(CNN) - El Tribunal Supremo de Gran Bretaña ha dictaminado que el Parlamento debe aprobar la activación del proceso de salida de la Unión Europea.

La decisión supone un revés para la primera ministra, Theresa May, que quería activar el artículo 50, el mecanismo legal para iniciar el proceso del brexit, a finales de marzo. Al activarse el artículo 50 se iniciarán las negociaciones con la UE, que se prevé que duren dos años.

Los magistrados adoptaron la decisión por 8 votos a favor y 3 en contra, argumentando que las consecuencias jurídicas de salir de la UE eran lo suficientemente grandes como para requerir una ley del Parlamento para iniciar el proceso.

"Proceder de otro modo sería violar principios constitucionales que se remontan a siglos atrás", dijo Lord David Neuberger, presidente del Tribunal Supremo, mientras daba lectura a la sentencia.

May prometió que sometería a votación del Parlamento el acuerdo alcanzado, pero quería activar el proceso sin incluir al Legislativo.

El gobierno debe ahora presentar una iniciativa en la Cámara de los Comunes, lo que podría retrasar el calendario de May.

"El pueblo británico votó por salir de la UE, y el gobierno cumplirá con ese veredicto, activando el artículo 50, como estaba planeado para finales de marzo. El fallo de hoy no cambia eso", dijo un portavoz de Theresa May, este martes.

"Respetamos la decisión del Tribunal Supremo, y presentaremos nuestros próximos pasos al Parlamento en breve", agregó.

El gobierno había apelado una decisión adoptada en noviembre por la Corte Superior y los jueces del Tribunal Supremo deliberaron el caso durante cuatro días, en diciembre, antes de dar su veredicto este martes.