(CNN) - Anderson Cooper, conductor de CNN, tuvo a la asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway en su programa el martes por la noche para hablar sobre la sorprendente noticia de que el presidente Trump había despedido al director del FBI, James Comey.

Cooper le mostró a Conway una serie de videos de la campaña presidencial de 2016 en la que Trump prodigó elogios a Comey. (El 31 de octubre, Trump dijo que Comey tenía "agallas" para reabrir la investigación en el servidor de correo electrónico privado de Hillary Clinton).

"Gracias por el recordatorio", respondió Conway. "Yo estuve en su programa a menudo el otoño pasado diciendo que íbamos a ganar Michigan y cómo íbamos a hacerlo, por lo que fue divertido".

Como Conway estaba hablando, Anderson hizo esto (créditos para Brenna Williams de CNN por el GIF; puedes ver la entrevista completa arriba):

He aquí el porqué: cuando se le pregunta sobre la investigación en curso de Rusia —o cualquier otro tema del que preferirían no hablar— la Casa Blanca Trump insiste en que no tiene sentido "relitigar" el pasado.

Cuando se le preguntó el martes por los 18 días que pasaron desde que la Casa Blanca supo que que el asesore de seguridad Michael Flynn podría haber estado comprometido por los rusos y el momento en que Trump lo despidió, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, respondió: "No vamos a volver a relanzar la situación. Creo que hemos sido muy claros en cuanto a lo que pasó y por qué sucedió, creo que el presidente tomó la decisión correcta y seguimos adelante".

El problema con esa defensa es que Trump ama revivir el pasado, en particular las elecciones de 2016. Durante una entrevista para marcar su centésimo día en el cargo, Trump mostró  mapas electorales con los condados que ganó marcados en rojo. En su discurso de 100 días en Harrisburg, Pensilvania, hizo una larga tangente sobre cómo nadie pensó que podría ganar Pensilvania y luego lo hizo.

A cada paso, literalmente, Trump encuentra una manera de mencionar cómo a) ganó y b) todo el mundo dijo que no lo haría. Ídem todos los portavoces de Trump, incluyendo Conway.

Así que:

1. No tiene sentido relitigar el pasado.

2. ¿Mencionamos que Trump ganó las elecciones de 2016?

Esas dos cosas simplemente no van juntas. Una volteada de ojos es la respuesta correcta aquí.

Y la volteada de ojos de Cooper fue buena, pero no tan buena como esta: