(CNN) - Gritos y conmoción se tomaron el aeropuerto de Fort Lauderdale este lunes cuando un grupo de viajeros se enfrentaron con los empleados de Spirit Airlines y con la policía.

Cerca de 300 vuelos de Spirit Airlines han sido cancelados en los últimos siete días dejando a miles de pasajeros muy molestos. La aerolínea dice que sus pilotos están detrás de las cancelaciones y ya los demandó en una corte federal.

Pasajeros en todo el país enfrentan largos retrasos de varias horas y cancelaciones de vuelos por días. Este lunes en la noche, los viajeros en el estado de la Florida tuvieron suficiente.

El mostrador frontal del aeropuerto Internacional Hollywood de Ford Lauderdale se volvió un caos y las autoridades del condado de Broward llegaron para tratar de restaurar la calma entre los pasajeros y los empleados de la aerolínea.

Los viajeros salieron corriendo de un avión luego de que su viaje fuera cancelado y se acercaron al mostrador, donde habían docenas de pasajeros que ya esperaban en la fila, le dijeron pasajeros a la afiliada de CNN WFOR-TV en Miami.

Videos en redes sociales muestran a las autoridades lidiando con los viajeros. Algunos fueron separados de las multitudes, mientras que otros fueron inmovilizados con esposas.

Varias personas fueron detenidas pero no está claro si enfrentarán cargos.

Demanda: la escasez de pilotos conduce a cancelaciones

El portavoz de Spirit Airlines Paul Berry dijo que la compañía estaba “en shock y muy triste” de ver los eventos que tuvieron lugar en el aeropuerto de Fort Lauderdale y culpó a sus pilotos.

“Esos pilotos han puesto su búsqueda de un nuevo contrato por delante de su labor de llevar a los clientes a sus destinos y por encima de la seguridad de sus compañeros del equipo de Spirit”, dijo Berry en un comunicado.

En la demanda federal, la aerolínea dice que las cancelaciones han sido causadas por falta de disponibilidad de pilotos y acusa al sindicato  —la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (ALPA, por sus siglas en inglés)— de orquestar la huelga ilegal.

Solamente Spirit canceló 81 vuelos este domingo, según la demanda, que comprende aproximadamente el 17% de todos los vuelos de la aerolínea programados para ese día. Ellos estiman que cerca de 20.000 clientes han sido afectados desde que las cancelaciones empezaron la semana pasada.

La ALPA negó haber llevado a cabo cualquier huelga en un comunicado enviado a CNN.

“Por el contrario, ALPA y los pilotos de Spirit continúan haciendo todo lo posible para ayudar a restaurar las operaciones de la compañía, que ha experimentado significativos problemas en los últimos días”, dijo un portavoz en un comunicado a CNN.

Disputa por los contratos

La aerolínea dicen que los pilotos están rechazando vuelos de “tiempo abierto” y asignaciones de última hora que les harían ganar el doble de su salario. En la demanda, la aerolínea dice que los miembros del sindicato han participado en una campaña que amenaza e intimida a otros pilotos que aceptan asignaciones de último minuto.

Los líderes del sindicato ya anticipan una acción legal para el viernes. En un mensaje a los miembros, los líderes dijeron que la aerolínea cree que el sindicato estaba detrás de la escasez de pilotos y los animó a trabajar.

“En pocas palabras, los pilotos que quieren tomar el tiempo abierto deben hacerlo y no ser cuestionados”, dice el mensaje.

Esas tensiones no son una sorpresa.

Desde 2015, la aerolínea y los pilotos del sindicato han sido parte de varias negociaciones formales e informales sobre contratación, pero no han alcanzado ningún acuerdo.

En años pasados, grupos de pilotos pararon en el aeropuerto de Dallas y a las afueras de la la sede de la compañía en Miramar, Florida, para presionar la compañía.