da esperanza porque recientemente pasé un tiempo con un Mustang que bien podría ser el mejor Mustang alguna vez construido. 

Por supuesto, no puedo garantizar que es el mejor Mustang jamás construido porque no he conducido cada Mustang que se ha fabricado. ¿Quién lo ha hecho? Pero el Shelby GT350 tiene que estar ahí arriba.

Y bien arriba.

El ingrediente principal es el motor. Y, ¡wow! ¡Qué motor! Es un V8 de 5,2 litros que ruge mientras gira a 8.250 revoluciones por minuto. Eso es aproximadamente 1.500 a 2.000 RPM por encima de lo que un típico V8 puede alcanzar. Hace un sorprendente ruido que envía un escalofrío desde la base de tu espina mientras el motor acelera, más de lo que creías posible, en un aluvión de veloces explosiones.

No se trata solo de velocidad y poder. El Shelby GT350 no es ni el más rápido ni el más poderoso de los Mustang. Con una potencia superior a 526 caballos de fuerza, no es competencia para el Shelby GT500 supercargado de hace unos años que llegaba a los 622 caballos. El nuevo GT350 puede ir de 0 a 96 kilómetros por hora en 4.3 segundos, de acuerdo con la revista Car & Driver. En un mundo en el que un SUV de Tesla puede alcanzar altas velocidades en unos 3 segundos, sería fácil olvidar que 4.3 segundos sigue siendo muy rápido. En el Shelby GT350, eso definitivamente se siente.

Pero esos ingenieros de Ford tampoco se pasaron todo el tiempo bajó el capó del auto. Este Mustang toma las curvas mejor que cualquiera que recuerde. Tomando en cuenta su practicidad general, que incluye asientos traseros utilizables y un maletero suficientemente espacioso, incluso un Mustang ordinario ofrece una experiencia de manejo bastante buena. Con equilibrio, una retroalimentación sensorial decente y es diversión al manejar en caminos con curvas.

El GT350 lo aumenta uno o dos niveles. En el modo deportivo, con la suspensión endurecida, este auto vive para los caminos estrechos y torcidos. Incluso con toda la ingeniería utilizada para que el GT350 sea ligero y bien balanceado, se siente bastante pesado, así que no voy a decir que es el mejor auto que he conducido, pero sí es el primer Mustang que me ha puesto a buscar señales de "curvas peligrosas". Con su combinación única de agilidad y agresividad brutal, está definitivamente entre mis favoritos.

También impresiona el hecho de que, en un tráfico regular, se sentía muy poco distinto al Mustang de siempre. Bueno, excepto por el hecho de que el GT350 está disponible solo con transmisión manual. (Esa palanca, por cierto, es bastante divertida).

Aunque es un costo bastante atractivo en comparación con autos de similar desempeño, su precio inicial de 55.000 dólares podría poner este vehículo lejos del alcance de muchos. Afortunadamente, el Mustang tiene más variedades que las de los refrescos. Aun con este precio, el GT350 es incuestionablemente mi sabor favorito.