(Expansión) - Donald Trump no tenía mucha confianza en que Luis Videgaray y Jared Kushner pudieran solucionar nada del TLCAN y él solo quería imponer nuevos aranceles a los productos mexicanos que llegaran a Estados Unidos... Trump le pedía a Peña Nieto que dejara de repetirle a la prensa que México no pagaría por el muro.... Y Trump parecía bromear que si juntos lograban hacer un buen acuerdo que beneficiara a ambas naciones, Peña sería “tan popular” que el país impulsaría una reforma constitucional para que se reeligiera por otros seis años.

La conversación telefónica de 13 minutos que sostuvieron Trump y Peña Nieto el 27 de enero pasado, y que fue publicada este jueves por el diario The Washingon Post, parece confirmar dos posiciones que había sostenido el gobierno mexicano: ambos presidentes acordaron dejar de hablar sobre quién pagaría el muro (un pacto que Trump rompió) y el presidente de Estados Unidos ofreció ayuda del ejército estadounidense para combatir los cárteles del narcotráfico, pero Peña aparentemente no aceptó la oferta.

Estas son algunas de las frases más relevantes que surgieron a lo largo de la conversación:

Sobre el muro

Peña Nieto:

Encontramos completamente inaceptable para los mexicanos pagar por el muro que usted está pensando en construir.

Quiero hacerle entender, señor presidente, la falta de margen de maniobra que yo tengo como presidente de México en aceptar esto.

Entiendo la posición de su gobierno respecto a este tema y la respeto. Pero también le pido su consideración completa y su respeto a la posición de mi administración y a la posición de la sociedad mexicana.

Trump:

Usted y yo estamos en un punto donde ambos estamos diciendo que no pagaremos por el muro. No podemos seguir diciendo eso porque si ustedes siguen diciendo que México no va a pagar por el muro, entonces ya no quiero reunirme con su equipo porque no puedo vivir con eso.

Peña:

Esto es lo que yo sugiero, señor presidente, dejemos de hablar del muro. He reconocido el derecho que tiene cualquier gobierno para proteger sus fronteras como lo considere necesario y conveniente. Pero mi posición ha sido y seguirá siendo muy firme diciendo que México no va a pagar por el muro.

Trump:

Pero no le puede decir eso a la prensa. La prensa se va a ir con eso y no puedo vivir con eso. Usted no puede decir eso a la prensa porque entonces no puedo negociar con usted bajo esas circunstancias.

Peña:

Para México, esta es una cuestión más allá de la situación económica porque es un tema relacionado con la dignidad de México y toca el orgullo nacional de mi país. Dejemos por ahora de hablar del muro.

Trump:

Okay, Enrique, está bien y creo que es justo. No hablaré del muro, pero si la prensa pregunta por el muro diré “veamos como lo resolvemos, veamos como trabajamos con México”.

Si quieren, pueden publicar un comunicado diciendo que tuvimos una gran conversación y que nuestros equipos van a seguir trabajando, y que no vamos a discutir sobre el muro.

Sobre las drogas

Trump:

Tenemos a los narcotraficantes de México enviando drogas a Chicago, Los Ángeles, Nueva York... Tenemos muchos problemas con México más allá de los problemas económicos.

Nos estamos convirtiendo en una nación adicta a las drogas y la mayoría de las drogas vienen de México o ciertamente de la frontera sur. Y le diré esto: usted tiene ese problema también.

Ustedes tienen en México hombres muy duros (“pretty tough hombres”, para referirse a los narcos) con los que pueden necesitar ayuda, y estamos dispuestos a ayudar fuertemente. Ellos deben ser combatidos, y ustedes no han hecho un buen trabajo en eso. Sé que es un grupo de gente difícil y puede que su ejército les tenga miedo, pero nuestro ejército no les teme, y les ayudaremos con eso 100% porque eso está totalmente fuera de control.

Peña:

Está claro que el crimen organizado es tanto nuestro enemigo (en México) como enemigo de su administración (en Estados Unidos).

Trump:

Sus ciudadanos están siendo asesinados por todos lados, a sus oficiales de policía les están disparando en la cabeza, y sus niños están siendo asesinados.

Peña:

Coincido completamente en que tenemos que trabajar en conjunto. Y déjeme decirle que mucho de lo que está pasando en términos de narcotráfico en México está siendo impulsado fuertemente por la cantidad ilegal de dinero y armas que llegan de Estados Unidos.

Sobre la relación comercial

Trump:

Para ser franco, yo quería imponer una solución muy sencilla, y esa solución eran aranceles en la frontera porque Estados Unidos tiene un déficit de 60.000 millones de dólares con México, y EE.UU. no va a tener esos déficits nunca más.

Yo solo quería una solución simple y con gran precisión: poner aranceles para que los productos que lleguen de México tengan un impuesto que vamos a determinar. Puede ser de 10% o 15% o puede ser de 35% para algunos productos. La mayoría de los productos se quedarían en un rango de 10% a 15%.

Sé que México podría hacer algo parecido contra nosotros, pero como tenemos un déficit, eso nos da la ventaja. Además, yo iba a ser muy firme en decir esto a México y otros países: que todo es recíproco. Así que si México pone un impuesto adicional, nosotros también podremos un impuesto adicional.

Yo solo quería imponer los aranceles sin tener reuniones (entre los equipos de EE.UU. y México), pero si quieren tener reuniones estoy dispuesto a esperar. Jared (Kushner) confía en que usted y él encontrará un acuerdo, a través de Luis (Videgaray) y su equipo, pero yo estaría encantando de no tener más negociaciones y simplemente imponer el arancel en la frontera.

Peña:

Yo insisto, señor presidente, en que encontremos una ruta hacia un diálogo para encontrar un balance en nuestro comercio.

Aun podemos construir un acuerdo muy justo para que ambas naciones puedan incrementar y fortalecer su competitividad.

Sobre su relación personal

Trump:

Te considero mi amigo. Te vi una sola vez (en agosto de 2016, en Los Pinos) y te estudié. Eres una persona persona difícil de leer, porque estás enviando mensajes que son importantes para los mexicanos.

Te considero mi amigo y considero a Luis (Videgaray) una persona muy inteligente. Para ser muy franco, yo no quería tener ninguna reunión, no me quería reunir con Luis, no me quería reunir con México. Fue solo por la muy buena relación entre Jared Kushner y Luis que ambos decidieron reunirse y discutir.

La razón por la que (ahora) quiero alcanzar un acuerdo es porque quiero que México sea un país fuerte y feliz. Creo que puedo hacer eso.

Eso se verá bien para los dos. Yo diré que usted representando a México, y yo representando a Estados Unidos, hemos logrado un buen acuerdo y casi nos convertiremos en padres de la patria, casi pero no de verdad, okay.

Peña

Y generaremos empleos, y seremos más fuertes y continuaremos creciendo. Comparto esa posición con usted.

Trump:

Somos tú y yo contra el mundo, Enrique, no lo olvides.

Quiero que seas tan popular que tu gente pida una reforma constitucional en México para que puedas reelegirte otra vez por seis años (la versión estenográfica recoge esta frase, que pudo ser pronunciada en tono de broma).

Peña:

Realmente, lo único que me interesa es que a nuestras dos naciones les vaya bien, para nuestros gobiernos, para usted, y para que tengamos una verdadera relación de amistad y constructiva, señor Trump.