(CNN) - Rolls-Royce dio a conocer el jueves una versión totalmente renovada de su gran sedán de ultra lujo llamado Phantom.

A menos que seas un ávido seguidor de Rolls-Royce, podrías no darte cuenta inmediatamente de que se trata de un modelo totalmente rediseñado. Pero para Rolls-Royce, el cambio que éste representa es tan enorme como el propio auto.

El Rolls-Royce es más largo que una Chevrolet Suburban.

El nuevo Phantom es un importante cambio en la forma en que la automotriz británica, subsidiaria de la alemana BMW, diseña los vehículos para sus clientes extremadamente ricos. De ahora en adelante, de acuerdo con Rolls-Royce, sus coches serán fabricados - de los neumáticos hasta el techo - sin ocupar la tecnología de los coches de BMW, como había hecho con muchos de sus recientes modelos.

Rolls-Royce hizo el cambio debido a que la marca quería que la ingeniería de sus autos fuera desarrollada específicamente de acuerdo a sus propios requerimientos, dijeron ejecutivos de la firma. Un Rolls-Royce podría no ser la "máquina de conducción definitiva", pero sí debería ser "la máquina de lujo definitiva".

"Todos nuestros clientes - cada uno de ellos un conocedor del lujo en extremo - estaban pidiendo algo más particular para ellos, no menos", dijo en un comunicado el director ejecutivo de Rolls-Royce, Torsten Müller-Ötvös.

MIRA: Así será el Rolls-Royce del año 2114

El cuerpo del nuevo Phantom es algo más corto, de extremo a extremo, que el Phantom actual, pero sigue siendo más largo que una Suburban de Chevrolet. Está hecho enteramente de aluminio. Tiene líneas más tenues, especialmente alrededor de la famosa parrilla de Rolls-Royce, y una parte trasera afilada de forma más graciosa que la versión actual. Al igual que en los Phantom anteriores, el techo mide exactamente el doble de la altura de los neumáticos del coche, una precisa proporción que es considerada una condición para este modelo.

Además de algunas características anticipadas, como una cantina opcional y un enfriador de champaña con copas de cristal, el nuevo Phantom cuenta con una novedosa característica interior particular que requirió de toda una nueva área de producción en la fábrica de Rolls-Royce.

La función "Galería" es una consola de cristal en la que se colocan piezas de arte y otros elementos.

"La Galería", como es conocida, es un nuevo tipo de decoración del tablero. En lugar de madera o metal, una consola de cristal perfectamente sellado corre a lo largo de casi todo el tablero. Dentro de esa consola el propietario puede colocar... prácticamente cualquier cosa. Algunos ejemplos que ofrece el fabricante son flores de porcelana, un mapa de oro impreso en 3-D del ADN del dueño o un intrincado arreglo de plumas oscuras.

El Phantom es impulsado por un motor V12 turbocargado de 6.75 litros y 563 caballos de fuerza. Aunque pesa casi tres toneladas, puede acelerar hasta 60 millas por hora (96 kilómetros por hora) en unos cinco segundos, de acuerdo con Rolls-Royce.

Los primeros compradores del nuevo Phantom tendrán su auto a finales de este año. Rolls-Royce no ha anunciado el precio del nuevo modelo, pero se espera que inicie en cerca de 500.000 dólares.