(Crédito: El Peruano).

(CNN Español) – Parece que la controversia por un muro no es exclusiva del presidente de Estados Unidos, Donald Trump: Latinoamérica también vive su propia discordia, aunque de distintas proporciones. Desde la semana pasada, Perú y Ecuador protagonizan una tensión por la construcción que este último país realiza en la zona fronteriza del Canal de Zarumilla. Si bien el objetivo no es impedir el paso de personas, un proyecto urbanístico ecuatoriano, denominado Parque Lineal Huaquillas, incluye una pared de hormigón que despertó ampolla en el vecino país de Perú.

De lado y lado han aflorado los argumentos a favor y en contra de la obra, planteando así un panorama mucho más complejo que un simple “muro”. Esta es la explicación de lo que está pasando.

¿Qué se está construyendo?

El Ministerio de Desarrollo Urbano y de Vivienda de Ecuador explicó a través de un comunicado el pasado 5 de junio que el Parque Lineal Huaquillas tendrá 24.915 metros cuadrados de construcción, que incluirán un centro comercial con 400 locales, un mercado con capacidad inicial de 150 plazas, espacio verdes, juegos infantiles, un gimnasio biosaludable, plazas adoquinadas y una ciclovía. Ahora, añadió la entidad, la obra requiere como base “un muro de hormigón armado” para dar “soporte a la plataforma de relleno destinada a nivelar el terreno donde irá el Parque Lineal”.

El proyecto, que cuenta con una inversión de 4,4 millones de dólares, está planeado para ejecutarse en 180 días. Lo que quiere decir que podría estar listo en la tercera semana de septiembre. El ministerio de Desarrollo Humano insistió en que parte del objetivo del parque es cumplir con las obligaciones y compromisos binacionales adquiridos, “a través de una intervención integral para la regeneración urbana y ordenamiento territorial del entorno fronterizo”. De ahí que las plazas de mercado sean para reubicar a los comerciantes “apostados de manera irregular” al borde del canal.

“Estos estudios fueron entregados al GAD (Gobierno Autónomo Descentralizado) Huaquillas para su ejecución por estar dentro de sus competencias. Así lo acordaron en su momento los presidentes de Ecuador y Perú durante el Gabinete Binacional de Macas 2016”, señaló el comunicado de la cartera ecuatoriana. Sin embargo, en rueda de prensa, el director General de América de la Cancillería de Perú, Hugo de Zela, indicó que el muro, como parte del Parque Lineal, no fue aprobado en dicha sesión binacional.

En este punto, las dos partes podrían tener razón, pues los acuerdos que se publicaron de esa reunión conjunta no especifican detalles del proyecto de construcción. De los 26 temas acordados entre ambos países sólo el 17 se refiere a la construcción en la zona del Canal de Zarumilla y si bien no menciona al muro sí habla de un “Plan Integral para el Espacio Urbano”. Esto es lo que dice textualmente el punto avalado por las dos naciones: “Resaltamos los avances en la implementación del Acuerdo que permitirá al Perú construir la “Plaza de la Hermandad”, así como aquellos efectuados por el Ecuador para la construcción del mercado de Zarumilla, en el sector de Playita Sur, en el marco del “Plan Integral para el Espacio Urbano de las ciudades de Huaquillas y Aguas Verdes y el Canal de Zarumilla””.

El ministerio de Desarrollo Urbano también fue explícito en su comunicado en que habrá 10 metros libres de margen del canal con el objetivo de prevenir que ese espacio se convierta en un foco de contaminación o botadero de basura, así como que tampoco el borde del canal se ocupe de manera irregular.

¿A qué se debe el rechazo de Perú?

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú informó el pasado 5 de junio que le había enviado una nota diplomática al embajador de Ecuador, José Sandoval, pidiéndole paralizar inmediatamente la construcción del Parque Lineal, pues un muro “a pocos metros del borde de la margen derecha del Canal Internacional de Zarumilla”, que hace parte del territorio ecuatoriano, impacta “negativamente” la integración fronteriza. En ese sentido, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, Juan Carlos Del Águila, indicó que la obra no contribuye a fortalecer las buenas relaciones entre las naciones. “La diplomacia ecuatoriana comprenderá que una iniciativa de esta naturaleza no conduce al fortalecimiento de las buenas relaciones en esa zona limítrofe”, explicó según lo reportado por la agencia de noticias peruana Andina.

La Cancillería peruana recordó además que, según los acuerdos 1998 –que le pusieron fin al conflicto que mantuvieron los dos países por tres años– , Ecuador tiene la obligación de dejar disponibles 10 metros en el margen derecho del canal “y construir en esa franja un camino de servicio”.

¿Evitará o no las inundaciones el Parque Lineal?

En el tema de las inundaciones las autoridades de los dos países no logran ponerse de acuerdo. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú sostuvo que el proyecto de construcción ecuatoriano afectaría la distribución del caudal de agua, en especial a lo que concierne a las grandes avenidas. Y con ello, se presentaría una situación “que eleva el riesgo de inundaciones en la zona urbana de la Villa de Aguas Verdes”. Pero, el Ministerio de Desarrollo Urbano de Ecuador informó otra cosa. La entidad señaló que la obra evitará “fundamentalmente” las inundaciones que “cada año afectan a la población de frontera”. Parece que esta contradicción será algo que deberán debatir en las reuniones binacionales que fueron convocadas por Perú.

Las reuniones entre los dos países

Hugo de la Zela afirmó el pasado 7 de junio que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú había invitado a representantes el gobierno ecuatoriano a una reunión que debía empezar este martes para resolver el tema del polémico “muro”. “Contactamos de manera telefónica con la Cancillería de Ecuador y la mañana de hoy, enviamos una segunda nota diplomática formal, donde los invitamos a venir a Lima el martes de la próxima semana para sostener una reunión bilateral donde esperamos aclarar esta situación”, indicó el funcionario en rueda de prenda, de acuerdo a Andina.

Sin embargo, De la Zela añadió, como lo reportó el diario oficial El Peruano, que la posición de Perú será que no “haya muro” en la zona binacional. Además, detalló que Ecuador estaba evaluado internamente la invitación y que a la sesión se esperaba que asistieran representantes de la cancillería ecuatoriana y del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda de ese país.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda de Ecuador, María Alejandra Vicuña, aseguró dos días antes de la invitación peruana que los espacios de diálogo permanecen abiertos para encontrar soluciones conjuntas y que y recalcó que todo es susceptible de revisión para llegar a acuerdos que beneficien a la población.