(CNN) - La camarógrafa húngara que provocó indignación mundial después de patear a refugiados fue condenada a tres años de libertad condicional, según la Corte de Distrito de Szeged.

Petra Laszlo fue captada por una cámara dando patadas a un joven y haciendo la zancadilla a un hombre con un niño en sus brazos.

Ambos estaban huyendo de la policía en un campo de tránsito cerca de la ciudad de Röszke, en la frontera entre Hungría y Serbia, en septiembre de 2015.

Laszlo era una de las camarógrafas que filmaban la ola de inmigrantes que trataban de pasar por Hungría de camino a Austria y Alemania.

Poco después del incidente, Laszlo fue despedida por su empleador, la estación nacionalista húngara N1TV, y se disculpó por sus acciones.

"Lamento mucho el incidente, y como madre lamento especialmente el hecho de que el destino pusiera a un niño en mi camino. No lo vi en ese momento. Entré en pánico, y mientras volví a ver el video, no parece que fuera yo", escribió en una carta.

Pero en una entrevista con CNN en 2015,Osama Abdul Mohsen, el hombre que llevaba a su hijo Zaid en brazos, dijo que no compraba las excusas de Lazlo: "se lo digo a ella, puedes estar segura de que el karma volverá a ti".