(CNN) - Dos palabras muy sencillas se convirtieron en un grito de guerra en las redes sociales para luchar contra el acoso y el abuso sexual:

"Me too" (porque la campaña comenzó en inglés) o "Yo también".

Twitter y Facebook se inundaron de mensajes desde este domingo y, sobre todo, este lunes. Los mensajes eran casi todos de mujeres, que compartían las dos palabras e indicaban así que han sido acosadas o abusadas sexualmente.

Este domingo, la actriz Alyssa Milano envió un tuit que decía: “Me lo sugirió una amiga: si todas las mujeres que han sido acosadas o abusadas sexualmente escribieran “Me too” (A mí también) como estatus, podríamos darle a la gente una idea de la magnitud del problema”.

“Si has sido acosada o abusada sexualmente escribe “me too” en respuesta a este tuit”, escribió Milano.

La idea surgió en respuesta al escándalo del productor de Hollywood Harvey Weinstein y su consiguiente caída. En las últimas semanas, Weinstein ha sido acusado por varias mujeres de acoso sexual y de violación.

Además de perder su trabajo y a su esposa, Weinstein fue expulsado de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas este sábado.

A través de un vocero, Weinstein ha negado “inequívocamente cualquier acusación de relaciones sexuales no consensuadas”.

Harvey Weinstein.

Después de que Milano publicara el mensaje en su cuenta de Twitter, cientos de miles de mujeres algunas famosas como Lady Gaga y Monica Lewinsky y otras no, en todos los continentes– comenzaron a tuitear #MeToo (#AMíTambién) y a compartir sus experiencias. También lo hicieron en su perfil de Facebook.

#MeToo se convirtió en tendencia este lunes y algunos hombres se sumaron a sus voces, no solo para apoyarlas sino para decir que también habían sido víctimas de acoso y abuso sexual. Fue el caso, por ejemplo, del actor estadounidense Javier Muñoz, quien dijo que le había pasado varias veces, tal vez por ser homosexual.

En Facebook, incluso, las mujeres francesas hicieron algo similar compartiendo sus experiencias de acoso sexual en el trabajo usando la etiqueta #BalanceTonPorc, que traduce algo así como "denuncia a tu cerdo".

Amy Siskind, presidenta de la ONG de defensa de los derechos de la mujer The New Agenda, le dijo a Bustle que #MeToo se volvió popular como extensión de su campaña #WomenWhoRoar (#MujeresQueRugen), que es un llamado a no boicotear a Twitter después de que bloqueó temporalmente la cuenta de Rose McGowan.

Milano y McGowan fueron las coprotagonistas de la popular serie de televisión Charmed. McGowan acusó a Weinstein de haberla violado. Y se ha convertido en una abierta crítica de la cultura de la objetivación en Weinstein y en Hollywood.

LEE: La actriz Rose McGowan acusa a Harvey Weinstein de violación

La semana pasada, Milano escribió un ensayo para PatriotNotPartisan.com en el que dijo que para ella dar una declaración sobre sobre Weinstein “era complicado” por “razones personales”. Milano es amiga de Georgina Chapman, la esposa de Weinstein, que tras el escándalo dijo que se separaba del productor y con quien Milano trabajó en Project Runway All Stars.

Milano dijo también que le apasionan los derechos de las mujeres.

“El acoso y el abuso sexual en el lugar de trabajo no son solo sobre Harvey Weinstein”, escribió. “Debemos cambiar las cosas en general. Debemos hacerlo mejor para las mujeres en todo el mundo”.

Según Twitter, hasta este lunes en la noche la etiqueta #MeToo había sido tuiteada más de medio millón de veces.