Ramallah, Ribera Occidental (CNN) - Multitudes de habitantes de Gaza celebraron la llegada del primer ministro Rami Hamdallah a ese lugar este lunes, la primera visita que ha hecho el líder al territorio palestino costera en dos años.

La llegada de Hamdallah marca un paso importante hacia la posible reunificación de las facciones palestinas después de que Hamas echara violentamente a su rival Fatah en 2007. El primer ministro prometió sanar las divisiones y mejorar las vidas de la gente de Gaza, que ha vivido bajo un bloqueo impuesto por Israel y Egipto y con infraestructura dañada después de varias guerras con Israel.

El primer ministro de Palestina, Rami Hamdallah, durante su visita a Gaza el 2 de octubre de 2017.

Este martes, Hamdallah convocó una reunión con el gabinete palestino en Gaza. Es la primera vez que una reunión de este tipo tiene lugar en ese territorio en tres años. Esta llega menos de un mes después de que Hamas anunciara que podría disolver su “comité administrativo” en Gaza, establecido a principios de este año y visto como un desafío directo a la autoridad palestina liderada por Fatah.

Ahora, hay una esperanza renovada de que las facciones puedan tener éxito donde una unidad de gobierno falló en 2014.

En la Ribera Occidental, el territorio palestina más grande en manos del Gobierno Autónomo Palestino, los recientes signos de reconciliación entre las dos facciones ha creado un sentido de optimismo.

Estudiantes y personal de la Universidad de Birzeit, dicen que esta vez se siente diferente.

“Lo tienen que hacer porque la gente está harta de las divisiones entre Fatah y Hamas”, le dijo a CNN Hussein Al-Rimmawi, profesor de Geografía Política. “Esperamos que esta unificación le dé fortaleza a los palestinos en la mesa de negociación con Israel”.

“Este es un paso preparando algo para el trato de Trump”, agregó Al-Rimmawi, haciendo referencia al deseo que expresó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de ver paz entre israelíes y palestinos.

La presión por la reunificación llega mientras Gaza enfrenta una creciente crisis humanitaria. Naciones Unidas alertó que el enclave costero puede ser inhabitable para 2020. La electricidad está disponible solo pocas horas al día. La calidad del agua es pobre, mientras el 75% de las aguas costeras están contaminadas con aguas residuales debido a que las plantas de tratamiento no están funcionando.

Influencia exterior

Mohammad Shtayyeh, consejero del presidente del Gobierno Autónomo Palestino, Mahmoud Abbas, y miembro del comité central de Fatah, comparte su sentido de optimismo.

“La diferencia es Egipto. El Cairo tiene un gran interés en esta reconciliación y quiere recuperar su prestigio en la región”, dice.

El Servicio General de Inteligencia de Egipto trabajó con ambos lados para negociar los diálogos de reconciliación. En septiembre, Hamas dijo que las negociaciones eran “una expresión del interés egipcio en la reconciliación palestina, y en finalizar la división, y nuestro interés [en la realización] de las esperanzas del pueblo palestino mediante el logro de la unidad nacional".

Y otra diferencia importante, según Shtayyeh, es la luz verde que le dieron los estadounidenses.

Estados Unidos e Israel se habían opuesto anteriormente a cualquier gobierno de unidad que incluyera a Hamas, cuya acta constitutiva, incluye un compromiso de destruir a Israel. Ambos países, junto con la Unión Europea y otros, consideran a Hamas una organización terrorista.

Pero esta vez, Estados Unidos ha ofrecido su apoyo a nuevos desarrollos.

Sin embargo, en el lado palestino, aún hay un gran camino lleno de obstáculos para lograr una completa reconexión y unidad entre Fatah y Hamas.