(CNNMoney) - El segundo diamante más grande del mundo finalmente encontró un comprador.

Después de que no pudo ser vendido en una subasta en Sotheby's, el año pasado, la piedra no cortada de 1.109 quilates alcanzó los 53 millones de dólares en una venta privada a Graff Diamonds.

LEE: El diamante 'Pink Star' rompe récords en subasta: es la joya más cara jamás vendida

El vendedor, Lucara, de Canadá, encontró la piedra en una mina de Botswana hace casi dos años. La llamó "Lesedi La Rona", que significa "nuestra luz" en lengua tswana de Botswana.

Lucara esperaba originalmente obtener unos 70 millones de dólares por la piedra preciosa, a la que describía como la gema de calidad más alta encontrada en más de 100 años.

El director ejecutivo de Lucara, William Lamb, dijo que el precio que pagó Graff es la oferta más alta recibida en una subasta en un año. Pero es menos que los 63 millones de dólares que Lucara recibió en 2016 por "La Constelación", un diamante en bruto más pequeño, de unos 813 quilates.

Graff Diamonds tiene una larga historia de adquisición de piedras preciosas en acuerdos multimillonarios. En 2006, compró la "Promesa de Lesotho", sin cortar y de 603 quilates, en una subasta en Bélgica por 12,4 millones de dólares.

"La piedra nos dirá su historia, dictará cómo quiere ser cortada", dijo Laurence Graff, quien fundó la compañía en 1960.

Lucara anunció la venta de "Lesedi La Rona" después de que el mercado cerrara el lunes, un día en que sus acciones cotizadas en Toronto cayeron un 1,7%.