(CNN Español) – Aunque en septiembre será la primera visita que el papa Francisco hace a Colombia, el país nunca ha sido ajeno a sus preocupaciones ni a sus palabras. En más de una ocasión el sumo pontífice le ha dedicado parte de su intervenciones a un territorio que estuvo atravesado por una guerra que duró más de un siglo, mencionando la necesidad de la paz y de la reconciliación. Esto es lo que el líder de la Iglesia católica ha dicho sobre la nación que está a la expectativa de un viaje que durará cinco días.

Por las víctimas de la avalancha en Mocoa, Putumayo

En abril pasado, Francisco dedicó la primera parte del rezo del Angelus para recordar a las víctimas que dejó la fatal avalancha en Mocoa, Putumayo, que cobró la vida de más de 310 personas. "Siento una profunda tristeza por la tragedia que afectó a Colombia, donde un gigantesco deslizamiento de tierra, causado por las lluvias torrenciales, dejó numerosos muertos y heridos", dijo Francisco en Carpi, Italia. Añadió que sus oraciones estaban con las víctimas y agradeció a quienes realizaron las labores de socorro.

El reconocimiento al fin del conflicto en Colombia

Aunque fue breve la mención del papa a Colombia en su saludo de Año Nuevo ante los embajadores, el sumo pontífice reconoció el esfuerzo para ponerle punto final a los años de conflicto en el país. “Llena de esperanza ver que algunos de los intentos realizados se deben a la buena voluntad de tantas personas diferentes que se empeñan de modo activo y eficaz en favor de la paz”, aseguró Francisco antes de resaltar que uno de esos casos es “el esfuerzo llevado a cabo con tenacidad, a pesar de las dificultades, para terminar con años de conflicto en Colombia”.

La petición de reconciliación en el país

En diciembre de 2016, durante su mensaje de “Urbi et Orbi”, Francisco elevó una petición por la reconciliación en Colombia. "Pedimos concordia para el querido pueblo colombiano, que desea cumplir un nuevo y valiente camino de diálogo y de reconciliación”, sostuvo el papa. Y justo después mencionó que “dicha valentía anime también la amada Venezuela para dar los pasos necesarios con vistas a poner fin a las tensiones actuales”.

Su posición sobre el plebiscito para terminar el conflicto en Colombia

Días antes de que Colombia votara, el pasado 2 de octubre, el plebiscito para refrendar o rechazar los acuerdos de paz alcanzados con la guerrilla de las FARC, Francisco se refirió a este momento electoral diciendo: “Tengo que decir que el presidente (Juan Manuel) Santos está arriesgando todo por la paz, pero veo también otra parte que está arriesgando todo para continuar la guerra. Esto hiere el alma”. Según reportó la agencia ACI Prensa, las palabras del pontífice se dieron durante el encuentro que tuvo el 26 de septiembre con una delegación del Congreso Judío Mundial en su residencia en el Vaticano y aclaró que si bien el acuerdo de paz se firmaba ese día, sería “el pueblo colombiano a través del plebiscito que dirá ‘sí’ o ‘no’”. Y ahí fue que reiteró que cuando el pacto estuviera “blindado” por el plebiscito y por el reconocimiento internacional llegaría “a Colombia para enseñar la paz”.

El día que se votó el plebiscito, el sumo pontífice reiteró sus deseos de visitar el país cuando el proceso de paz en Colombia terminara: “Yo quiero ir cuando todo esté blindado, es decir cuando el plebiscito termine, cuando todo esté seguro… Cuando todo esté terminado”. Por eso destacó el poder que la población tenía en sus manos, asegurando que “todo depende de lo que diga el pueblo porque el pueblo es soberano. Nos hemos acostumbrado a mirar más las formas democráticas que la soberanía del pueblo y las dos deben ir juntas”. Y remató insistiendo en que lo que dijera el pueblo es lo que él cree que se debería hacer.

La celebración del cese del fuego entre el gobierno y la guerrilla de las FARC

Cuando el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC acordaron el cese del fuego bilateral en agosto de 2016, Francisco se declaró “feliz por esta noticia”, durante un vuelo que lo llevaba a Armenia, de acuerdo a lo que informó ACI Prensa. “Más de 50 años de guerra, de guerrilla; tanta sangre derramada. Fue una bella noticia”, insistió el papa, declarando su anhelo de que los países garantes pudieran asegurarse de que “esto siga adelante” y lo blinden “al punto que nunca más se pueda regresar, sea de adentro o de afuera, a un estado de guerra”. Y concluyó: “Mis mejores deseos para Colombia que ha dado este paso”.