Nota del editor: Las series de viajes de CNN suelen contar con un transporte patrocinado por parte de los países y regiones sobre las que escribimos. Sin embargo, CNN mantiene completo control editorial sobre todos sus reportes.

(CNN) - No importa si estás en busca de un resort de lujo todo incluido o de una casa donde relajarte en la playa, Filipinas está lleno de refugios remotos, ideales para sacudir a viajeros intrépidos que quieran desconectarse.

Este archipiélago del sureste asiático es la casa de más de 7.000 islas y entre sus mayores atractivos tiene una abundante vida marina, coloridos arrecifes y playas prístinas.

La belleza natural del país ha captado la atención del ‘jet set’ internacional y el turismo aquí ha crecido a un ritmo de 8% anual desde el 2010, según un informe del Oxford Business Group.

Aunque los resorts a lo largo de la Bahía de Manila son fáciles de encontrar, tendrás que esforzarte algo más para llegar a estos hoteles lejanos. Pero valdrá la pena. Te lo garantizamos.

Amanpulo

Amanpulo tiene su propia isla privada y es sinónimo de desconexión de lujo. Este resort se extiende por 89 hectáreas de la Isla Pamalica, en el Mar Sulu, a casi una hora de vuelo desde Manila.

¿La única desventaja? Para llegar allá, los viajeros deben tomar un vuelo chárter, en un pequeño avión de 15 sillas que aterriza en la pista privada de la isla.

Pero si te estás quedando en Amanpulo, tal vez tengas cómo pagar ese viaje.

Tan pronto llegan, los huéspedes se instalan en una espectacular cabaña, diseñada con materiales naturales. La experiencia incluye un mayordomo personal, pequeñas piscinas privadas e incluso chefs personales.

¿Planes posibles? Caminatas en la selva, buceo, esnórquel, ciclismo, observación de tortugas, jugar tenis. Y claro, gozar de prístinas playas.

Qi Palawan

Para los que buscan paz y tranquilidad, Qi Palawan es el lugar más aislado que se pueda encontrar. Para llegar a este refugio manejado por una familia, los viajeros deben tomar un vuelo desde Manila hasta el Aeropuerto El Nido, que dura más de una hora, y luego deben conducir durante otra hora hacia el extremo noreste de la isla Palawan.

Sabrás que estás llegando cuando la camioneta comience a saltar en una carretera sin asfalto, en medio de la nada.

Una vez que estés allí, todo se reduce a ver el océano, descansar en una hamaca mientras te golpea la brisa y pasear por exuberantes jardines.

Pensando en el medio ambiente, este refugio ofrece jabones hechos localmente, una huerta orgánica y arquitectura a cielo abierto. Tiene siete cabañas de bambú, un pabellón de yoga y un restaurante al aire libre dirigido por uno de los mejore chefs de Palawan.

Tugawe Cove Resort

Colibríes, densos bosques, acantilados calcáreaos, cascadas y lagos: la Isla Caramoan es uno de los rincones más idílicos del sur y el centro de Filipinas.

Allí está el Tugawe Cove Resort. Construido junto a una ladera, encima de la Bahía Lauing, su altura ofrece vistas panorámicas únicas de las islas Sombrero, Loto y Litao.

Tiene un restaurante al aire libre y una piscina infinita en la cima de la colina, además de un camino que te lleva directamente al océano. En la playa, los huéspedes pueden montar en kayak y hacer esnórquel.

Si quieres llegar al Tugawe Cove Resort debes planearlo muy bien, teniendo en cuenta los limitados vuelos que te acercan a ese paraíso: debes volar por más de una hora desde Manila hasta Virac, luego tomar un vehículo por 45 minutos y, finalmente, un bote que en 30 minutos te deja en el complejo.


Amarela

Amarela está en una de las playas más remotas de la Isla Panglao, que da sobe el Océano Bohol. Aquí todo tiene que ver con un estilo de vida despreocupado.

Está a una hora de vuelo desde Manila hasta Tagbilaran, la capital de Bohol, seguida de un transporte en carro de 30 minutos. Su ubicación está lo suficientemente lejos para ofrecer tranquilidad, pero lo suficientemente cerca para ofrecer también un acceso fácil a algunas de las pocas atracciones que valen la pena en la Isla Panglao.

Sus 31 habitaciones mantienen la estética de la naturaleza y fueron diseñadas para complementar lo que las rodea.

Eskaya Beach Resort & Spa

También localizado en la Isla Panglao, en la zona centromeridional de Filipinas, el Eskaya Beach Resort & Spa ocupa 16 pintorescas hectáreas de jardines rústicos y acantilados delirantes.

Este resort de lujo se siente lejano por estar en el extremo suroriental de Bohol, pero tiene un acceso relativamente fácil: solo una hora de vuelo desde Manila, seguida de un transporte vehicular de 30 minutos.

Relajadas, pero refinadas, todas sus cabañas con techo de paja tienen piscinas privadas, aunque la preferida de todas es la piscina infinita del hotel. Está tan bien hecha que el ojo de verdad cree que su agua color turquesa termina en el océano.

Aquí se pueden hacer muchas actividades acuáticas: observación de delfines, cruceros al atardecer, buceo, kayak y paseo por las islas cercanas.

Isla Apulit

El Nido Resort es uno de los primeros nombres que aparecen cuando se buscan hoteles en Palawan. Fue uno de los primeros hoteles de lujo en llegar a El Nido, hace más de 30 años, cuando solo había modestas cabañas playeras en el área.

¿El lugar más remoto de El Nido Resort? La Isla Apulit. Situada en la Bahía Taytay de la costa oriental de Palawan, brinda un turismo ecológico y de aventura y está rodeada de imponentes acantilados de piedra.

Unos días de vacaciones aquí serán días de adrenalina, con buceo, esnórquel, saltos desde los acantilados, escalada en roca y rápel, entre otros.

La mayoría de los viajeros llegan para quedarse al menos una semana y disfrutar a fondo del área, debido sobre todo a lo largo del viaje. Primero deberás volar durante una hora desde Manila hasta El Nido, luego ir en auto por una hora y media hacia el este y, finalmente, navegar por más de una hora.

Ticao Island Resort

Llegar aquí cuesta, pero vale la pena. Para llegar al Ticao Island Resort, escondido en el sureste de la Región Bicol, hay que volar por más de una hora hacia la ciudad de Legazpi desde Manila, seguido de una hora y media en auto y dos horas en lancha. La mayoría de los planes en la isla son todo incluido.

Las cabañas que dan al mar y los rústicos alrededores son perfectos para un escape que te permita volver a lo básico y relajarte.

Además, gracias a su gran población de manta rayas y tiburones ballena, este complejo se ha ganado una buena reputación por sus clases y recorridos de buceo.

Pero si lo tuyo es estar en la tierra, también ofrece caminatas en el bosque, cabalgatas, juegos con flechas, salas de billar y excursiones al volcán Mayon.

Atmosphere Resort & Spa

El Atmosphere Resort & Spa es manejado por dos expatriados británicos un buceador y una arquitecta, que se conocieron en Filipinas hace más de 15 años. La pareja no pudo haber escogido un mejor lugar, rodeado de playas de arena oscura volcánica, muy cerca del Monte Talinis.

Gracias a los minerales de la arena, la vida marina del área es única y variada, lo que atrae a fotógrafos submarinos y buzos de todo el mundo.

Además, está ubicado frente al Santuario Marino de la Isla Apo, por lo cual se organizan recorridos para hacer esnórquel y buceo en esa zona.

Este resort pone el énfasis en la salud y el bienestar y por eso ofrece productos de panadería libres de gluten y aptos para veganos, clases diarias de yoga en la playa y un spa, muy parecido a un jardín secreto, donde los tratamientos se hacen rodeados de cascadas.

Cauayan Resort

Este resort recientemente inaugurado en su propia isla, cerca de la costa de El Nido, en Palawan, busca atraer a personas muy adineradas.

Para llegar aquí los viajeros vuelan desde Manila hasta El Nido, luego toman un transporte hasta el puerto, que dura 15 minutos, y de ahí un bote. Media hora después llegan al resort.

Ofrece una mezcla de cabañas, algunas alrededor de una laguna y las otras en la playa, donde tiburones ballena bebés suelen nadar libremente.

Lejos de la comodidad de esas cabañas, la Isla Cauayan todavía es una selva tropical virgen, así que prepárate para tener encuentros inesperados con aves, insectos y otros animales.

Isla Dedon

En esta isla se vive sin preocupaciones y la playa suele estar vacía.

La Isla Dedon es un remoto lugar de la Isla Siargao, en el extremo sur del archipiélago, a casi cinco horas en avión desde Manila, vía Cebu, seguido de 40 minutos en bus.

Los planes de este resort de lujo son todo incluido. Aquí cada detalle, desde sus pabellones al aire libre hasta sus árboles de coco, sus jardines, su casa oculta en el árbol y sus sillas tejidas, parece haber sido diseñado para celebrar la naturaleza.

Además, es ideal para los fanáticos del surf. Y ofrece otras actividades como pesca, kayak, ciclismo y cine al aire libre.

Siargao Bleu Resort & Spa

Mayordomo personal, transporte desde y hasta el aeropuerto, noches de poker, cine al aire libre y una piscina gigante. Todo eso lo encuentras en Siargao Bleu Resort & Spa. Y eso que no te hemos hablado de sus 40 cabañas y habitaciones, algunas de ellas con jacuzzi y todas con vista al océano.

El hotel organiza recorridos por toda la isla, incluyendo viajes hacia las piscinas naturales en la roca, un santuario de cocodrilos, manglares y hasta el lugar donde habitan búfalos acuáticos, en el atardecer.

También ofrece planes para los surfistas.

Kate Springer es periodista freelance, vive en Hong Kong y escribe sobre gastronomía, viajes, cultura, arquitectura e innovación para CNN, BBC Travel, Forbes Travel Guide, Fodor's, Munchies y otros medios. Puedes seguirla en Instagram o leer más de su trabajo aquí.