Londres (CNN) - Residentes furiosos por el manejo del desastre de la Torre Grenfell, en Londres, llegaron hasta la sede del Ayuntamiento este viernes en la tarde, mientras cantaban “queremos justicia, queremos justicia”.

Los protestantes, algunos con volantes o con camisetas con imágenes de las personas que murieron en el incendio, subieron los escalones frontales y así entraron al edificio. Algunos lograron incluso burlar el control de seguridad para llegar hasta los pisos superiores, en el corazón del Distrito Real de Kensington y Chelsea.

LEE: Un refugiado huyó de la violencia en Siria y encontró la muerte en el incendio de Londres

Protestantes reunidos afuera del Ayuntamiento de Kensington, en el oeste de Londres.

Un hombre se acercó a una cámara de televisión diciendo: “Queremos respuestas y justicia”. Según él, la gente no favorece la violencia pero está desesperada por tener información.

La acosada primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, quien estaba muy cerca, fue llevada lejos por guardias de seguridad luego de que los manifestantes salieron a la calle. May ya ha enfrentado varias críticas por no reunirse con los residentes del edificio, cuando realizó una discreta visita a la escena del desastre este jueves.

El gobierno británico, que ya prometió una completa investigación pública, anunció que entregará 5 millones de dólares para ayudar a los afectados por el incendio.

LEE: Los bomberos siguen buscando víctimas en el edificio incendiado en Londres

Algunos de los residentes incluso lograron entrar al edificio.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, pidió que el gobierno publique una lista de otras torres de apartamentos revisadas por los investigadores hasta el final de este viernes. En una carta enviada a May, enumeró una letanía de preocupaciones de los residentes, incluyendo la falta de información sobre sus familiares desaparecidos, la caótica respuesta del concejo municipal y una inquietud por la seguridad en otros bloques de apartamentos.

“Sienten que el Gobierno y el concejo municipal no han hecho lo suficiente para ayudarlos después de este horroroso accidente o para darles respuestas a sus preguntas cada vez más urgentes”, escribió Khan en la carta.

Los residentes están furiosos porque muchas de las víctimas no han sido encontradas o identificadas, y creen que las autoridades han subestimado el número de víctimas. Opinan que sus viejas preocupaciones sobre la seguridad contra incendios en la Torre Grenfell no fueron atendidas correctamente.

La Policía dijo este viernes que había 30 muertos confirmados, pero los residentes creen que pueden ser hasta 70 las víctimas mortales del incendio.

La primera ministra Theresa May ha enfrentado duras críticas por no reunirse con los residentes del edificio, cuando realizó una discreta visita a la escena del desastre.

Rabia en las calles

Uno de los organizadores de la protesta de este viernes, Mustafa Al Mansur, le dijo a la prensa que la gente está totalmente insatisfecha con la respuesta oficial al incendio.

Al Mansur afirmó que todavía se desconocen muchos detalles, incluyendo información sobre los contratistas que trabajaron en la remodelación del edificio, en el 2015 y el 2016.

Además, aseguró que la tragedia subraya algunos de los asuntos más persistentes de la inequidad que afecta a Gran Bretaña en los últimos años.

“Este es el distrito más rico de Gran Bretaña pero tenemos un edificio donde viven algunas de las personas más pobres”, dijo en una entrevista. “Las medidas de seguridad son totalmente inadecuadas”.

Según él, el Concejo invirtió dinero en su remodelación solamente para “decorar el exterior” y para que así “se viera mejor ante los vecinos ricos”. La gente, dijo, cree que lo que sucedió es un “homicidio involuntario corporativo”.

Las protestas llegan también cuando la Policía ha dicho que tal vez no pueda identificar a todos los que fallecieron en el incendio, por el cual ya se abrió una investigación criminal. Las autoridades dicen que es poco probable que el incendio haya sido provocado, pero un equipo de detectives está investigando si se cometieron otros delitos.

Según la Policía, 24 personas permanecen en el hospital, 12 de ellas en estado crítico.

LEE: Hija de colombianos está desaparecida tras el incendio del edificio en Londres

'Queremos justicia', se leía en varios de los carteles del edificio de Londres que se incendió.

Un miembro del Parlamento dijo que hay que elevar cargos por homicidio involuntario corporativo, luego de que se reveló que se había usado material inflamable para revestir el edificio durante la reciente remodelación. Además, no tenía instalado un sistema de riego o aspersión.

La reina Isabel II y el duque de Cambridge visitaron la zona del desastre para reunirse con los residentes y representantes de la comunidad, este viernes.

La Policía aseguró este viernes que identificó el lugar donde se originó el fuego y dijo que es poco probable que se haya iniciado de manera deliberada.

La reina Isabel II se reunió con miembros de la comunidad afectados por el incendio de la Torre Grenfell, en el oeste de Londres.

Juego de culpas

El gobierno de Gran Bretaña ha prometido que todas las personas que perdieron su hogar en el desastre serán reubicadas en el área local. Pero ha sido criticado por no actuar antes y no tomar en cuenta las recomendaciones de incendios previos en otras torres de apartamentos.

La Primera Ministra está en el ojo del huracán por el papel que su nueva jefa de gabinete, Gavin Barwell, jugó como ministra de Vivienda, hasta que perdió su asiento en el cargo en las elecciones generales de la semana pasada.

Barwell les dijo a los legisladores que el Gobierno trató de revisar los estándares de seguridad contra incendios, tras un incendio en un edificio en el sur de Londres, en el 2009, en el que murieron tres mujeres y tres niños. En ese caso, el revestimiento externo del edificio ayudó a expandir el fuego.

Angela Dewan, Eliza Mackintosh y Jeanne Bonner, de CNN, contribuyeron con este reporte.