Washington (CNN) – Un alto funcionario de la Casa Blanca hizo una advertencia extrema este martes sobre la situación del programa nuclear de Corea del Norte: aseguró que “al reloj se le agotó el tiempo y todas las opciones están sobre la mesa”.

El comentario apunta a los sucesivos fracasos de los gobiernos por negociar un final para el programa nuclear de Corea del Norte.

Los comentarios se produjeron cuando dos altos funcionarios de la Casa Blanca informaron a los periodistas sobre el tema, de cara a la reunión que sostendrá presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con su homónimo chino Xi Jinping a finales de esta semana en Florida. La sesión informativa ocurrió bajo la condición de anonimato.

Cada vez más, los funcionarios estadounidenses están tomando con cautela el ritmo de los programas nucleares y de los misiles balísticos de Corea del Norte, debido a que el solitario régimen ha hecho pruebas con varios proyectiles en un lapso muy corto durante los primeros meses de este año.

Con éxito, Corea del Norte ha detonado armas nucleares en el pasado. Sin embargo, los expertos aseguran que el país aún debe desarrollar la tecnología necesaria para equipar un misil balístico con una ojiva nuclear.

Además, el presidente Trump ha sostenido en repetidas ocasiones que planea instar a China para que use su influencia sobre Corea del Norte y, de esta manera, ayude a ponerle un alto al programa nuclear. Pero, el mandatario también advirtió en una entrevista reciente con el diario Financial Times que actuaría para detener a Corea del Norte con o sin la ayuda de China.

“China tiene una gran influencia sobre Corea del Norte. Y China decidirá si nos ayuda con Corea del Norte o si no lo hace. Si lo hace será muy bueno para China y si no, no será bueno para nadie”, explicó Trump. “Si China no va a resolver Corea del Norte, nosotros lo haremos. Eso es todo lo que le voy a decir”, enfatizó.

El alto funcionario de la Casa Blanca que emitió la ominosa misiva también declaró que Corea del Norte es una “cuestión de interés urgente para el presidente y el gobierno como un todo”. Además, insistió en que “todas las opciones sobre la mesa”.

Esas alternativas podrían incluir sanciones económicas más severas –que incluso incorporen a las entidades chinas que tienen negocios con Corea del Norte–, ataques cibernéticas o acciones militares.

Lee: Las opciones de Trump para actuar unilateralmente contra Corea del Norte

Sin embargo, horas antes este martes, el general John Hyten, jefe del Comando Estratégico de Estados Unidos, que supervisa las armas nucleares y las fuerzas de defensa antimisiles estadounidense, contradijo al presidente y sostuvo que China es un país crítico para resolver el desafío nuclear de Corea del Norte.

“Cualquier solución al problema de Corea del Norte tiene que involucrar a China", dijo Hyten a la Comisión de Servicios Armados del Senado.

Sus comentarios se produjeron días después de que se publicara la entrevista de Trump.

Hyden agregó que aunque cree que la participación de Beijing es crítica, se encargará de ofrecer opciones militares al presidente para enfrentar la amenaza de Corea del Norte.

“Proporcionaré esas opciones militares. Ese es mi trabajo, pero yo lo estoy abordando desde una perspectiva estratégica y no puedo ver una solución que no involucre a China”, explicó Hyden.

“China es la definición del patio trasero de Corea del Norte", dijo el oficial a la comisión y señaló que los estrechos vínculos económicos entre Pyongyang y Beijing hicieron de China un elemento clave para frenar las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

“Es muy difícil para mí ver una solución sin China”, insistió.

Ryan Browne, de CNN, contribuyó a este reporte.