(CNN) - España enfrenta esta semana una crisis política tras el disputado referéndum independentista en Cataluña, que terminó en una jornada caótica y violenta, con cerca de 900 personas heridas.

Esto es todo lo que debes saber sobre lo que pasó y lo que pasará ahora.

¿Qué pasó?

Más de 2,5 millones de personas votaron en un referéndum este domingo en toda Cataluña, una región en el noreste de España. El gobierno regional dijo que el 90% de los votantes estuvieron a favor de independizarse de Madrid.

Sin embargo, la participación fue baja: cercana al 42% del total. Las autoridades catalanas culparon de ello a la represión y las medidas tomadas por el gobierno español para impedir la votación.

El máximo tribunal de España declaró ilegal el voto, bajo la Constitución española. Citando a la autoridad judicial, Madrid envió a Cataluña a miles de agentes de la policía nacional antes de las votaciones. Los policías incautaron millones de papeletas electorales y sellaron colegios y otros lugares que se iban a usar como centros de votación.

Este domingo, el día de la cuestionada elección, la policía nacional lanzó un esfuerzo concertado por evitar que la gente depositara sus votos en las urnas. La policía disparó balas de goma y golpeó con sus porras a los protestantes y a los votantes. Además, para llegar a los centros de votación se abrió camino destrozando varios lugares y fue vista arrastrando a los votantes por el pelo y sujetando a personas mayores.

Las escenas conmocionaron a los catalanes y resonaron en toda Europa.

Casi 900 personas resultaron heridas, según las autoridades catalanas. Los partidos opositores criticaron al presidente del gobierno español Mariano Rajoy de tratar de impedir el voto por la fuerza.

LEE: ¿Cuánto pierde la economía de España si Cataluña se independiza?

Dos mujeres caminan por el barrio antiguo de la ciudad de Girona, cubiertas por la bandera de Cataluña.

¿Por qué pasó?

Este conflicto es de larga data y se remonta a los años brutales de la dictadura de Francisco Franco, cuyo régimen reprimió la temprana y limitada autonomía de Cataluña. En 1979, cuatro años después de su muerte, a la región le fue concedida una mayor autonomía.

En 2006, el gobierno español apoyó el pedido de Cataluña de tener más poderes y control financiero sobre esa región, y reconoció su estatus de “nación”. Pero cuatro años después, en 2010, la Corte Constitucional anuló ese estatus, argumentando que aunque existe una “nacionalidad” catalana, Cataluña en sí misma no es una nación.

La campaña de Cataluña para separarse de España cobró impulso desde 2010, cuando se hundió la economía española durante la crisis financiera. Cataluña es la región más rica e industrializada de España.

En 2014 se llevó a cabo una votación simbólica en Cataluña, según la cual el 80% de los votantes apoyaban la secesión completa de España. Sin embargo, solo votaron el 32% de las personas habilitadas para hacerlo.

MIRA: Famosos a favor y en contra del referéndum de independencia en Cataluña

La policía nacional llega a un centro de votación este domingo en Barcelona. (Crédito: Dan Kitwood/Getty Images)

¿Fue legítimo el voto?

Madrid insiste en que el voto fue ilegal y Rajoy dijo este domingo que el referéndum “no ocurrió”.

El gobierno nacional argumenta que la Constitución de España, revisada en 1978, dice que todos los españoles tienen derecho a votar en referendos sobre asuntos importantes, por lo cual cualquier voto sobre una separación debería hacerse entre todos los españoles. Menos de la mitad de los 5 millones de electores de la región parecen haber participado en el referéndum.

La Comisión Europea escribió en Twitter que el voto no era legal.

Y existen muchas otras complicaciones con este voto. Dado que Madrid declaró que era ilegal, muchos catalanes que hubieran podido participar en el referéndum independentista, decidieron no hacerlo.

Las imágenes del uso de la fuerza por parte de la policía también muestran que a muchos votantes se les impidió votar físicamente o se sintieron intimidados y por eso no lo hicieron.

LEE: Caos en Cataluña: decomisos, enfrentamientos y votos en referéndum independentista

¿Qué pasará ahora?

El mundo espera ahora la decisión del gobierno catalán de si declara unilateralmente la independencia. Antes de la votación, las autoridades habían amenazado con que esa declaración se daría entre las 48 horas posteriores al voto, si ganaba la separación.

Pero este lunes, el presidente del gobierno catalán Carles Puigdemont evitó hacer una declaración en ese sentido y pidió en cambio una mediación internacional.

Madrid tiene la opción de asumir el control de la administración de Cataluña, con base en el artículo 155 de la Constitución, y podría usar ese tiempo para convocar unas elecciones anticipadas y negociar con nuevos líderes catalanes.

Pero se trata de un riesgo muy alto para el gobierno español. Como pasó con el uso de la fuerza este domingo, una movida en ese sentido probablemente impulsaría el resentimiento hacia Madrid entre los seguidores de la independencia catalana y profundizaría la crisis.

Hay muchas cosas en juego para Madrid y no se trata solamente de que pierda a su región más rica. El país tiene 17 regiones con distintos grados de autonomía y perder una podría inspirar a otras para comenzar, o revivir, movimientos separatistas.