Nota del editor: Julian Zelizer es profesor de Historia y Asuntos Públicos en la Universidad de Princeton y miembro de New America. Ha escrito los libros 'Jimmy Carter' y 'The Fierce Urgency of Now: Lyndon Johnson, Congress, and the Battle for the Great Society'. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(CNN) - Las noticias sobre el presidente Donald Trump y Rusia siguen llegando. Luego de que el mandatario tuviera que hacerle frente a las consecuencias de la polémica reunión de junio del 2016 entre su hijo y una abogada rusa, se ha sabido que hubo más personas en esa habitación. Esta reunión está comenzando a parecerse a un carro de payasos: sale uno más cuando ya piensas que el vehículo está vacío.

El último de los asistentes en surgir es un hombre que trabaja para un oligarca ruso.

LEE: ¿Quién es la octava persona que asistió a la reunión de Trump Jr. y la abogada rusa?

Tras esta revelación, los líderes del Comité Judicial del Senado han llegado a un acuerdo provisional con Donald Trump Jr. y Paul Manafort, que también asistió a la reunión. En lugar de testificar en una audiencia pública este miércoles, serán entrevistados en privado y proporcionarán todos los registros que el comité está pidiendo.

Y esta noticia se produjo antes después de Ian Bremmer, jefe de Eurasia Group, un grupo de investigación de riesgo político global y de consultoría, revelara que el presidente al parecer había tenido una segunda reunión no divulgada previamente con Vladimir Putin en una cena del G20, en la que se les vio muy afables mientras otros líderes mundiales se sentían "desconcertados" y "confusos".

Luego, el presidente le dio al New York Times una enigmática entrevista en la que criticó fuertemente al secretario de Justicia, Jeff Sessions, y al fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, mientras que amenazó indirectamente a Robert Mueller con que no mirara las finanzas de su familia.

Como si todo esto no fuera suficiente, el Washington Post informa ahora que, según interceptó la inteligencia de Estados Unidos, el entonces senador Jeff Sessions, mientras se desempeñaba como asesor de política exterior del entonces candidato Trump, se reunió dos veces con el embajador ruso, Sergey Kislyak, y discutió asuntos de gran importancia para Rusia.

LEE: ¿Quién es la octava persona que asistió a la reunión de Trump Jr. y la abogada rusa?

Sin embargo, cada nueva revelación trae de nuevo la cuestión de quién es Donald Trump y lo que está pasando con Rusia.

La respuesta podría tener enormes consecuencias políticas.

Hay por lo menos cuatro escenarios posibles.

¿Un asunto sin importancia?

Una posibilidad es que, aparte de la reunión en la Torre Trump organizado por Donald Jr., no haya habido una reunión problemática con los rusos y que la intromisión en la campaña se haya hecho sin la participación o la cooperación del equipo de Trump.

En opinión de Reince Priebus, jefe de Gabinete de Trump, la historia sobre Rusia es un "asunto sin importancia". Todo es inventado. Esta es una opinión que comparte gran parte de la base de Trump.

¿Culpa de los asesores de Trump?

Otra forma algo menos benigna de ver todo esto sugiere que Trump fue una figura decorativa manipulada por sus asesores, incluidos los miembros de su propia familia, como Jared Kushner y figuras como Paul Manafort, a cuya firma consultora le fueron pagados más de 17 millones de dólares para trabajar en nombre de un partido pro ruso en Ucrania, antes de su adhesión a la campaña.

¿Ingenuidad acerca de los peligros?

También hay una manera diferente de mirar lo acontecido, y es que muchas personas en el equipo de Trump no percibieran el mundo en el que habían entrado. Según esta versión de la historia, tendríamos que pensar que Donald Trump y Donald Trump Jr ., así como algunos otros en el círculo más íntimo, realmente no comprendían los peligros de lo que estaban haciendo o las intenciones desagradables de las personas con las que se rodearon.

LEE: ¿Qué hay detrás de la reunión de Trump y Putin que no había sido revelada?

El peor de los casos

El peor de los escenarios para el gobierno y para la nación, es decir, es si Trump trabajó a sabiendas con los rusos.

¿Edificó gran parte de su campaña presidencial en torno a atacar a la "Corrupta Hillary" y su infame servidor de correo electrónico mientras trabajaba en secreto para solicitar la asistencia de los rusos en ganar la presidencia o, posiblemente, la obtención de beneficios económicos para su compañía? ¿Fueron derrotados los demócratas, no por no poder atraer los votos suficientes de la clase trabajadora, sino por perder estados clave por márgenes estrechos debido a la intromisión por parte de la rusos?

Al tratar de intimidar a Robert Mueller, al igual que ocurrió en el caso del despedido director del FBI James Comey antes que él, ¿está el presidente Trump usando métodos 'nixonianos' para tratar de encubrir un escándalo y cerrar una investigación?

A pesar de que aparenta ser a través de Twitter el presidente más transparente de la historia de Estados Unidos, al darnos informe diario público en vivo de sus pensamientos, aún no sabemos quién es Donald Trump realmente.

Es por eso que tenemos una investigación muy seria en desarrollo y algunos periodistas muy buenos haciendo su trabajo y tratando de descubrir toda el asunto. Cuando lleguemos a una conclusión, si los investigadores son capaces de encontrar todo lo que necesitan, debemos tener una respuesta a la pregunta.