(CNN) - El gobierno de Israel aprobó la construcción de 3.000 nuevas viviendas en los asentamientos de Ribera Occidental, según un comunicado del primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro de Defensa, Avigdor Liberman.

El anuncio se produjo la noche del martes en Jerusalén, sólo una semana después de que otros 2.500 nuevos hogares fueran autorizados en los asentamientos.

De las 3.000 nuevas viviendas, 2.000 serán construidas de inmediato, mientras que el resto se encuentra en diversas etapas de planificación, especificó Liberman.

La decisión, junto con otros anuncios recientes de expansión de asentamientos, ha sido criticada por la Autoridad Palestina y la Unión Europea.

"Israel continúa violando sistemáticamente los derechos del pueblo palestino dando luz verde y apoyo a los colonos para tomar más tierra palestina y aterrorizar a la población palestina", dijo el jefe negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, en un comunicado dado a conocer antes del anuncio del martes.

"Esta situación inmoral no debe seguir siendo tolerada por la comunidad internacional. Tiene que terminar. El compromiso del gobierno de Netanyahu con la colonización y la segregación y su determinación a desafiar la ley y las resoluciones internacionales sigue destruyendo las perspectivas de un Estado independiente y soberano de Palestina".

El apoyo de EE.UU.

El marcado contraste de la política hacia Israel del presidente estadounidense Donald Trump con respecto a su predecesor, Barack Obama, ha impulsado el deseo del gobierno de Netanyahu de instalarse en las áreas de terreno disputadas.

El anuncio de la semana pasada de 2.500 nuevas viviendas marca una de las mayores expansiones desde el 2013, según el organismo de control de asentamientos Peace Now y se produjo pocos días después de la asunción de Trump.

Israel había reaccionado con molestia a la abstención de Estados Unidos en una votación en la ONU sobre las actividades de asentamientos de Israel antes de que Trump asumiera el cargo. El nuevo mandatario estadounidense expresó más tarde su apoyo al programa de asentamientos.