(CNN Español) - La visita a Colombia del presidente de Francia, François Hollande, no se limitó al recorrido por las zonas donde ya comienzan a concentrarse los guerrilleros de las FARC o a la confirmación de los recursos con los que el país europeo financiará varios proyectos del posconflicto.

El gobierno colombiano aprovechó la visita de Estado de dos días de Hollande para concretar varios convenios de cooperación bilateral, uno de los cuales podría cambiarles la cara a las zonas más afectadas por el conflicto: la instalación de 20 bibliotecas móviles en las zonas donde se reunirán los miembros de las FARC para decirles adiós a las armas y comenzar a preparar su reincorporación a la sociedad.

Zonas que, en su mayoría, jamás han contado con una biblioteca.

Según anunció la Presidencia de Colombia en un comunicado, las 20 bibliotecas fueron adquiridas por el gobierno a la ONG francesa Bibliotecas sin Fronteras y pueden instalarse en solo 20 minutos, ocupando un espacio de entre 50 y 100 metros cuadrados.

Serán, como dice la Presidencia, como cualquier biblioteca pública: contarán con sala de lectura, sala informática, sala audiovisual y área administrativa.

MIRA: Santos a Hollande: Gracias presidente por invertir en la paz de Colombia

Las bibliotecas no solo estarán al alcance de los guerrilleros, también beneficiarán a la población rural de las áreas elegidas por el gobierno y las FARC para concentrar y desarmar a la guerrilla, pues una semana podrán estar dentro de la zona veredal y a la semana siguiente en un municipio cercano, por ejemplo.

Los Presidentes de Colombia y Francia, Juan Manuel Santos y François Hollande, saludan al público que los acompaña en desarrollo de la visita que realizan a una de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización. (Crédito: Juan David Tena / SIG / Presidencia de Colombia).

Los presidentes de Colombia y Francia, Juan Manuel Santos y François Hollande, saludan al público que los acompaña en desarrollo de la visita que realizan a una de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización. (Crédito: Juan David Tena / SIG / Presidencia de Colombia).

La idea es, de acuerdo con la Presidencia de Colombia, “contribuir a la construcción de confianza en las comunidades por medio de contenidos culturales y de lectura, y aportar a la reconciliación del país desde la oferta de espacios para el encuentro comunitario en torno a la cultura”.

El Ministerio de Cultura, la Biblioteca Nacional y la Red de Bibliotecas Públicas serán las tres entidades colombianas encargadas del mantenimiento de las bibliotecas y del envío de los bibliotecarios a las distintas zonas.

En el acuerdo final de paz firmado en noviembre pasado entre el gobierno colombiano y las FARC se estableció que los miembros de la esa guerrilla se concentrarán en 23 lugares -llamados Zonas Veredales Transitorias de Normalización-, como paso previo para dejar las armas ante una comisión de las Naciones Unidas, en un plazo de 180 días.

Este martes, durante la visita de Hollande a una zona veredal en el departamento del Cauca (suroccidente de Colombia), el presidente francés confirmó que su país también ayudará con su experiencia "a la unidad de búsqueda de personas desparecidas que prevé el acuerdo de paz" y al proceso de desminado, a través de la organización Handicap International.

Los otros convenios de cooperación firmados entre Francia y Colombia durante la visita de Hollande abarcan áreas como economía, comercio, turismo y educación.

Según cifras del gobierno colombiano, Francia es uno de los países que más recursos de cooperación internacional aportan a Colombia. Desde el 2010, como ha reseñado el gobierno, el país europeo ha entregado "más de 2.000 millones de euros en préstamos concesionales y 18 millones de euros más en cooperación técnica no reembolsable".

Nota: Un versión anterior de esta nota decía de forma imprecisa que las bibliotecas habían sido donadas por Francia. Las bibliotecas móviles fueron compradas por el gobierno colombiano a la ONG Bibliotecas sin Fronteras.