(CNN) -  Se espera que Cataluña realice con una declaración unilateral de independencia de España el próximo lunes.

Una petición de los partidos separatistas para que el presidente de Cataluña Carles Puigdemont celebre una sesión parlamentaria para debatir el resultado del referéndum fue aceptada el miércoles, informó la oficina de prensa del Parlamento en un comunicado. La petición de los partidos prosindicalistas de detener la sesión fue rechazada.

España está tratando desesperadamente de detener un impulso por la independencia en Cataluña que amenaza con descarrilar su economía e hundir Europa en el caos.

El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, reiteró que podrían declararse independientes de España pocos días después de que Madrid interfiriera en un referéndum de independencia el domingo.

Este miércoles Puigdemont acusó al rey Felipe VI de no poder sanar las divisiones de España. Según Puigdemont, el rey ignora a millones de catalanes que piensan diferente del gobierno de Mariano Rajoy.

Felipe VI calificó a las autoridades catalanas de "irresponsables" en un pronunciamiento el martes.

Los enfrentamientos violentos entre la policía española y los votantes han aumentado las tensiones después de la votación, que fue considerada ilegal por Madrid. Los sindicatos alentaron a sus miembros a unirse a las protestas el martes que congregaron a unas 700.000 personas.

Los inversores están reaccionando: el índice bursátil español cayó hasta el 2,7% el miércoles. Los bancos españoles con sede en la capital de Cataluña, Barcelona, ​​registraron un descenso del 7% y los bonos del Estado español disminuyeron.

Mientras los políticos planean sus próximos movimientos, las empresas y los inversores se ven atrapados en el medio. Cataluña es la región económicamente más productiva de España, acogiendo a sedes de 7.100 empresas extranjeras como Volkswagen, Nissan y Cisco.

El peor escenario para la economía

Los expertos dijeron que el escenario más peligroso para los negocios sería una separación no sancionada.

Las empresas de Cataluña se enfrentarían a la perspectiva de operar en un estado de reciente independencia sin acuerdos comerciales formales, una situación aún más grave que el Brexit, dijo Carsten Hesse, economista europeo en Berenberg Bank.

Cataluña representa casi una quinta parte de la economía española, y supera a todas las comunidades españolas con el 25% de las exportaciones del país.

"Afectaría significativamente a la economía española en un momento en que España se está recuperando de su crisis [económica]", dijo Megan Greene, economista jefe de Manulife Asset Management.

En este escenario, los inversores podrían dejar de comprar la deuda catalana y española y los costos de financiación del gobierno aumentarían. España podría entrar en una recesión y los riesgos podrían extenderse por toda Europa, dijo Greene.

"Esto podría traer de vuelta la crisis de la eurozona en el peor de los casos", dijo.

El gobierno catalán ofreció un panorama menos severo, diciendo que haría todo lo posible para ayudar a los negocios regionales.

"Creemos que en cualquiera de los escenarios que se pueden abrir ahora podemos trabajar para garantizar la correcta operación de los negocios, hay muchos mecanismos que pueden garantizar las mismas características y condiciones de las relaciones comerciales", dijo Joan Romero, jefe de la división de comercio e inversiones de Cataluña.

Con información de Alanna Petroff, Emma Bowden y Claudia Rebaza