Nota del editor: Dina García es investigadora postdoctoral en el Programa T90 de Capacitación Institucional en Investigación de Salud Bucal del Colegio de Odontología en la Universidad de Iowa. Síguela en @epidg

La noción popular es que el cannabis es un placer inofensivo. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que el uso recreacional frecuente del cannabis puede incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades en las encías.

El uso del cannabis —que incluye la marihuana, el hachís, y el aceite de hachís—se ha convertido en un tema muy relevante en los últimos años debido al panorama rápidamente cambiante en cuanto a la legalización de la marihuana para uso médico y recreacional.

¿Cómo afecta el cannabis a nuestros dientes?

Los investigadores del estudio, que fue publicado en el Journal of Periodontology, usaron datos provenientes de 1.938 participantes de una encuesta nacional realizada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos para examinar la relación entre el uso recreacional frecuente del cannabis con la periodontitis.

La periodontitis, que significa inflamación alrededor del diente, es una enfermedad que es resultado de la acumulación de bacteria. Esta enfermedad causa la destrucción de los huesos, las encías y los tejidos que sostienen los dientes, y, al no ser tratada, puede resultar en la perdida de la dentadura. Se diagnostica con un examen periodontal donde el clínico usa una sonda para medir el espacio entre los dientes y el tejido alrededor de la encía, que se conoce como la bolsa periodontal.

¿Eres usuario frecuente del cannabis?

Participantes que reportaron usar el cannabis una o más veces al mes durante el último año fueron clasificados como usuarios frecuentes. Los investigadores encontraron que el 27 % de individuos, de 30 a 59 años de edad, reportaron ser usuarios frecuentes del cannabis.

¿Qué indican las bolsas en tus dientes?

El resultado de este estudio indico que los usuarios frecuentes del cannabis tenían más bolsas periodontales presentes alrededor de sus dientes indicando una presencia severa y avanzada de la enfermedad en las encías.

Otros factores de riesgo asociados con la periodontitis incluyen:

·      El consumo de tabaco

·      El beber alcohol

·      La diabetes

Aun controlando estos factores, hasta excluyendo del análisis a individuos que fuman tabaco, los usuarios frecuentes del cannabis tenían el doble de probabilidades de sufrir periodontitis.

Este hallazgo es importante ya que demuestra que el uso recreacional del cannabis implica un mayor riesgo de desarrollar enfermedades en las encías independientemente del consumo del tabaco, confirmando los hallazgos de un estudio previo que se llevó acabo en Nueva Zelanda. Se necesita realizar más estudios para determinar si el uso del cannabis medicinal tiene el mismo efecto en la salud bucal.

Los antojitos y falta de saliva tienen consecuencias

El consumo del cannabis causa resequedad de boca y produce antojitos que dan cabida al consumo de dietas cariogénicas que consisten en comidas y bebidas azucaradas. Estos factores en combinación con la falta de cepillado frecuente de los dientes y de visitas al dentista, fenómenos que suelen ocurrir con más frecuencia entre los usuarios del cannabis, pueden llevar a problemas bucales.

“La saliva es un protector contra las caries y contra otro tipo de alteraciones que se producen en la boca. Cuando uno consume marihuana, si la calidad de la saliva empeora, uno se expone a que tenga más caries, a que tenga más enfermedad periodontal y otras alteraciones en la boca”, según el Dr. Ricardo Cartes-Velásquez, de la Facultad de Odontología en la Universidad de Concepción en Chile.

Para que los usuarios frecuentes del cannabis mantengan la salud de sus encías y dientes, el Dr. Cartes-Velásquez sugiere:

·      Ir al dentista dos a tres veces al año

·      Cepillarse los dientes luego del consumo

·      Evitar la dieta cariogénica posterior al consumo

Implicaciones para la salud pública

El uso generalizado del cannabis puede plantear importantes problemas de salud bucal, especialmente para Latinoamérica, ya que este próximo mes de julio los consumidores del cannabis en Uruguay lo podrán comprar en farmacias. En el 2013 Uruguay pasó a la historia al convertirse en el primer país del mundo en legalizar la producción, distribución, venta y el consumo del cannabis.

Aunque el consumo del cannabis va a sumar al empeoramiento de los problemas dentales de la población, los problemas de salud bucal que hay en Latinoamérica están influenciados por otros factores que son de mayor peso. “En términos de salud pública, el impacto parece ser marginal si lo comparamos con el tema de la dieta cariogénica y la falta de alta higiene bucal”, según el Dr. Cartes-Velásquez.

En vez de propagar la persecución de los consumidores de cannabis, el Dr. Cartes-Velásquez remarcó que el rol de la política y de los medios de comunicación debe ser el de concientizar a la población sobre las consecuencias del cannabis en la salud bucal, para que así puedan tomar sus propias decisiones al respecto. Sobre todo, enfatizó que los esfuerzos de salud pública bucal en América Latina deben centrarse en promover la higiene bucal entre los niños de edad preescolar, ya que los hábitos se forman en las primeras etapas de la vida.